web analytics

Copitas a media noche

Vamos a por el segundo mes de este atípico verano en el que nos bañamos con mascarilla, charlamos con la nariz fuera y bebemos a rostro descubierto. Bueno, lo de beber tiene que ser a la luz del día que por la noche, si es en establecimiento legal, de los que paga tasas e impuestos y oye hablar de las “ayudas a la hostelería” como una cosa de otros, no dejan hacerlo. Al parecer la pandemia se maneja mejor si los bares (nocturnos) están cerrados.

Dicen las “fuentes oficiales” —otra coletilla de los periodistas que siempre quise utilizar— que los hosteleros de noche, disciplinados, cumplieron las órdenes de Igea y Casado durante el primer fin de semana de la reducción de sus horarios, aunque la Policía Local si anduvo liada esa noche respondiendo a las decenas de llamadas ciudadanas denunciando grupitos de personas, de botellón o no, aquí y allá. Ya hemos hablado antes de los “polis de balcón” y lo que me parece su papel ¿No? Pues dicho esto…

Los ediles de IU, Ána Peñalosa y Ángel Galindo.

Le decía antes lo de la nariz fuera de la mascarilla y es porque me acordaba de los concejales en el último pleno de Segovia. Hasta siete ediles conté que se quitaban el tapabocas cuando hablaban. La de IU, Ana Peñalosa, llegó incluso a cambiar el modelo dos veces —empezó con una de estampado de flores y acabó con otra de dibujo liso— durante la sesión aunque acabó arrancándose la protección: “No puedo, lo he intentado”, se disculpaba mientras soltaba su discurso sin ahorrarse una sola “P“.

Menos mal que la audiencia ciudadana en los plenos municipales es cortita y eso que la última sesión estuvo algo animada con ese baile de posiciones políticas que dejó a los gobernantes de PSOE e IU con las ganas de municipalizar un servicio de la ciudad porque el grupo que defiende con más fuerza la gestión municipal, Podemos, se bajaba de este carro. La concejala Claudia de Santos volvió a acertar: “No se puede soplar y tragar”. Pues eso.

Bueno, no será para tanto. Seguro que recuerda que Ciudadanos invocaba —ya lo hacen menos, con razón— la transparencia como razón de ser. Pues chico, se produce un nuevo paso en el evidente “fin de camino” de Alfonso Martín en la organización del partido y la respuesta a los periodistas del propio Martín, la lideresa local y diputada, Noemí Otero, y el aparente mullidor del despido de Martín como directivo, David Castaño (este es de la cúpula regional) es “no hay comentarios que este es un asunto interno”. Pues nada, transparencia ante todo. (O lo que sea).

No venía hoy con ganas de hablar de política porque hace tiempo que no me divierte. Creo que me voy a especializar en otros temas universales. Por ejemplo, el fútbol. Me da para el lamento porque la Sego se quedara en el camino del ascenso a Segunda B y las que parecen las consecuencias inmediatas: Se va el director deportivo, Ramses Gil, y se queda el entrenador, Manu González. Pues algo me dice que ha habido un pulso de los buenos en los pasillos de la Albuera para que pasen estas cosas que en otros equipos, e incluso en otros momentos, en este, las cosas suelen ser exactamente al revés… Bueno, un aplauso a Gil que ha estado tres décadas entregado a la Sego.

O me puedo dedicar a lo del corazón que también veo yo que es muy socorrido aunque mire, yo soy de los que no sabría continuar, yo que sé, el clan de las Campos o relacionar a la siguiente generación con un empresario segoviano y mucho menos saber si tengo que mandar a los fotógrafos a montar guardia en Valsaín o alguna otra localidad para pillar alguna parejita de esta saga de la mano por el pueblo solo porque me han dicho que se les ve por allí… Bah, que lo hagan los profesionales de los medios asentados que veo que esto tampoco es lo mío.

Pues nada, a ver si por la sección de sucesos y así contaré las historias de los tipos que andan por ahí paseando por el Azoguejo llevando una catana ¡de medio metro! Entre las ropas. Si el muchacho tiene 20 añitos y en el último mes ha agredido a polis y a su coche y le han pillado con la navajilla esta, digo yo que este me va a dar más motivos para el comentario de sucesos en el futuro. Ahí va el euro de mi apuesta de esta semana.

Puedo explorar el campo de la Cultura, aunque reconozco que me pasaron la comparecencia en rueda de prensa de la directora de Hay Festival y la verdad, no entendí nada de lo que decía, más allá de que había acudido para recoger el talón que cada año aporta el Ayuntamiento y tratar de “calentar” los motores promocionales. ¿Le pasa a usted que este sarao se le queda como ajeno, como si fuera de un club para el que no tiene pase? A mi si.

Total, que voy a acabar donde siempre, mirando a los políticos y echando cuentas con los remanentes y el truco que se ha buscado Hacienda que consiste en quedarse, a modo de préstamo, los remanentes de los Ayuntamientos a devolver cómodamente en doce años y mientras, devuelve el equivalente a la tercera parte de esa cantidad para que los mismos ayuntamientos lo gasten en dos años.

A mi no me cuadra mucho aunque, chico, si la alcaldesa Luquero, que se ha pasado meses reivindicando que el Ayuntamiento pueda disponer de “sus ahorros” no ha protestado —en realidad no ha dicho aún nada de nada— será que este ha sido un acuerdo de los buenos, buenos para Segovia. ¿No?

Y si la cosa se complica, sacamos martillo y piqueta y nos ponemos a picar los nombres de las placas de las calles de la ciudad que mejor convenga, que eso entretiene mucho.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *