web analytics

Fuego (simulado) en el Alcázar

Alc%c3%a1zar-humo-mangueras2%28g%29-1

Pasaban las 11 de la mañana del domingo 6 de marzo cuando comenzaron a sonar las alarmas de incendio del Alcázar de Segovia, refrendadas por un intenso humo en la parte alta de la fortaleza. Hay un trabajador en estado de inconsciencia y sin aparente respuesta vital y la gerencia de la fortaleza responde dando aviso al servicio de emergencia 112 mientras los visitantes y trabajadores son evacuados, sin prisa, pero sin pausa, con orden.

Momento de la evacuación de los trabajadores que en ese momento estaban en la fortaleza.

Momento de la evacuación de los trabajadores y visitantes que en ese momento estaban en la fortaleza.

Alc%c3%a1zar-Cami%c3%b3n-Bombero1%28g%29Llegan bomberos y ambulancias. Los primeros se dirigen al foco del incendio, en los desvanes, donde el personal del Alcázar ha tratado de contener las llamas con los extintores que hay repartidos por todo el castillo mientras el herido es trasladado al exterior en camilla, no sin dificultades, que el fuego ha bloqueado varios pasos y obliga a buscar rutas alternativas.

Solo unos minutos después, la alarma ha concluido, el personal ha sido recontado y las decenas de turistas, asiáticos en su mayoría, que presenciaban atónitos el operativo pueden iniciar su visita al monumento. El ejercicio ha terminado con éxito.

Un año más, recordando aquella terrible jornada de 1862 en la que el Alcázar, entonces sede del Real Colegio de Artillería ardió por sus cuatro costados, ha sido objeto este 6 de marzo de un simulacro de incendio que ha puesto a prueba los dispositivos de respuesta ante este tipo de emergencias que sirve, además de recordar el suceso, para ratificar su buen funcionamiento.

Un hombre herido es evacuado en camilla.

Un hombre herido es evacuado en camilla.

La única connotación especial, este año, fue que la fecha cayó en domingo y en la fortaleza se mantenía el trajín de visitantes durante la prueba en la que se comprobó que los sistemas de columnas secas y las bombas de presión —que se activan en el momento en el que salta la alarma y están listos para que en el momento de su llegada los bomberos puedan usar el agua del aljibe— funcionan a la perfección y hacen llegar el agua a los puntos más elevados, que son los de mayor riesgo, pues las techumbres son de madera.

El sistema se mostró sumamente eficaz ya que permite a los bomberos reducir su tiempo de intervención en cualquier punto de la fortaleza de los 20 ó 25 minutos que tardarían antes a solo cuatro minutos desde su llegada, según explicó el jefe de Bomberos, José Luis del Pozo, que calculó el tiempo de llegada de los vehículos y efectivos desde el Parque, en Nueva Segovia, hasta el castillo, justo en el extremo contrario de la ciudad, entre cuatro y seis minutos “dependiendo del tráfico”.

La Torre, en obras unos ocho meses.

El presidente del Patronato del Alcázar y alcaide de la fortaleza, el general José Miguel de los Santos, destacó la importancia del simulacro que dirigió personalmente y, a preguntas de los periodistas explicó que las obras que mantienen envuelto en un andamio la Torre de Juan II para su restauración se prolongarán aún unos ocho meses, momento en el que se recuperará la posibilidad de visitarla por parte de los turistas que visitan la fortaleza, más de medio millón cada año.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *