web analytics

Un lugar prohibido, una puerta cerrada y un alegre policía

Me han dicho que se enfadaron un poco, me parece a mi que con razón, las periodistas que fueron a trabajar durante la visita del director general de Patrimonio del Ministerio de Cultura (ojo, el cargo es mucho más largo), Luis Lafuente, al monasterio del Parral, ya sabe, una de esas visitas publicitarias periódicas que de vez en cuando se marcan los políticos para contarnos en qué se gastan el dinero, en este caso, en las cubiertas del edificio en el que viven 8 monjes. Bueno, a lo que voy, que las mujeres de la prensa se encontraron con un Fray Andrés marcando la línea que no deben traspasar las féminas en el establecimiento Jerónimo. Los chicos si pudieron pasar. Oiga, que respeto la norma de la orden pero entonces ¿pa qué me llamas?

Dice el del Ministerio que el Parral es la niña bonita de sus ojos y que cuando acaben con las tejas, se meten con el retablo y con lo que haga falta, claro.

Carpa gigante que albergará la muestra sobre Roma, en el Salvador.

Donde Cultura que no va a meter pasta de momento es en el Acueducto, que dice que allá en Madrid no tienen conocimiento alguno de que existan nuevas señales de peligro echando un capotazo a los del Ayuntamiento que sostienen exactamente la misma tesis. Pues eso, los bomberos no pisan la manguera al compañero nunca.

Al lado del Acueducto, pero en la plaza de Día Sanz, se ha montado una supercarpa para una exposición —me dicen los que la han visto en otras ciudades que muy interesante— sobre la vida en la época romana (Romanorum Vita la han llamado, para qué romperte la cabeza) que creo yo que no afecta al monumento porque está lejos de él pero que de momento ha puesto patas arriba durante una semana entera el tráfico en el barrio del Salvador. Pienso ir a verla.

Los donativos por entrar en la Catedral se reinserten, en parte, en mantener el templo.

Si, ando monumental hoy que he leído que casi dos quintas partes de los “donativos” —en realidad, un óbolo obligatorio para poder visitar en la Catedral que bajo este formato debe ser más barata la cuenta de la Agencia Tributaria) procedentes de las casi 400.000 entradas al templo cada año se usan precisamente para mantener la Seo, ya imagina usted que llena de gastos. Eso sí, la nota de prensa no aclara donde va a parar el resto de la recaudación. A ver si pregunto.

Numerosos ciudadanos comiendo y bebiendo gratis por invitación del camarero.

Bueno, eso si puedo llegar porque el otro día iba yo muy derecho al templo —como cada día— cuando aparecieron los camareros celebrando Santa Marta y se pusierona regalar pinchos y bebidas en plena plaza Mayor y claro… Me arrasó la masa incapaz de resistirse a la palabra “gratis”, que es pura magia. Los camareros pierden ahora a su presidente en los últimos 21 años, Pablo Martín, y hacen esfuerzos por seguir siendo capaces de pagar su capea, ¡Huy! Perdone que hable de fiestas taurinas sin criticarlas y saliéndome de la corriente de pensamiento correcta… ¿En qué estaría pensando?

¡Coña, fiestas! Si está media provincia celebrándolas o a punto de hacerlas aunque me he fijado en las del Caloco, en el Espinar donde dice la subdelegada del Gobierno, Pilar Sanz, que si vemos policías con armas largas en la mano no pensemos en que están ahí por si los terroristas. Perfecto, desde ahora cuando alguien me hable de terrorismo yo le contestaré con arcoíris, nubes de algodón e historias de amor adolescente. Si el que se preocupa es porque quiere, hombre.

Dirigentes socialistas y aspirantes a serlo, en las calles de Riaza.

También tengo que quedarme en las de Riaza donde el secretario provincial del PSOE, Luis Tudanca, se reunió con los militantes de aquella zona de la provincia, tuvo un rato para el secretario provincial saliente, Juan Luis Gordo, y se dejó querer por los aspirantes a sustituirle, José Luis Aceves y José Bayón. Oiga ¿Por qué llevan los socialistas veinte días diciendo, incluso cuando no se les pregunta, que en las primarias provinciales no habrá sangre y si mucho juego limpio mientras las muelas de afilar se agotan en todas las ferreterías? No me acuerdo de cómo era eso de la venda antes de la herida que me venía muy bien aquí.

Un operario introduce mobiliario infantil en la sala de lectura.

Bueno, lo de las elecciones socialistas tiene un calendario fijo que es algo que no pasa nunca (pero nunca, nunca) en los proyectos del Ayuntamiento capitalino. Mire la Casa de la lectura (la antigua biblioteca, la de la calle Real) que si se acuerda de aquellas solemnes primeras declaraciones se iba a abrir quince días después de que el Ministerio entregara las llaves —en estos tiempos de sequía no se puede decir eso de “ya ha llovido”, pero hace ya mucho— dando sólo unas manitas de pintura a las paredes. La cosa va ya por unos 120.000 euros de inversión y un “quizá en octubre” como último plazo para la apertura anunciado por la alcaldesa, Clara Luquero. No se enfade, hombre, que si les viera la carita con la que anuncian cada retraso comprendería que todo es fruto de la mala suerte, capaz de golpear con dureza hasta a los mejores gestores.

Seishi Kitamura, autor de los textos de la web de turismo en japonés.

No le entretengo más que seguro que tiene algo que hacer. Y además necesito usar el ordenador para ver la web de turismo en japonés —hay un nipón que presentaron como “colaborador” de Turismo en las traducciones que ya verá como acaba apareciendo en la lista de facturas pagadas por la Junta de Gobierno— y también para ver lo de la consulta telemática de los asuntos tributarios de la Diputación, que así controlo las cosas del pueblo. (Ná, cuatro tierras llenas de piedras y un par de casas viejas, no se crea).

¡Ah! Vienen los del Hay Festival. Haga caso a la subdelegada y si ve gente armada con palabras largas no piense que somos objetivo de los que no quieren que leamos. Piense en cosas bonitas.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

1 Comment

  1. Bueno don Justo, hablar de ‘fiesta taurina’ a marear a un animal recién destetado, como aquel que dice que no levanta un palmo del suelo, machacado a banderillazos y estocadas, y que, si ha visto alguna foto del evento, hasta el ‘lidiador’ (por llamarlo de alguna manera), se tiene casi que arrodillar, es mucho decir. Me he enfrentado a carneros con más… bemoles, ya te digo. Esto, sí desprestigia la fiesta y hace pasar a todos por verdaderos verdugos, nunca mejor traído 😉

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *