web analytics

El Sinodal de Aguilafuente, estrella de la muestra de incunables de la Biblioteca Nacional

No es fácil ver el primer libro impreso en España, el Sinodal de Aguilafuente. Rara vez se exhibe en la Catedral de Segovia, en cuyos archivos se redescubrió en 1930 y donde permanece en caja fuerte, celosamente guardado por la diócesis de Segovia, que en las últimas décadas no ha permitido salidas del incunable (la última fue en 2004) alegando la debilidad del papel y la necesidad de no someterlo a cambios de temperatura.

Para la gran mayoría de los aficionados a la bibliografía, la muestra Incunabula, que del 21 de abril al 23 de julio se desarrollará en la Biblioteca Nacional con motivo del 550 aniversario de la imprenta en España, será pues la ocasión de conocerlo. Muestra comisariada por María José Rucio y el segoviano Fermín de los Reyes, ahí tendrá un lugar de preferencia el Sinodal, el que marca la efeméride, junto con alguno de los incunables más raros de España y del mundo. Así, junto a la obra editada en 1472 por Juan Paris, estará uno de los primeros libros impresos, el Catholicum, editado en Maguncia en 1460 y atribuido al mismísimo taller de Gutenberg. También algunos de los primeros ilustrados, como el Fasciculum temporum (Sevilla, 1480), el primer libro español con grabados, o el mapamundi de la Cosmographia de Pomponio Mela (Salamanca, 1498). Todos ellos, salvo el Sinodal, propiedad de la Biblioteca Nacional.

Asegurado en 8M€

Entre otros aspectos, la comisión territorial de Patrimonio autorizaba el préstamo temporal de Segovia a Madrid con las medidas de conservaci´ón implicadas, como que la temperatura a la que estará debe ser de +/-3 15 grados, por ser esa la temperatura media del libro en su depósito catedralicio, o la humedad relativa, que debe ser aproximadamente del 60%. También le perjudica la luz por lo que en la exposición se recomiendan luminarias que no aporten radiación ultravioleta o infrarroja.

Asegurado en 8M€, el libro en si mismo no es especialmente espectacular. Siguiendo la costumbre de la época trataba de imitar una tipografía cancilleresca sin la menor concesión al ornato. Otro cantar es su importancia histórica, clave en la introducción de la imprenta en Castilla, o el contenido, fuente de primera mano para conocer la realidad de la iglesia castellana en la Baja Edad Media. Sufragado por el que fuera obispo de Segovia Juan Arias Dávila, deseoso de “poner orden” en la vida de sus sacerdotes.

 


 

Author: Cultura

Share This Post On

6 Comments

  1. Ya va siendo hora de que todo este tipo de obras sea de una vez digitalizado y puesto a disposición en todas y cada una de las bibliotecas amén de tener acceso a ellos por internet.

    Si me equivoco en mi petición y ya está digitalizado, por favor díganme cómo y dónde acceder a ello.

    Gracias.

    Post a Reply
  2. ¿ Y qué cuenta el libro en cuestión ?

    ¿ Chismorreos del siglo XV o algo que merezca la pena ?

    Cuarenta y ocho páginas, creo que tiene.

    Soy todo oídos…

    Post a Reply
    • Lo que me gusta de la burricie es que el que la padece lo proclama sin recato. Se trata del primer libro impreso en España. Viendo su nivel, espere usted a que saquen la peli y no se preocupe mucho más. Mi abuelo diría en este caso: “acémila” y soltaría una colleja para que el rucio siguiera arando.

      Post a Reply
      • Ja,ja,ja… ¡Zasca cojonudo!

        ¡Jodo Floro!

        El mejor comentario por parte de Redacción de todos los que he leído hasta ahora.

        Creo que antes de hacer la película de El Sinodal lo van a publicar por entregas en el 10 Minutos y en el Hola. Por si le corre mucha prisa conocer el contenido.

        Post a Reply
  3. Del Sinodal se han hecho varias ediciones facsímiles, las últimas a un precio más que popular, por lo que es un libro bastante accesible desde hace tiempo. Tienen una introducción donde se puede ver su importancia y su contexto en la imprenta española y europea. Además, ahora va a estar expuesto tres meses y se puede ver. Esas 48 hojas, que no páginas, contienen las actas del sínodo celebrado en Aguilafuente en junio de 1472, que dan una visión de la sociedad en esa época. Es el primer libro impreso en España y de ahí su gran importancia, la modernidad entró en España por Segovia. Si es que reconocemos que la imprenta fue un invento clave, claro. A “Contenido” le invito a que se haga con el libro, si no lo tiene, y que lea el contenido, que está transcrito al castellano actual, seguro que se sorprende. Siempre hay tiempo para aprender.

    Post a Reply
    • Esta exposición es la mejor manera de demostrar la importancia de Segovia en la historia de la cultura de España. Felicidades a la Biblioteca Nacional, a los organizadores y a todos aquellos que de una manera u otra lo han hecho posible.

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *