web analytics

No habrá fiestas pero ahí viene el toro

Vista parcial del interior del local en el que se celebraba la fiesta.

A ver si me sale este texto sin mostrarme demasiado alarmista que no es momento de que el personal pierda la calma pese a que se haya constatado que la técnica empleada por las autoridades sanitarias de “vamos a ver qué pasa y si hay suerte no habrá segunda oleada” no funciona. Hombre, también tiene que ayudar un poco el personal que haciendo cosas como, yo qué sé, una “no fiestas” repletas de gente que se ven en algunos pueblos o juntarse 130 personas sin protecciones ni distancias en una fiesta en un localito —a 300 metros del cuartel de la Policía Local— no vamos bien.

Cantalejo, el sábado, en el primer día de confinamiento.

Con Cantalejo y Carrascal del Río confinados para dos semanas, el personal coloca las barbas en el barreño mientras vuelve a mirar las estadísticas diarias con temor a la vez que brotan como setas los temidos brotes.

Mientras, en el hospital velan armas ante lo que pueda venir mientras sus directivos, desde los módulos-despacho, la única “nueva construcción” terminada hasta ahora, azuzan para que se aceleren las obras de ampliación de la UCI al las que, dicen por los pasillos del centro, les queda mucho tajo antes de poder darlas por terminadas y también esperan con ansia poco disimulada el regreso de los sanitarios que ahora están de vacaciones para completar una plantilla que ahora anda en cuadro… Ya sabe que encontrar médicos suplentes es, hoy día, misión imposible.

Primeras obras de ampliación de la UCI.

A lo que iba: me temo que van un poco lentos en el hospital y si me deja ser castizo, a estos concretamente no sería bueno que les pillara el toro. Hay muchos otros corredores lentos en este encierro, también candidatos a ser arrollados por la manada. Mire los de Educación tratando de diseñar la vuelta al cole, espero que contemplando varios escenarios aunque como soy realista me conformaré con uno, si es que puede ser.

Hombre, eso o se aplica la técnica del “vamos a ver qué pasa” y se empieza el curso improvisando sobre la marcha. Bah, seguro que hay alguien con buena cabeza que lo está pensando todo. ¿No? Por cierto, ¿Sabe usted qué ha sido del hombre aquel que nombraron ministro de Universidad? Es que como no dice nada… (Sé que en este momento trata de recordarlo aunque no le sale: Castells. Manuel Castells)

Me viene bien lo de los colegios para enlazar con la obra de Padre Claret que la Concejalía de Obras quiere tener acabada antes de que comience el cole. Vamos, que va con el tiempo pegado después de todo un verano y un confinamiento para poder hacerlo. Otro morlaco que se acerca demasiado.

Imagen de archivo.

Recuerde que se trata de arreglar por enésima vez el pavimento de adoquines porque ya está en riesgo la seguridad vial, pero serán trabajos ligeros, otra vez, porque ya sabe que ahí se quiere hacer una obra mucho más grande, la definitiva (dicen muy serios) aunque desde hace años no se sabe cuando. Pues eso, “la obra de los adoquines de Claret, un “asunto cíclico” de esos que tiene Segovia como parte de su idiosincrasia.

Oiga, lo de Policlínico se mantiene en el top ten de los temas de este verano. Han aparecido los geólogos opinando que la recuperación del antiguo hospital no tendría demasiado sentido y claro, se han encontrado con la Plataforma que defiende lo contrario que en un escrito vienen a preguntarse qué hace el colegio de geólogos opinando ahora, insinúan que hay un oscuro lobby que conspira para que se tire el edificio y mantienen su exigencia… Pues oiga, yo tampoco tengo claro qué hacen ahora los geólogos en esto pero también creo que ese edificio no tiene recuperación posible…

Hala, vamos a dar un paseo, que todavía podemos. Por ejemplo, por el camino que bordea el Pontón Alto, que ahora ya lo han dejado limpio tras hacerse cargo el Ayuntamiento de la Granja de la recogida de la basura que se amontonaba en todo el recorrido. Hala, otra polémica tradicional del verano que se cierra… hasta el año que viene. (Suele llegar poco después de agotarse la de ¿Quién controla el baño?)

Cerca, en Carrascalejo, este sábado se bautizaban las pistas deportivas con el nombre del piragüista de Palazuelos de Eresma, David Llorente, presente en el acto por la suspensión del campeonato de España que estaba previsto que se celebrara en Lérida y en el que seguro que habría hecho un papel brillante. Un reconocimiento merecido el que le brindaron los vecinos.

Pues ya está el repaso hecho así que voy a por mi tiempo de asueto que quiero comprar entradas para ver a Geni Uñón sobre las tablas del teatro Calderón, de Valladolid, poniendo en directo la música en el nuevo espectáculo de Fernando Cayo (si, hombre, el Coronel Tamayo, de la Casa de Papel) que se llama “¡¡¡Por todos los dioses!!!”.

A ver qué sale de un pucelano y un segoviano. Algo bueno, seguro.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *