web analytics

¿Y esos de qué partido son?

No le voy a negar que ando un poco aturullado por el exceso informativo de la última semana en la que parece que, de repente, se han abierto todos los frentes de batalla política. Cómo será la cosa que escuché una voz que salía de la radio diciendo “es difícil, pero hay que intentarlo” y mire, no sabía si era un político hablando de la moción de censura, de la reapertura limitada de la hostelería, o de alguien ilusionado con dominar definitivamente la ola de la covid. Ojo, que he oído a alguien en la tele hablar de “la cuarta ola”. Hala, ya han mencionado la bicha y a mi se me han puesto los pelos como escarpias.

Bah, no pienso ser pesimista aunque miro de reojo los partes diarios que no acaban de gustarme, aunque alguien “cercano a Sanidad” —cómo me gustan estos recursos que usan los periodistas para que les duren las fuentes— trató de tranquilizarme y asegura que al final se caerán las cifras… Vale, seré paciente porque a mi me parece que 8.100 vacunados con las dos dosis que van hasta ahora son demasiado poco.

A lo que me gusta, lo de la política o lo que sea que estamos viendo. Mire, no entiendo mucho las mociones de censura presentadas, aparentemente, “a ver qué pasa”. Ya si se producen muchas a la vez y ninguna parece prosperar llego a pensar que las cosas no se han hecho demasiado bien. ¿Se acuerda cuando en política se preparaban las cosas y todo lo que se hacía era muy en serio? ¡Caramba! Dice mi nieto que soy un viejuno. Y seguro que tiene razón pero antes, en política…

Hombre, mención aparte merece la audaz maniobra del líder de Podemos, Pablo Iglesias, presentándose a las elecciones que se han desatado en la Comunidad de Madrid y dando nueva animación a los comicios. Lo que no me gusta nada es eso de que se plantee la carrera como una lucha de extremos. Lo mismo si pido cordura no nos encontramos una campaña grosera como la que temo. A ver si me equivoco.

En Castilla y León andan los partidos en una especie de campaña electoral que se celebra a golpe de rueda de prensa en la que los socialistas, a priori sin acuerdos, tratan de convencer al mundo de la necesidad de echar al Gobierno actual de PP y Cs, sin que Cs ni PP, que también llaman a los periodistas, parezcan tener intención de romper su pacto. ¿Qué quiere que le diga? Es molesto eso de ganar unas elecciones y no gobernar por cosas de la aritmética parlamentaria pero eso no es un fenómeno nuevo y tampoco parece de recibo criticar el transfuguismo en otras comunidades y poco menos que animar a practicarlo aquí… Las cuentas no suelen cambiar si no se sabe llegar a acuerdos, mejor antes que después de presentar la iniciativa de derrocamiento. Alguien ha hecho en las últimas semanas un trabajo mejorable, parece.

Para el chascarrillo que desengrase esto pero también como muestra de cómo anda la cosa de polarizada, ese grupo de ciudadanos que pasaba por la avenida del Acueducto mientras se celebraba una conferencia de prensa, al aire libre, de los representantes del PSOE. En el grupo de viandantes se preguntaban en alto si los del atril eran de un lado u otro. Debió gustarles comprobar el logo del partido porque se quedaron a escuchar y dejaron de arrugar el entrecejo

Aquello estaba cerca del Acueducto, que esta semana también ha salido a la palestra porque la concejala de Patrimonio, Clara Martín, ha adelantado que el reglamento de sanciones relacionadas con el Acueducto puede aprobarse en el próximo pleno… Vale, una vez que sabemos cómo hay que sancionar ya sólo falta acabar de una vez la elaboración y tramitación de varias ordenanzas relacionadas con esa protección. Ya sabe, otro de esos temas de los que encontrará en la hemeroteca titulares con años de antigüedad y seguirá viéndolos durante varios más, que la cosa va tranquila en el Ayuntamiento.

El día que Borondo presentó su exposición urbana.

Mire, por buscar otros ejemplos, la normativa que debería regular la publicidad en las vallas exteriores que hay por toda la ciudad, sin aplicación posible por caducidad hace varios años en los que el Ayuntamiento no ingresa nada por ese concepto. Ahora las ocupa la obra “Insurrecta” de Borondo, prorrogada hasta diciembre. Bueno, mejor un poco de arte que un anuncio del último coche eléctrico en el mercado. Ya, ya se, el coche dejaría algo de dinero a las arcas municipales y Borondo no, pero el arte eleva el espíritu. ¿No?

¡Zas! Ya me he dado de bruces con el departamento de Cultura donde su titular, Gina Aguiar, parece acorralada por las peticiones de dimisión de toda la oposición por un “quítame allá una licitación que esto lo hago yo con contratos menores y esto va más deprisa”. La cosa ya ha puesto a Podemos enfrente de los socialistas del Ayuntamiento y veremos si IU acaba también pidiendo que se marche la edil y si eso puede abrir cisma en el equipo de Gobierno. Ya se lo contamos la próxima semana.

No está la alcaldesa por la labor de perder a su apuesta personal para la Concejalía de Cultura, donde entro Aguiar después de sacar del Ayuntamiento, antes incluso de tomar posesión, al electo Jesús Antonio Pacual, para que corriera la lista. Pues si es por turno, corriendo la banda y haciendo estiramientos ya debería estar María Fuencisla Yagüe. Bueno, ya veremos si hace falta el cambio y quién sale al final del banquillo.

Hala, al deporte que hoy tengo olímpicos que mencionar, que tenemos dos con desviación de los huesos propios de la mano por mantener cruzados los dedos todo el día deseando que la cita de Tokyo se mantenga este año y el virus respete. El atleta, Javier Guerra, y el palista, David Llorente recibieron agasajos de los presidentes del Ayuntamiento capitalino y de la Diputación. Éxito a los dos este verano.

Voy terminando que ya se me va marchando la cabeza a la luna, donde casi estuvieron los alumnos de sexto, del Claret, que establecieron videocontacto con la Nasa para recibir explicaciones directas del segundo de operaciones de vuelo de la última misión americana a la Marte, Fernando Abilleira, que fue estudiante de Claret y que les explicó todos los detalles del trabajo del vehículo Perseverance. ¡Gran experiencia!

Cresterío de Claveles. (Juan Pedro Velasco)

¿Ve? Unos por la luna y otros cayéndose en la zona del Risco de los Claveles donde ha habido que rescatar a otra persona a base de helicóptero, algo demasiado habitual en ese punto. No, si ya leí yo por ahí eso de que a la montaña le hace falta que se acabe la pandemia. Será para recuperar.

Le dejo que tengo que hacer la guardia alrededor del inmueble ocupado en Palazuelos donde el ocupa ha llenado la finca de carteles advirtiendo que hay alarmas instaladas, para que no se cuelen los intrusos. Tiene lógica que al final uno acaba en chistes de esos del tipo “Va un ocupa distraído y le ocupan la casa…”, o alguno así. No, no. Alarma al canto. ¡Y un perro si hace falta!

Esto… Ya sé, lo está haciendo todo bien y yo se lo agradezco pero, por favor, cuídese. No afloje.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

9 Comments

  1. La pregunta de cum laudem, señor Verdugo ¿De qué partido son?: de últimas, de ninguno. Simples buscadores de empleo, de seguir aposentados hasta la jubilación o mejor remuneración económica. Fíjese hasta dónde llega la cosa de que algunos (o -unas) no son capaces de distinguir lo que es fascismo (¿o sí?, que sería peor) ¡Santo Dios! en que curso se quedaron…
    Mucho regenerador de política venía y son simples mercenarios al mejor postor.
    Ah! y no olvide, aquí no hay “frentes de batalla”, ni “mociones censura”, ni “covid19” que valga. Todo gira a ‘bebercio sí, bebercio no’ (Madrid volverá a cambiar eslogan: “Beber o tiranía”). Lo demás, cambios de chaqueta con poltrona y sueldo (más sueldo, claro), defunciones camufladas en lo que sea, es secundario y daño colateral; lo único e importantísimo: beber, beber (ya lo dijo alguien ¡Viva el vino!).
    Por lo demas, gracias por su fresco noticiero semanal. Al menos alegra usted la mañana. Nos cuidaresmos, cuídese 😉

    Post a Reply
  2. Lo mejor de estos días es la desaparición de Ciudadanos, que no vale para nada y el “Harakiri” del Coletas que abandona el Gobierno. Esperemos que para siempre. Tampoco valía para nada. Imagínense a Churchill en 1940, diciendo que se va a otro puesto en plena Batalla de Inglaterra. En España, con la que hay montada, este pájaro huye a otro puesto para ver si destruye Madrid. Lo del Psoe y sus mociones es de chiste. Esperemos que sea el comienzo del fin de la Dictadura de Sánchez que no ha traído nada bueno a España.

    Post a Reply
    • Sí, que sólo quede el partido unificado del caudillo. Y que empiece una dictadura fascista a la ‘madrileña’ o el de los ‘chat militares-matarile’ (sin problemas legales por largar y amenazar, pero tan cenutrio como el del berzas que está entre rejas). Chat que apela a matar a millones de españoles por no pensar como ustedes. Cuánta gana ¡eh! ‘dicidos’ 😉

      Post a Reply
    • Aquí el único que ha matado a 100.000 personas es el Psoe.

      Post a Reply
      • Pobre argumento. Cualquiera con dos dedos de frente y, aunque sólo tuviera una neurona sabe que ha sido una pandemia (eso sí, en alguna Comunidad, dado lo menguado de su Sanidad por dejadez política ha sido mayor)

        Post a Reply
        • Eso se lo preguntas a los muertos antes de la Manifa del 8m, cuando no era necesaria mascarilla, habrá uno o dos casos, hemos vencido al Virus, vacunados todos en Verano… Alguna verdad han dicho o hecho algo bueno??

          Post a Reply
  3. ¿Audaz maniobra la del señor Iglesias? Más bien inconsciente. Pero es lo que tiene el creerse un ser superior.

    Post a Reply
  4. Se llama “Superioridad moral / cultural de la Izquierda”
    Va desde el coletas hasta nuestra querida concejala de cultura.

    Ven la vida desde su pedestal.

    Post a Reply
  5. Liberalismo o populismo

    Según la Real Academia, el populismo “es una tendencia política que pretende atraerse a las clases populares”; un movimiento de origen ruso originado en el siglo XIX. En España, en este momento político, la versión actual del populismo la encarna Podemos. Fue en Madrid, el año 2011, cuando nació el movimiento de “indignados” en aquella acampada de varios días en la Puerta del Sol. Allí, prendió el verbo mesiánico de Iglesias y germinó un conglomerado de grupos iluminados por la antigua ideología comunista. En pocos años, el número de descontentos anticapitalistas creció. En 2015 consiguieron una representación parlamentaria de 69 escaños. Tiempo después, la actividad mediática de Iglesias y los conflictos callejeros llevaron al caudillo comunista a compartir gobierno con Sánchez, lucrando una vicepresidencia. Durante catorce meses desempeñó el cargo y, un tanto agotado, ayer 15 de marzo (coincidiendo con los “idus”) lo abandonó, de modo sorprendente. Él pretende explicarlo adoptando el papel del humilde militante comunista que, reclamado por el alto deber de enfrentarse a la “derecha criminal”, abandona el gobierno del país, y se presenta a las elecciones del próximo 4 de mayo, que acaba de convocar la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.
    La decisión del líder no ha sentado nada bien a algunos partidos de la oposición en la Comunidad de Madrid. Las maneras autoritarias del antiguo líder, que prometía regenerar la democracia desde la ultraizquierda, han sido duramente criticadas por la lideresa Teresa Rodríguez, antigua coaligada de Podemos en Andalucía; se considera “traicionada” y califica a Iglesias de “inmaduro”. Quizá su inexplicable decisión de renunciar a la omnímoda vicepresidencia, obedece a una operación de largo alcance: ¿disputar la presidencia a Sánchez, cuando convoque elecciones? Quizá, en menos de un año.
    Mientras tanto en Madrid, el 4 de mayo, Iglesias y otros contendientes se enfrentarán a Díaz Ayuso. Comunismo versus liberalismo. Dos visiones de la política, de la cultura y de la vida. Nada más contrario al populismo que la política de Díaz Ayuso. Desde hace 16 años nadie ha sufrido una subida de impuestos (de donaciones o de sucesiones). Hay 13 hospitales públicos y más de diez mil sanitarios. A pesar de las duras condiciones impuestas por la pandemia y la inoperancia de Sánchez, la hostelería puede respirar. Las inteligentes medidas para combatir los contagios están dando resultados, sin asfixiar la economía de los establecimientos. Esto no es populismo (sinónimo de demagogia); esta es la realidad, consecuencia de la política liberal. La política que se dirige personalmente a los ciudadanos, no a las masas manejadas por el socialismo o el comunismo.
    Desde siempre, a uno y otro lado del Guadarrama, Segovia y Madrid han cultivado una mutua afinidad. No sólo por motivos económicos. No hace falta explicarlo. Es connatural, hay más nacidos en Segovia viviendo en Madrid, que residentes en Segovia. Gracias a un eficaz transporte (AVE o autobús) varios cientos de pasajeros cruzan diariamente de un lado a otro de la sierra. Nadie se imagina lo contrario entre dos regiones hermanas, con una larga historia común y con gobiernos del mismo partido político.

    Miguel Ángel Herrero

    Post a Reply

Responder a Juan Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *