web analytics

Cera quemada, banderas de cajón y tipos patibularios

¡Pero qué hotel, ni qué casa de comidas, ni qué bar! Supongo yo que a estas horas, los fabricantes de velas miran satisfechos sus almacenes vacíos, que de eso hemos gastado para dar y tomar en esta Semana Santa.

160328-Bandera-atetado-Bélgica1℗Empezamos con las que gastamos en recuerdo a las víctimas de los atentados en Bruselas, que hasta ahora parece ser nuestro arma más inmediata contra esa sinrazón. Las administraciones hicieron llamadas a concentraciones silenciosas, cada una por su cuenta, con lo que al final fueron reuniones de funcionarios y sus políticos en una foto. No me gustó. Tampoco que se exhiban banderas belgas recién sacadas de yo qué sé qué cajón sin que siquiera se la pase una plancha. (Antes había una siempre a mano de los de protocolo y así la improvisación era menos vergonzosa.)

Pero donde se ha gastado cera a mansalva es en la celebración de la Semana Santa, sobria en lo religioso, donde lo más novedoso fueron los cirios que se estrenaban, y redonda para la economía local, que aquí no cabía ni un turista más y ha habido que mirar debajo de las cerdas por si quedaba algún lechón oculto…

Obras-Acceso-San-Millán-cortado1(g)Y digo yo… teniendo en cuenta que los visitantes, a la fuerza, dejan su coche muy, muy lejos del casco antiguo, que es lo que viene a ver y que el segoviano, resabiado, también deja quieto su vehículo para acudir al centro, quizá esos días sería bueno reforzar e incrementar los servicios de autobús y no lo cotrario ¿No? Anda, me ha salido una propuesta para mejorar la movilidad. Lástima que no estamos en la semana esa en la que se venden los consejos sobre esto.

Caray, qué criticón estoy hoy. Es que vengo enfadado que me he pasado por Fuentepelayo —con un amigo mío que sabe artes marciales, por supuesto— donde al parecer el más macarra es el que más pita y comienza a valer todo. Pintadas, pajares que se queman, roturas de cosas, amenazas… A ver, un matón (o dos) en un pueblo de ese tamaño, tiene nombre, apellidos y mote que todo el mundo sabe… menos la Guardia Civil, de momento. Comienza a darme miedo aquel lugar, por mucho político de fin de semana que pasase por allí a mostrar su solidaridad.

Fuenetepelayo-pintada-coche-alcalde1(g)

Venga, vamos con algo más divertido que había otro ambiente en seis municipios de la provincia en los que se deja jugar a las chapas en Semana Santa. Ya sabe, ese juego con dos perras y a apostar si cara, cruz o mediopensionista. Se mueven buenas cantidades de dinero, dicen por ahí, aunque lo cierto es que me di una vuelta por Cuéllar y el personal parecía pasarlo bien…

En la capital, si uno se subía a la Piedad y miraba hacia la ciudad, veía la actualidad, que desde allí se divisa el “aparcamiento” de Velódromo que dice Luquero que eso es privado y que los polis, pues echan un vistazo, pero tienen mucho que mirar… Ya lo sabe. Otro territorio franco.

Vistas-piedad-Sirenas1(g)Los del PP preferían mirar más hacia la derecha para ver el apeadero de autobuses y su proyecto de remodelación en estación, donde se han encontrado una cubierta demasiado grande y apoyada en una parte del edificio —una idea similar nos costó a los ciudadanos una pasta por sentencia. Otro regalo de aquel alcalde al que le gustaba ir a ver al juez cargado con la pólvora del rey— y que el edificio no se remodela ni mejora… Todo por un millón. Ya veremos.

Y ya, los de IU, pues miraban aún más allá para ver el super volumen del edificio del hotel Sirenas en las vistas de la ciudad y reclamar su reducción, pero ya. Hombre, de acuerdo en que el que autorizó aquella construcción no debía tener mucho interés por las vistas de la ciudad, no.

José-Zorrilla-Ortiz-de-Paz1(p)¡Ay! Que no hemos hablado de “la encuesta” que ha basado la decisión del Ayuntamiento de mantener la dirección del tráfico en José Zorrilla y para cuya confección, los notificadores municipales ejercieron de encuestadores, al parecer yendo uno a uno a cada establecimiento. No conozco bien la ley en cuanto al uso de funcionarios para hacer distintas tareas a las que le corresponden, así qué ahí lo dejo por si alguien quiere entrar en el interesante jardín, pero lo que sí tengo claro es que así parece poco seria… Pues nada, todo muy participativo y transparente. ¿No?

Caramba, los mismos adjetivos que uso UGT con ironía para referirse a las nuevas bases de oposiciones de bombero, de las que no les ha gustado ni el periodo de alegación, ni por supuesto que los arquitectos o ingenieros salgan con varios puntos de ventaja sobre el resto, que por cierto se pueden presentar sólo con haber hecho primaria… ¿Esto no era lo que tanta polémica causó la última vez —ya sabe, la que se suspendió— en la que un opositor determinado aportaba precisamente estas credenciales?

Los del sindicato están preocupados con tanta sentencia en contra de los procesos de selección que organiza el departamento de Personal y claro, han pedido a la alcaldesa Luquero que ponga orden que eso de que “es normal que se recurran los procesos” pues no parece digerible si a los recursos les siguen sentencias en contra…

Mucho más atractiva me parece la campaña que inicia la junta provincial de la asociación contra el cáncer para pedir el apoyo directo de los ciudadanos, mediante su firma, en la reivindicación de la radioterapia para Segovia. ¡Qué curioso! Otra vez estamos en competencia directa con Ávila y con la Junta. A ver si ganamos esta batalla. Yo ya he firmado y mire que no me gusta enseñar el DNI que soy muy coqueto y voy teniendo una edad que no me gusta decir…

Voy a dar una vuelta por el campo a ver si me despejo, aunque me llevo a mi amigo el de las artes marciales (sí, hombre, el que me acompaña a pasear por Fuentepelayo) que he leído por ahí que los lobos están como locos por la sierra venga a atacar vacas… Pues si vienen, haré el Don Tancredo, a ver si cuela. ¿O eso era con los toros?

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *