web analytics

Paseo Extramuros del Palacio del Real Sitio de San Ildefonso. La Granja

Caminando por el exterior del recinto del Palacio y Bosque del Real Sitio de San Ildefonso.

(Serie: La Granja)

Enlace: Recorrido intramuros.

Plano Guia

Plano Guia

Circunvalar el exterior del recinto del palacio, bosque y monumentales fuentes del Real Sitio de San Ildefonso, es uno de los paseos que no debiéramos perdernos.

Bueno es recordar que a la vera del río Eresma y gracias a sus abundantes aguas, su singular naturaleza y la estratégica posición de sus valles, han nacido asentamientos privilegiados que han acogido durante siglos el latir de una parte de la vida palaciega española.

Vista desde el Paredón Nordeste del Palacio.

Hoy caminaremos recordando los textos de algunos de los protagonistas de las primeras exploraciones científicas y montañeras de finales del siglo XIX y principios del XX, en la vertiente segoviana de la Sierra de Guadarrama.

[...] y saliendo por la del Campo, la del alba sería, emprendió la cabalgata la penosa subida hasta el último pino, á lo largo de la tapia del jardín, pudiendo desde este sitio hasta la entrada del pinar apreciarse ya algo de las magníficas vistas del llano.

Iniciamos el camino en la Puerta del Campo (plano nº 1) con el eco de las palabras de Ildefonso Rodríguez, cronista que fuera de la ciudad de Segovia. Nos encontramos en el paredón que acota el recinto de palacio por el nordeste.

Vista desde el ‘Último Pino’.

A nuestra derecha queda la tapia que esconde tras de sí la frondosa vegetación de tilos, castaños, hayas, pinos y otras especies arbóreas de los jardines; a nuestra izquierda la urbanización ‘Caserío de Urgel’, y bajo nuestras suelas una vía pecuaria, la denominada cañada del ‘Puente de las Merinas’, de donde procede, en el río Eresma.

El ascenso se realiza por una senda, paralela al paredón, que va ganando altura paulatinamente, entre retamas, rosales, majuelos, brezos, endrinos… adentrándonos en el dominio del roble, los rastreros jabinos o la bella digitalis, que nos hace olvidar ‘la penosa subida’ indicada por don Ildefonso.

Esquinazo de el ‘Último Pino’.

Estamos en la cota más alta de nuestro recorrido (plano nº 2). Al otro lado de la tapia se encontraba el llamado ‘Último Pino’.

Excelente balcón desde el que se divisa La Granja y Segovia, así como los picos y parajes más emblemáticos de la Sierra de Guadarrama: Peñalara, Risco de Claveles, Moño de la Tía Andrea o Silla del Rey, Siete Picos, la cueva del MonjeMujer Muerta, las Camorcas, Cruz de la Gallega, Matabueyes, Los Chorros y La Atalaya

En este punto podemos rememorar las palabras de Silverio de Ochoa en el relato que nos legó de una excursión a los altos de ‘Peñalara’, a finales del XIX:

¡Ea! Ya llegamos á la terminación de la tapia de los jardines…  recreamos la vista en los rizados helechos y en las matas de puntiagudos jabinos que por doquier se extienden por el suelo escabroso…

Ultimo pino, circa 1915.

Continuamos realizando el perímetro entre robles y pinos, pasando por la represa del arroyo Morete. El dique distribuye parte de sus aguas hacia el arroyo Carnero que salvaremos posteriormente. Realiza su entrada en el recinto del parque y jardines por una gran boca protegida por reja de hierro (plano nº 3). El río se salva por puentecillo de troncos de madera.

Breñosa y Castellarnau nos lo recuerdan:

[…] la mayor parte de las aguas que entran en el Parque para las fuentes y demás servicios, procede de los arroyos Morete y Carneros, y de la cacera de Peñalara, que es una derivación del arroyo del mismo nombre. Todas vienen del Pinar, y el Morete se reúne con el Carneros por medio de una presa que conduce todo el caudal del primero al segundo.

 

Rastrillo arroyo Carneros.Seguimos nuestro camino y topamos con una puerta de entrada al recinto de palacio. Cercana a ella, unas interesantes ruinas. Son la puerta y la casa del Cebo (plano nº 4 y 5).

Rastrillo arroyo Carneros.

De ellas Madoz hace esta descripción:

[…] inmediato á la muralla del jardín por la parte superior, pero en comunicación desde este, hay un edificio ruinoso conocido por el nombre de cebo, que sirvió para darlo a los jabalíes que bajaban del monte, y al mismo tiempo un jardín de recreo del infante D. Luis, -hijo de Felipe V- el que en 1808 cesó de serlo, por las ocurrencias de aquella época: en el día nada tiene de particular que merezca llamar la atención [].

Por su parte Breñosa y Castellarnau nos recuerdan que la puerta

[…] está situada á 1287 metros de altitud, 94 más alta que el Real Palacio… conduce á la casa del Cebo, pequeña casita con su jardín, que servía de cebo de jabalíes, situada al pié del cerro de la Silla del Rey… la Casa del Cebo no ofrece nada de particular, y si merece una visita, es solamente por sus bonitos alrededores.

Puerta del Cebo.

Hoy, podemos intuir el perímetro del jardín y la fuente de lo que fuera el recinto de la ‘Casa del Cebo‘. De esta última, la fuente, queda el hueco que remansaba el agua, la piedra tallada por la que caía y algunos sillares de la misma, dispersos en rededor.

Un cerezo, castaño, algunos álamos… y un cauce seco, son los indicios que dan la pista para encontrar el lugar, escondido entre los gigantescos pinos de la falda serrana.

Muy cerca las aguas del Carneros se precipitan entre lanchas de granito, conformando un agradable paraje para descansar.

Ruinas Casa del Cebo.

Ruinas Casa del Cebo.

Fuente de la Plata.

Proseguimos nuestro camino siempre paralelos a la tapia. A tiro de piedra, tropezamos con el esquinazo sudoeste y un manantial de agua fría, denominado fuente de la Plata (plano nº 6), que es el mejor tónico para el caminante.

En esta zona encontramos jaras, menos abundantes en la zona norte de nuestra ruta.

Ya que los lectores son mi debilidad, por un trago una poesía:

“Junto a la puerta del Cebo / de este nombre hay una fuente / cuyas aguas son muy frías / y el sitio muy excelente”.

Antes de traspasar una portera metálica que nos deja en el camino forestal asfaltado, que conduce a la puerta de los Baños de Diana o de Cossío, un magnífico rastrillo libera las aguas que vimos penetrar en el recinto anteriormente (plano nº 7 y 8).

Rastrillo aguas sobrantes fuentes del palacio.

Relatan los escritos:

[…] cuando hay sobrante, salta la presa y corre por un cauce natural, que debe ser el antiguo del arroyo Morete, y después de un trayecto de 300 metros, sale fuera del Parque por el punto denominado el Rastrillo, situado en la tapia meridional […].

Finalmente llegamos a la carretera que conduce al puerto de Navacerrada. Por el paseo lateral, jalonado de arces y falsos plataneros, accedemos a las primeras edificaciones del Real Sitio de San Ildefonso.

Ahora podremos solazarnos en sus bellos jardines, realizar una visita a palacio o pasear por sus calles, llenas bellos y dieciochescos rincones.

Recorrido.

El recorrido desde la ‘Puerta del Campo’ hasta la carretera CL-601 es de poco más de 4 kilómetros y una duración de 1 hora y quince minutos (aproximadamente)


Ver mapa más grande

 

Author: Juan Pedro Velasco Sayago

Blog de montañismo y excursionismo sobre el Guadarrama, a cargo de Juan Pedro Velasco Sayago. (Coordina el Blog 'Retrosegovia', publicando temas relacionados con la tarjeta postal ilustrada de Segovia).

Share This Post On

2 Comments

  1. Tantos años subiendo por el “paredón” hasta sobrepasar el arroyo “morete” para acceder a “Peñalara”,y tienes que ser tú,amigo Pedro y después de cuarenta y siete años que frecuenté por vez primera estos lugares,el que me diga que no siga para arriba,y que circunde el jardin para ver tal maravilla…así es la vida.

    agwilucho

    Post a Reply
    • Ya te digo. Si es que con tal de llegar arriba… 😉 Saludos, JP

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *