web analytics

Diputados de cuarta fila, Cagancho y charlas con un rombo

Pedro-Gómez-de-la-Serna-Congreso1(p)Llámeme rarito, pero soy de esos que aguantaron pegados a la tele el cansino carrusel de votaciones en el Congreso solo para ver como nombraban a nuestros diputados y oírles decir con voz alta y clara su voto en la no investidura de Sánchez. La del PP, Escudero (cuarta fila a la derecha) chupó plano y soltó su “no” pero al del PSOE, Gordo (cuarta fila a la izquierda) solo se le oyó, “si”, que el realizador debe cojear… (Lo vi en la 1). El otro “nuestro”, Gómez de la Serna (gallinero, tras la columna) ni salió pero también dijo “no”, y mire que a ese hombre le vendría muy bien que se formara un Gobierno, el que sea, que como haya elecciones en junio se queda sin acta y sin fuero…

Luena-parador-turismo1(g)

No contento con eso me he pasado el domingo escuchando en bucle lo dicho por el número dos socialista, Luena, en el parador y ante sus compañeros segovianos con su discurso repetitivo del Gobierno “progresista y reformista” que se tiene que formar, sí o sí, porque “los españoles así lo quieren”. Y yo preguntándome cuando he empezado a ser belga.

Está la cosa muy revuelta en Madrid y claro, los nervios caen en cascada, que también he tenido tiempo de ver a la presidenta de las Cortes regionales, Clemente, regañando sin recato a todo el que se movía en “su” cámara, aunque fueran de los suyos: el segoviano Sanz Vitorio, el consejero de Presidencia, De Santiago y hasta el portavoz del PP, Fernández Carriedo recibieron severas amonestaciones y retiradas de palabra. Con lo que molesta eso.

Cagancho.

Cagancho.

Aquella cámara se las trae en los debates, que el presidente Herrera comparó el papel del socialista, Tudanca, con el de “Cagancho en Almagro”, cabreando a la leal oposición que no entendía la viejuna referencia taurina y animando las redes sociales. (Nótese que el tal Cagancho, aunque suene a otra cosa, era un torero “galáctico” de los años 20 que fue allí a torear y en una mala tarde acabó despedazando los toros a navajadas y desde lejos para enfado del respetable que le persiguió por todo el pueblo con la sana intención de romperle algún diente.)

Por cierto, eché de menos a varios representantes segovianos en la región en la fiesta anual que monta El Norte de Castilla para mostrar las 70 mejores fotos del año en la que se dieron cita montones de políticos —en corrillos separados, por supuesto—que en esas cosas hay que estar atento por si sales y sobre todo, cómo. A destacar y en la línea del camino que abriera la gran Bescansa, la diputada provincial de Ciudadanos, Cuesta, que se plantó en mitad del patio de la Casa de los Picos con su bebé y su carrito provocando más de un tropezón, que cuando uno está atento a la bandeja de canapés no mira los obstáculos…

Me viene solo, que ya que he llegado a la Diputación no puedo dejar de hacer mención a la campaña de defensa de la institución provincial que ha puesto en marcha el PP y esa retahíla de alcaldes a los que imagino la noche anterior confeccionando sus redacciones bajo el título genérico “Mi Diputación”, para argumentar que sin ella, sus municipios no sobrevivirían ni medio minuto.

En el Ayuntamiento de la capital hay calma chicha, que dice la portavoz del PP, Fernández, que si no da caña (sic) al Gobierno de Luquero es por evitar la bronca, que es mejor dialogar en tono sosegado pero muy firme para hacer oposición, aunque en su comparecencia en la radio no aclaró si ya ha comenzado o es un plan de futuro

Rescatadores del refugio Aránguez.

Rescatadores del refugio Aránguez.

Y usted me dirá que soy un cansino, que la política no lo es todo. Y tiene razón. Supongo que no pensaban en ningún parlamento esa pareja de madrileños que se encerraron en el refugio Aránguez justo cuando empezó la gran nevada de la semana pasada y cuando se dieron cuenta —estarían distraídos— estaban bloqueados por metro y medio de nieve. La Guardia Civil que tardó siete horas en llegar al lugar. ¡Ay, esta loca juventud!

Más sucesos de esos que llaman la atención. El de la sustracción de cuatro furgones cargados de paquetería en una empresa segoviana del que, claro, no hay nota oficial, que esta es una ciudad “muy tranquila”, aunque se lo contó acueducto2.com. Hombre, cuatro conductores y algún caco más de apoyo entregados a llevarse todos los furgones para limpiarlos en Valladolid, digo yo que algo debían buscar entre las cartas… ¿No?

 

En fin, tengo el espacio justo para el capítulo “monumentos”. El Alcázar y su anual recuerdo al incendio de 1862 con el simulacro para que la cosa no se repita; la Catedral y su espectacular incremento de ingresos por entradas, 300.000 euros más que el año pasado, que significa lograr beneficios este año. Y el antiguo Hospital de Sancti Spiritus, próximamente vacío y sin previsión de uso. Pues porque el Instituto de Danza ya está apalabrado para el Cat, que si no…

santi_spiritus-1(p)

Ahora si acabo y lo hago recomendando encarecidamente la asistencia esta semana a los actos de un nuevo ciclo de “Mujeres que transforman el mundo” por el interés que ofrecen los testimonios de las participantes. Eso sí, trate de abstraerse de esa pátina sobreactuada en el tono que los representantes municipales imprimen al importante ciclo —y a otros en los que salgan las palabras “mujer”, “memoria histórica” o “cultura”— y tenga cuidado de que no asistan menores de trece años, que se recomienda expresamente en el programa que no escuchen lo que allí se dice.

Será por la dureza de los relatos. Eso cuando yo era joven se representaba con un rombo al principio de la película de la tele que, claro, acababa viendo escondido detrás del sillón, que a mi lo prohibido me ha tirado mucho siempre. Llámeme rarito si quiere.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

1 Comment

  1. Como en el Congreso no se le vió al Sr. Gordo, en unas imágenes de los telediarios de hoy, se le ve intentando arrimarse al Sr. Luena para salir bien en la foto. ¡Que preocupación mas grande, salir en la foto y al mas estilo “podemos”!, por si acaso. Fíjense en el vestuario de los asistentes al Parador (se podían reunir en el salón social de San José, no?), cuadros, jerseys de lana, bufandas, etc.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *