web analytics

Firmas apretadas, traiciones públicas y músicas machaconas

Andaban los plumillas cabreados por lo angosto del aula en la que se celebró la firma de los documentos que parece —ya he visto más actos así antes de elecciones y después…— que pondrán por fin en marcha la segunda fase de construcción del Campus después de rebajar el precio de las obras ¡en una quinta parte! solo eliminando remates y adornos innecesarios, dicen.

Los redactores estaban apretados y sin visibilidad en las últimas filas, como los alumnos malos, que los buenos — vicerrectores, arquitectos y políticos— estaban en las primeras, colocados para la foto. Debía ser importante la cosa, que vino la consejera de Agricultura, Clemente, (digo yo que a apoyar a su compañero de Educación, Mateos) y se colaron —literal— el presidente de la Diputación, Vázquez, y la subdelegada del Gobierno, Sanz, que se sentaron en primera fila sin tener reserva.

Tampoco estaba invitada —y pasó de colarse, claro— la alcaldesa de la ciudad, Luquero, que mire, esa misma tarde andaba preguntando al delegado, López Escobar, si sabía que la ciudad tiene algo que decir sobre esos terrenos. Anda, que si ahora el ayuntamiento se pone quisquilloso…

La construcción que los técnicos conocieron por las llamadas de ciudadanos.

La construcción que los técnicos conocieron por las llamadas de ciudadanos.

También hay quien empieza las obras por su cuenta, como en el hotel Acueducto, donde andaban construyendo un fantástico mirador, parece que sin permisos, que lo dice el Ayuntamiento en una nota apresurada, la misma en la que reconocen que si los inspectores han ido a mirar qué pasaba, ha sido por la “alarma ciudadana” o si lo prefiere, porque les llamaron varias veces. Estarían ocupados, hombre.

Otros hechos asombrosos han acontecido esta semana. Ahí tiene lo del CAT, un edificio que queda como “marrón” para los siguientes electos, presentado sin embargo a medio terminar sin pudor alguno a los periodistas, más pendientes de ver lo que a pie de obra decía Luquero de Giráldez, o al revés… Pues nada: la alcaldesa haciendo ejercicio de buenismo poniendo paños calientes a la nueva traición y el empresario, consumándola en público anunciando con una sonrisa que se va en abril dejando en cuadro al Gobierno en el que le colaron de rondón en 2011.

Más limpia será la salida de la concejala de Tráfico, Andrés, que ya anda buscándose las habichuelas en su trabajo de médico, tanto que renuncia al sueldo municipal aunque, eso sí, será disciplinada concejala socialista hasta junio.

Valverde, de momento (hay tiempo) callada, y en el mundo de los concejales de final de etapa confusa, pues ahí está Arranz, el hombre camaleón que en tres meses de delirante deriva “política” ha pasado del rojo al morado y de ahí al violeta, tono elegido para el partido para el que ha formalizado la petición de inscripción… Qué quiere que le diga. Pues que ardo en deseos de saber quién más ha firmado la petición, quien pone la pasta y si realmente, ese partido llegará a serlo o solo era el fruto de otro día tonto de ideas peregrinas.

En el lado contrario, en el PP, pues ya ve, medio contentos, que la candidata Fernández está haciendo ese aterrizaje suave que le permite el revuelto del PSOE… Los suyos la arropan y dan alas y en Burgos hasta la subieron al escenario, a modo de ceremonia de iniciación, para que actuara ante el staff y todos los números uno a la Junta, entre ellos, la de Segovia. Clemente, claro.

Así qué ahora, lo que toca es completar las listas municipales y en esas quinielas para la capital, pues ya me suenan otra vez nombres de docentes. En uno, uno que ya está repetido en los mentideros en los últimos meses; y en el otro, pues otro algo más sorprendente por novedoso. Y no digo más, que en la redacción están muy misteriosos con esto y no me dicen nada.

Seguro que en su barrio también resuenan cada tarde los ensayos de las músicas de las cofradías. Quizá esos entusiastas grupos deberían preguntarse si a todo el mundo les apasionan, como parecen creer, las machaconas trompetas y tambores que hacen sonar en la vía pública desde hace meses o quizá debieran plantearse ensayar en sus propios locales…

Mire que les puede pasar lo que a “La Bandeja“, ese cuarteto de amigos integrado, entre otros, por Luis Peñalosa que cada martes desde hace más de tres décadas amenizan con la música de sus instrumentos su recorrido por los bares descasco antiguo. Un turista, cordobés él, no pareció entender el carácter lúdico y tradicional de esas músicas nocturnas y denunció al cuarteto, cuyas matrículas apuntó la Policía Local. La cosa anda por los despachos de la Junta que es la que tramita estas sanciones, si las hubiere.

Estaba en la inminente Semana Santa, que andan las cofradías pidiendo más dinero y tras las instituciones, miran con la mano tendida a hosteleros y comerciantes para que se retraten.. Nadie ha contestado, que yo sepa. Por cierto, lo de las sillas en la plaza Mayor —ya sabe, una idea justificada como servicio a los más mayores— resulta que no se hará, que entre permisos y montaje, la recaudación del alquiler no cubriría gastos y claro, para perder dinero… Todos de pié, también los viejos, como toda la vida.

Los bloques de viviendas en alquiler en La Albuera.

Los bloques de viviendas en alquiler en La Albuera.

A ver, que se me acumula el trabajo para el último párrafo. Casi 300 divorcios se firmaron en Segovia el año pasado. Me acuerdo de esto porque el Ayuntamiento ha puesto en el mercado 25 viviendas a 100 euros de alquiler y tienen preferencia las familias monoparentales, entre otras. No discutiré, que luego me dicen que voy contra los tiempos, pero sepa que me quedo con ganas.

Hago notar que este asunto se presentó a dos meses de elecciones y para anunciarlo se juntaron la alcaldesa y dos concejales (de los que siguen).

En el lado contrario, si uno es de posibles, en breve podrá ir al hotel Sirenas reconvertido en un cuatro estrellas si se cumplen los planes remozadores del grupo Sercotel, nuevo gestor del negocio. Fíjese que cada vez que miro esa mole desde la Piedad solo puedo preguntarme quién puñetas autorizó esa construcción sobre la muralla.

Lo mismo es el mismo, o parecido, que el que dejará que se haga una escuela de conducción en nieve en Navacerrada. ¡Anda que no lo van a pasar bien los madrileños que lo paguen! Lo de proteger el entorno natural, otra bobada, claro.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

4 Comments

  1. Pues si ese del que habla es el mismo que yo pienso, uno muy rentable para los del PP que lo mismo les monta campañas electorales que actos para pillar ideas y que la calle tan pronto le propone de alcalde como de concejal no se porque me da a mi que al final se queda con sus alumnos. ¡¡¡¡Que los que mandan disfrutan mucho de su Juego de Tronos!!!!!

    Post a Reply
  2. Lo del mirador del hotel, es natural que lo tuvieran que denunciar vecinos, usted ha visto alguna vez a los responsables patrimoniales hacer algo más que rutas por la ciudad, de las que puedes ir saltando de una a otra (saltando por decir algo, con dar un pasito de lado, ya está): ruta del canal soterrado del acueducto vs ruta de Camino Santiato vs ruta Santa Teresa vs ruta San Juan de la Cruz vs ruta Judería vs… si que esta ciudad da pa lo que da, pero vamos por salir en los papeles, de viaje y gastar dinero en símbolitos y panfletos ¡pa que están los impuestos! Además qué más les da si tenemos cientos de coches y buses a los pies del principal monumento de nuestro Patrimonio de la Humanidad. Por cierto don Justo no puedo dejar de acordarme, después de ‘escuchar’ su comentario de la retumbadora tabarra tamboril, un agradable e inolvidable paseo por uno de esos paises que, ahora mismo, viven una ecatombe civil de guerra, y la tabarra diaria, vía sermón repetitivo, con altavoces incluidos en algunas avenidas… qué poco nos separa a veces (salvando distancias… y barbarie). Saludos

    Post a Reply
  3. Si a las bandas de Semana Santa les dejarán un local como a otros grupos musicales no molestarían a sus vecinos ni pasarían frío ensayando en las calles. Y en cuanto a las sillas me surge una pregunta. Les ponen las mismas condiciones el Ayto a titirimundi, con su escalera de San Martín llena de gente y niños, o con las actuaciones en los patios cobrando entrada? Tienen plan de seguridad, seguridad privada y jefe de seguridad? Y en este caso la subvención es muy superior a la Semana Santa que es de 6000€ siendo el evento de mas participación social de la ciudad

    Post a Reply
  4. Esto de las subvenciones es de lo más curioso. ¿por qué tienen que utilizar mis impuestos para gustos de algunos? Te gusten o no los tambores o los títeres, por poner un ejemplo, o lo que sea (incluso ambas cosas o todo te puede gustar), al final apoquina el contribuyente, un local, un espacio público, una aduyita…, a veces para que cuatro vivan del cuento. Miren ustedes, cada uno que aguante su vela y utilicen los impuestos para lo que hay que utilizarlo: el bien común y dejen de recortar lo qué sí es beneficio y ha de estar al alcance de todos: la sanidad, la educación o el trabajo digno. A cada cual, iluminado o no, que se le ocurre un nuevo eventillo o asociación, aunque haya mil iguales, hay que subvencionarlo y si no a pedir aduyitas y a quejarse por los medios de comunicación. Cada uno que apoquine sus gustos y ante todo, háganlo recogiditos y molestando lo menos posible a los que no compartan sus ideas o quieran descansar. Ya está bien de mirarlo todo con la lupa del negocio, el ‘bien de interés sideral’ y el ego personal de cuatro iluminados.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *