web analytics

Las artistas son de campo y los piratas navegan en el bosque

Se me ha ido un poco el plazo de publicación pero es que a mi lo de San Frutos… y las albóndigas de IKEA tras una jornada de pasillos, me priva. Es broma, que yo al patrón lo venero y no me pierdo un solo año la celebración y hasta me acerco (a mirar) lo del cántico del himno del patrón, aunque me toque en cuarta fila y detrás del concejal, Ángel Galindo, que va a estas cosas pero no lo hace en la comitiva de la Corporación. Allí estaba la alcaldesa, la única autoridad de Segovia que puede ir escoltada por maceros municipales así que la muestra de cortesía con la delegada del Gobierno, Virginia Barcones, para caminar a su lado bajo mazas me ha chirriado lo suyo. Bueno, supongo que no tanto como lo harían los dientes del diputado del PSOE, José Luis Aceves, frenado por los asesores de la Alcaldía cuando buscaba sitio en la zona más preferente y acotada de autoridades, donde no quedaban sillas libres. Bueno, se acomodó al lado.

Espacio de autoridades durante el cántico del himno de San Frutos.

Caramba, que querencia a fijarme en los políticos cuando en el estrado para los cantantes me ha parecido ver menos personal que otros años y en vez de un niño solista, estaban Silvia y Guillermo a dúo en los solos. (Voy a pensar en esta frase). Del cántico del otro himno, el de Segovia, en la plaza Mayor… ¿Ha estado alguna vez en un autobús de escolares gritando la de “era un bombero, tirí, tirí, tirero”?

La fiesta tuvo sus prolegómenos en la que se celebra en el barrio con el nombre del patrón, donde actuaron Reincidentes, a precio rebajado, que era la segunda vez en cuatro meses que venían a Segovia cobrando. Qué curioso, el concierto de verano se suspendió por lluvia pero el del otro día se pudo celebrar pese al agua caída usando una carpa. Pues eso, lo de la pólvora del rey.

Reincidentes, en plena actuación.

Bueno, pasó San Frutos pero tengo más espectáculos festivos, como ese de los premios que organiza la Federación de la Mujer Rural con los que se suele premiar a una empresaria del medio rural —Rocío Olmos en esta edición— y a otras tres mujeres con tirón mediático. Las distinguidas este año han sido la cantante, Ruth Lorenzo, la periodista televisiva Toñi Moreno y la actriz, Carmen Morales, de las que supimos, por sus propias declaraciones, que su origen es “netamente rural”, que una recogía avellanas, otra tenía un padre vaquero y estaba la que había comido arroz con conejo “del de verdad”. ¡Ay! el mundo de las lentejuelas y las luces…

Montaje del motivo navideño de la plaza Oriental.

Mire, me viene servido el enganche para referirme a la sorprendente antelación que este año se ha producido en la instalación de los arcos y adornos luminosos para la próxima Navidad. Imagino al representante de Plaza —”nuestra” empresa para estos menesteres— advirtiendo en Cultura: “o en octubre, o a correr a última hora”… Pues en octubre, que es año electoral y hay pánico a la crítica.

Hombre, es que en esto de la política, a la que te descuidas te sacan cantares. ¿Qué como concejal de Obras vendes a bombo, platillo y constantes publinotas de prensa que vas a hacer un trabajo tan ordinario como es el de mantener limpios los imbornales? Pues corres el riesgo de que medio año después los de la oposición te digan que cómo lo llevas, que lo mismo un día de estos empieza a llover fuerte y seguido y la cosa sigue sin llegar ni a la mitad…

Bah, pequeñas trifulcas en la política local, que pasan menos en la más elevada, como la de la reunión mantenida entre Mañueco y Martín que al final se tradujo en un amable encuentro que ha permitido a la alcaldesa conocer el despacho del presidente —él ya había estado en el del Consistorio segoviano— que eso siempre da para contar en Nochebuena. ¿El resto de conclusiones? Las mismas que en la anterior reunión.

Un momento de la reunión entre Mañueco y Martín.

Y mire que me veo llegar otro jaleo entre las dos administraciones por eso de las condecoraciones que se darán a los policías locales que no querían los gobernantes pero si la oposición. Bah, si seguro que todo está hecho con la mejor intención que no me creería nunca que estas cosas se pidan o se dejen de pedir por mero revanchismo por un “quítame allá ese concejal que se hizo el harakiri” ¿No?

Hablando de acciones de riesgo, a ver si encuentro explicación que me aclare qué hacían 55 menores metidos en el pantano de las Vencías con sus canoas mientras estaba declarada una alerta por vientos de 80 kilómetros por hora que, claro, les hizo volcar. Intervino para sacarlos y secarlos la Guardia Civil de Sacramenia con el material que tenía a mano —la ropa de los agentes— en la variada flota de vehículos matriculados en diferentes momentos de los últimos 25 años. Resolvieron el asunto, a pesar de todo.

Ya que ando por la provincia, aunque no se reincorporó al Juzgado de Santa María la Real de Nieva, la jueza que fue apuñalada en la puerta del edificio de Justicia prefirió el acuerdo al juicio contra el que intentó asesinarla. Siete años y medio aceptaron las partes y el juicio en el que la jueza era la víctima no llegó a celebrarse. Voy a pensar en ello. Sigo dando vueltas para llegar a Navas de Oro donde han pillado a un grupo de piratas arqueológicos que recorrían los pinares con detectores de metales para buscar restos de interés y monedas. La cosa se zanjará con multas.

Y ahora paso por la Faisanera, que el PSOE de la Diputación, cualquiera diría que en un intento de echar una mano a sus compañeros de Segovia, otra vez en problemas con el edificio del Cat, ha recordado que el palacio de Congresos aquel lleva tres años parado y creen que sería una buena sede de una Agencia estatal y si hay que terminar el edificio  en tres meses, Maximo San Macario cree que se podría hacer “con los medios de la Diputación”. Pues eso.

Venga, me vuelvo a Segovia que quiero disfrutar de cada minuto que dure la obra de Padre Claret que acaba de empezar y que dicen que va a ser la última vez que se tenga que arreglar en mucho tiempo. Digo yo ¿Se habrá planteado alguien ensanchar un pelín la calzada en la curva esa por la que no pasan dos autobuses a la vez? Si lo digo por aportar un poco no sea que con las prisas se haya pasado el detallito…

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

5 Comments

  1. Por favor alguien puede cambiar la cara del sr. Mazarias.?
    Alguien puede dar un relajante a este señor?
    Pot favor que nadie lo toque, de tan tenso se rompe.
    Alguien puede quitar esa expresión de preocupao permanente, veinticinco horas seguidas y seguir estreñido?
    Eso no le pasa a pperez, el fracasado aspirante a alcalde tiene diarrea mental …

    Post a Reply
    • Clara II sí se ríe en los “selfies”, como la han enchufado en el puesto a dedazo, su papi y Clara I. Cobra mucho por sólo sonreir.

      Post a Reply
    • ¡Qué gran comentario y qué buen reflexionado! No se si el tal Mazarías tiene problemas de tránsito o no me importa poco pero a usted cada día se le ve peor que no para de echar devueltos y soltar sus iras diarias sin venir a cuento solo contra algunos políticos. ¿Le pagan bien al menos? Lo que hay que hacer para vivir, bro.

      Post a Reply
  2. Tiene razón Rufus, Rufián es igual de friki que su homólogo del parlamento.

    Post a Reply
  3. Rufián, cuando alguien no tiene argumentos para discrepar utiliza los insultos. no voy a decir que eres un rufián, porque conozco su significado, “hombre vil y despreciable que vive del engaño y de la estafa”, y yo a ti, Rufián, no te conozco. Deja ya LAS DIARREAS MENTALES, LOS FRACASADOS, LOS ESTREÑIDOS, y explica con argumentos porqué no te gustan determinados políticos segovianos de derechas. Estoy convencido, Rufián, que eres una persona normal que te mueven las ganas de figurar en los medios, pero utiliza otra terminología. Un saludo.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *