web analytics

A ti lo que te pierde es la boquita

Un chico tan majo como Will Smith, al que he visto varias veces salvar el mundo de las maneras más variadas va y le planta un tortazo a mano abierta —porque era el glamuroso Hollywood pero el estilo los he visto más de la zona de Castilla en noches de fiesta patronal— a Chris Rock, un colega de profesión, animado por el gesto de arrugar la nariz de su mujer ante un chiste de gusto para la opinión. Como las redes ya se han llenado de comentaristas este lunes no diré nada del gesto. Bueno si: “Chico, has perdido los papeles”. Lo que prefiero hacerle notar es que: el asunto no se vio en la transmisión de la tele, que lo cortaron en la emisión que se sirve en falso directo; que después, durante todo el día, nos hemos recreado mil veces, en todos los medios, en el acto violento del tortazo y, finalmente, cuando se ponía la imagen de “Willy mano suelta” dando voces desde su asiento, se suprimía con pudorosos pitos para tapar el sonido o puntos suspensivos para sustituir palabras si eran subtítulos, eso sí, sólo para la palabra “puta”, que al parecer es lo peor de todo el suceso. ¿Qué? ¿Se siente parte de una sociedad libre y adulta o le parece que cada vez somos más mojigatos y un pelín boborros?

El tortazo de los Oscar.

Y mire que yo ya había visto eso de fuck en imágenes publicadas en este periódico, sin desenfocar ni nada, que lo había pintado un enamorado despechado en la mismísima muralla, sobre la puerta de San Cebrián. (Fuck love pintó aquel menor). Menos mal que en la zona andan trabajando en la recuperación del adarve de la muralla y ya está borrado (el fuck, no el adarve). Seguro que se acuerda, es aquella partida del 1,5 por ciento cultural que se comenzó a pedir en 2018… (El Ministerio se llamaba aún “Fomento”, no le digo más) completada con dinero municipal. Pues ya. Para este verano se podrá pasear por allí. Verá que vistas del Parral y de esa zona de la ciudad en general.

Si es por vistas de la ciudad, los corredores de la media maratón pudieron verlas todas en su recorrido por las calles de la ciudad, “un rompepiernas lleno de cuestas arriba y abajo”, según contaban algunos corredores llegados de fuera. La carrera ha vuelto tras la pandemia con intención de reverdecer antiguos laureles y con algún susto antes de la prueba, como esa historia de un cronometrador pasando por la comisaría por una cuestión de verificación domiciliaria. Al final pudo hacer su trabajo y tomar los tiempos, los corredores experimentar el placer de vaciarse y el público, disfrutar del colorido espectáculo dominical. La organización ya piensa en la siguiente.

Una corredora, animada por dos espectadores acomodados para ver la carrera.

Hoy llevo el resumen al revés pero mire, como me he metido en lo de los deportes no puedo resistirme a mencionar lo interesante que está el final de la liga de segunda RFEF en la que participa la Gimnástica Segoviana, con pleno de victorias (ya, son dos, no ha dado tiempo a más) desde que Ramses Gil —este es más de la Sego que el escudo, que ha hecho de todo en el club— se hizo cargo del equipo. No me calentaré la mouth haciendo afirmaciones triunfalistas porque aún faltan seis partidos de infarto, pero oiga, que el personal está ilusionado pensando que sí se puede salvar la categoría. Se lo vamos contando.

Por la boca entra también el cochinillo. 7.200 raciones se han vendido en la última edición de El Dorado en una semana en la que la ración costaba la mitad de precio. Otro mercado, el del cochinillo con marchamo de calidad, que parece que remonta las caídas que provocó la covid. Vamos a ver en los tiempos que se nos avecinan.

Tengo más personal que ha hablado más de la cuenta esta semana. Está esa conductora sin carné que se dio un porrazo en Navas de Oro y en un principio lograron hacer creer a la Guardia Civil que el conductor había sido otra persona… hasta que ellos mismos colgaron el vídeo con todos los detalles en las redes sociales. Pues ya ve: la búsqueda de un fucking like vuelve a la gente escasamente racional. ¿O ya lo era antes pero ahora hay un canal en el que evidenciarlo?

Cambio de tercio que está la cosa muy tensa en el mundo empresarial con esa guerra entre la Federación (Fes) y la Confederación (Conferse) de empresarios segovianos. Los últimos golpes de esta pelea los ha dado la Fes advirtiendo que ellos son la CEOE y los otros no; que son los que tienen representación en las mesas de diálogo y que las asociaciones que han montado Conferse deben dinero de cuotas no pagadas. Los de la Fes andan también montando un agrupación de hostelería que lamine a la díscola Hotuse… El presidente, Andrés Ortega, decía que no le gustaba hablar de “los otros” pero como se lo había encargado su ejecutiva, pues repartió lo suyo, creo yo que mejorando el estilo del tal Smith. Así anda el empresariado segoviano.

Un momento de una sesión de pleno en Segovia.

Ah, si. Esta semana ha habido pleno municipal en el que se dio cuenta de la caída de casi 500 empadronados en la ciudad —una catástrofe, se mire como se mire— y hasta se debatió sobre el estado de la ciudad. El resultado es el mismo en todos los casos. Si habla el gobierno municipal, la Junta es culpable de todos los males que afligen Segovia. Si lo hace la oposición, la incapacidad de solucionar problemas es del propio gobierno municipal… Y así será hasta que acabe el mandato, temo. ¿Se lo he dicho ya? Pues lo repito: Política de altura es la que hay aquí. Qué afortunados somos.

Se me acaba el espacio y tengo que mencionar lo de que el Sinodal de Aguilafuente vaya a salir de Segovia para ser la estrella de la muestra en la Biblioteca Nacional centrada en los 550 años de la llegada de la imprenta a España y también tengo que citar a dos homenajeados: el comunicador radiofónico, Alfredo Matesanz, dando nombre a los jardines de Santo Tomás, y el también fallecido, Domiciano Monjas, estrella del cartel de la cofradía del Cristo del Mercado que ha diseñado José Luis López Saura.

Hala, acabando con la sección de clasificados: “se venden ruinas y solar de un hotel en la plaza Mayor. Precio negociable. Preguntar en el Ayuntamiento”. ¿Sabe esos edificios que no se venden ni regalados por leyendas de que albergan fantasmas? Pues lo que fue el hotel Victoria es hoy un fantasma que nadie quiere por lo difícil que sería convertirlo otra vez en un edificio. Qué cosas.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

6 Comments

  1. Excelente resumen, como siempre.

    Post a Reply
  2. Los Óscar pasan a llamarse Premios Donostia a partir del año que viene.

    Buen guantazo el de Will Smith. El otro hizo oposiciones a llevárselo y las aprobó con matrícula de honor. Si le ha sabido a poco que vuelva a por otra.

    Post a Reply
  3. Si Will Smith fuera blanco ya estaba en la cárcel por agresión.

    La que debiera haberle dado el guantazo al presentador es la propia mujer víctima de la supuesta broma.

    Post a Reply
  4. Buen resumen como cada semana don Justo.
    Al señor Smith tenían que haberle dado el Oscar a mejor actor de reparto 😉

    Post a Reply
  5. Lo más gracioso de este suceso es haber oído a muchisimas mujeres (disculpadme por no entretenerme explicando qué es una mujer) decir que ya las gustaría tener a alguien que las defendiera así.

    Y es que el origen de estas y otras muchas actitudes, denominadas machistas con pretensión descalificadora y hasta insultante y represora, no son las que se pregonan.

    Post a Reply
  6. Qué pena que el discurso del estado de la nación se haya producido después y no sea incluido en este resumen semanal.

    No importa, les resumo yo con mucho gusto: Putin, Putin, Putin, Putin, Putin, Putin, Putin, Putin, Putin, Putin, Putin, Putin, Putin, Putin,Putin, Putin, Putin, Putin, Putin, Putin, Putin,Putin, Putin, Putin, Putin, Putin, Putin, Putin,Putin, Putin, Putin, Putin, Putin, Putin, Putin,

    Y eso ha sido todo.

    Post a Reply

Responder a Manolo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *