web analytics

Cuidado con las chisqueretas

Pues otra vez y para cuatro años más los bomberos de Segovia prestarán sus servicios a toda la provincia en base al acuerdo entre el Ayuntamiento y la Diputación que vale unos 270.000 euros anuales, así en cifras gruesas. Hombre, la cosa tiene inconvenientes cuando toca acudir a un pueblo lejano, como ocurrió hace unos días con el incendio de una casa en Grajera (a una hora de la capital) al que se llegó al humo de las velas. Pero mire, es más barato que otros sistemas que doten a las comarcas de parques propios y además no hay que pensar, que el sistema está automatizado… Pues nada, hasta 2023 por o menos.

Si me preocupo por el servicio de extinción es porque últimamente veo al personal, como diría yo, ¿crispadillo? Y claro, surgen chispas y llamas aquí y allá, últimamente con demasiada frecuencia. Mire, por ejemplo, el Ayuntamiento de El Espinar donde subió la temperatura a cuenta de una moción de Vox, contra la Ley de Violencia de Género, entre otras cosas, que tuvo apoyos de ida y vuelta de PP y Cs.

Aparte del espectáculo de los días previos, el despliegue policial en torno al pleno y el desalojo del salón de plenos en el que se debatía el texto por orden del alcalde —calentón de Figueredo— me llama la atención la actitud de los políticos, no en las sedes de Gobierno, que también, sino en redes sociales. Chusco —es el mejor término que se me ocurre— es que un alcalde y un diputado y secretario provincial como José Luis Aceves se amenacen con denuncias y se respondan con algo parecido a “aquí te espero” con tonos que recuerdan las mejores broncas de bar. Hala, viajecito de los bomberos con motobomba y autoescala aunque algo me dice que la extinción va a tardar lo suyo que el municipio de marras es ideal, por reparto político, para los que alimentan la idea de polarizar el mundo aunque sea peligroso.

Esas ganas de simplificar en bloques también se han visto en el Ayuntamiento de Segovia donde es habitual escuchar términos como “las derechas” o “el frente de izquierdas”, cuando en realidad hay cinco grupos municipales. Durante el pleno, el portavoz socialista, Jesús García, advirtió muy serio y aparentemente ofendido al popular, Pablo Pérez, de que se abstuviera de hablar del “frente de izquierdas” aunque sólo unos minutos después la alcaldesa, Clara Luquero, soltaba la perla de que “la derecha considera superfluas las políticas de Cultura”, aunque luego matizó que la cosa era “en general”, no por un partido concreto de los representados en la cámara municipal. ¿?

Bueno, en esa sesión se aprobó el presupuesto porque funcionó la alianza de PSOE e IU y Podemos-Equo aunque dependiendo del momento en el que uno pillara el discurso previo del morado, Guillermo San Juan, podía llegar a dudar si iba a votar a favor o en contra, que fue un “si” pero repleto de críticas. Ojo que San Juan cuestiona cómo, dónde y cuánto se invierte en actividad cultural en la ciudad y eso es como mentar la bicha a la alcaldesa, que habla de revisar cosas como la Juan de Borbón, Titirimundi u otros saraos “sagrados” para los socialistas. Bueno, en los próximos meses vemos si funciona más la mano izquierda o lo hace la derecha, que quedan tres presupuestos más por aprobar en este mandato…

Otros focos de chispazos se los puede encontrar uno hasta en lugares que uno no imaginaría, como la Ciudad Deportiva, donde los atletas conviven en algunas jornadas durante sus entrenamientos con los jugadores de la Gimnástica Segoviana y claro, una corre, el otro chuta… Un balonazo en la cara, de los que pican, de una atleta que no recibió peticiones de disculpas por el lado de los futbolistas ha incrementado la tensión que se viene acumulando a otros “roces” que se producen por el desarrollo diario de actividades aparentemente incompatibles pero en el mismo espacio, que lo he oído en la emisora local de la Ser durante un partido de la Sego. Pues en la Albuera, dejamos un retén. Por si surgen llamas.

No hubo discusión en la entrega del premio europeo de folklore “Agapito Marazuelaentregado al museo etnográfico de Sabiñánigo y ni siquiera hubo quejas, más bien se celebró, que el acto se aprovechara, ya que estamos, para rendir homenaje ¡A Machado! que no sé si se ha enterado de que ha sido el centenario de su llegada a Segovia. Si mi abuela sabía lo que se decía con eso de que “lo poco gusta y lo mucho…” Ya acaba 2019, tenga paciencia.

Lo que espero que siga manteniéndose como un remanso de paz es el complejo de la Fuencisla y su entorno, más ahora que allí se han acomodado media docena de monjas Carmelitas Samaritanas para atender la Casa Rectoral y el propio santuario. Las monjas llevaban tiempo buscando casa en Segovia, que ya se interesaron hace un par de meses por el Santuario del Henar en Cuéllar, de donde han anunciado que se van los monjes, también carmelitas, que están allí desde hace casi cien años. Bueno, pues lo de dejar un santo vestido y al otro en porreta. Otra del refranero de mi abuela.

Voy acabando que quiero ir a recoger unos sacos de sal no sea que me pille el toro con las nieves aunque no se, que este fin de semana se activó por Aemet otra alerta por nieves en Segovia para este domingo y no ha caído ni gota en la capital, como ya pasó hace un par de semanas… Bueno, a ver si la próxima aciertan que he visto que viene una niebla…

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

1 Comment

  1. Carmelitas son las monjas de la granja, muy mayores por cierto, por que no fueron allí es un convento muy grande y hay muy pocas.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *