web analytics

C’s se abstiene en la moción de Vox en El Espinar y el PP lo tumba todo

Desalojos aparte, el pleno de la discordía en El Espinar empezó con la admisión a trámite de una moción de urgencia de PSOE e IU, leída a pachas por la portavoz socialista Alicia Palomo y Jacobo Peñas (IU), concebida como un cántico a las leyes contra la violencia de género a modo de desagravio por la que a continuación tenía previsto presentar Vox. La moción de izquierdas terminaba sustanciada en ocho puntos, uno de ellos, en clara referencia a Vox, instando a aislar a aquellas voces que arremeten contra “las leyes que impulsan la igualdad y la protección de la mujer”.

En la defensa del texto, Peñas recordó que “hay una violencia específica contra las mujeres resultado de un sistema social que privilegia a un género sobre otro”, manifestó su “rechazo a los posicionamientos políticos que intentan ocultar la violencia de género y dejar sin nombre a las mujeres”.

Palomo empezó dando lectura a los nombres de las 52 víctimas de violencia machista que llevamos en 2019, murmullos entre el público cortados por un primer aviso de desalojo del alcalde, y Palomo que cerraba turno con una pregunta: “¿Hay alguien en la sala que niegue la desigualdad estructural que padecen las mujeres”. Aplausos.

La oposición abandona el pleno.

Gascón se despacha a gusto

Una de las incógnitas era cuál sería el papel de Ciudadanos, Jesús Gascón, concejal encargado también de llevar la comunicación del equipo de Gobierno y que se caracteriza por no tener pelos en la lengua y ser el principal azote del legado de la anterior corporación, presidida por Palomo. No decepcionó Gascón, que de buenas a primeras insertó toda la polémica de las mociones en la visión monocolor de la libertad que tienen las izquierdas. “La única libertad es la suya —les decía a socialistas y al de IU— y difaman a los que no piensan como ustedes”. Para a continuación arremeter contra el despotismo de Palomo, recordar que su partido es el de Largo Caballero, y citó al respecto varias frases antidemocráticas e históricas al que fuera presidente socialista del Gobierno de la II República en 1937, mencionando de paso la sentencia de los 680 millones de euros condenatoria a dirigentes socialistas andaluces. Se quedó bien ancho.

Realmente el de Ciudadanos le dejó el listón bien alto a Montserrat Sanz, de Vox, que además es la concejala de servicios sociales e igualdad, pero Sanz se reservó para la defensa de su moción, limitándose poco más que a denunciar el sesgo partidista de la moción del PSOE e IU a la que por supuesto iba a votar en contra.

Por su parte, Javier Figueredo, asumiendo la portavocía del PP, afeó a Palomo y Peñas no haber entrado a pactar una moción conjunta y hacer partidismo “faltando al respeto a la gente que lucha por erradicar esta lacra social”.

El debate posterior se diluyó en si realmente hubo intento de moción conjunta o no. La oposición decía que no y el equipo de Gobierno que sí. Se lleva a votación la propuesta, derrotada por los cuatro votos del PP, dos de Vox y el de los naranjas, frente a los cinco de la oposición.

Tocaba entonces debatir la moción de Vox, que pretende derogar la ley de violencia contra la mujer por un cúmulo de razones de no fácil comprensión. Fue en ese momento que alguien interpeló de “fascista” a Sanz y se desalojó la sala, con los ediles de la oposición abandonando igualmente el pleno, que continuó sin público.

Vox, paladín de homosexuales

Así que el debate quedó en un mano a mano entre los concejales del equipo de Gobierno.  “Tras la campaña de desprestigio que he venido padeciendo, he venido más convencida si cabe de defender esta moción”, explicaba Sanz. ¿Pero qué tienen contra la ley de violencia de género? Pues básicamente que no están conformes con el nombre, en tanto que la violencia de género no cubre otros casos de violencia doméstica o familiar, nomenclatura preferida por los de ultraderecha, y Sanz puso el ejemplo de qué pasa con hombres homosexuales que sufren maltratos de sus parejas, o de lesbianas que sufren maltratos de su cónyuge. “Tal como está, la ley solo defiende a la mujer heterosexual”, señalaba la de Vox, explicando que precisamente su formación lo que demanda es cadena perpetua para los violadores y endurecer las penas a maltratadores. En otras palabras, lo que Vox quiere es una ley más dura todavía pero que no allane los derechos de los hombres para que “mi hija esté protegida y mi hijo no esté desamparado”, y mira tú por donde, de paso velar por los ciudadanos LGTB víctimas de maltrato conyugal. Para concluir la de Vox dijo que “no somos demagogos ni fascistas”.

Ciudadanos se abstiene

Tocaba turno a Gascón, que empezó destacando su compromiso en la lucha contra la violencia desde la igualdad para poner el énfasis en la campaña de desprestigio que tanto él como Vox han tenido que soportar por “pensar diferente” y “la cerrazón de un repugnante partidismo”, dijo. Ahora bien, el de Ciudadanos —amenazado de expulsión por su partido si apoyaba la moción, aunque parece que eso es algo que a Gascón no le quita precisamente el sueño— no quiere ser “causa de enfrentamiento entre vecinos”, por lo que anunció su abstención y acabar así con “este gallinero insidioso”. Hombre ilustrado, Gascón concluyó citando a Unamuno, frase completa. “Me ahogo, me ahogo, me ahogo en este albañal y me duele España en el cogollo del corazón”.

De momento, y en ausencia de la oposición, iba ganando Vox. Decidían los populares, cuya portavoz se salió por la tangente leyendo un extenso documento “made in Genova” en el que fija su posición al respecto para terminar anunciando el no. Resultado por tanto, dos votos a favor, una abstención, cuatro en contra. El Espinar no está por la derogación de la ley de violencia de género.

Concejales de Vox y Gascón, a la derecha, de Ciudadanos.

 

 

 

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

4 Comments

  1. Vergonzoso,penoso, abobinable, deleznable, yo soy de La Granja, pero si pasa esto aquí me piro de mi pueblo, por suerte no pasa, que asco

    Post a Reply
  2. Yo vivo en el La Granja, pasa igual o peor. Dese un repaso por el.

    Post a Reply
    • Perdón: Que pasa en La Granja?

      Post a Reply
  3. El tipo ese de Ciudadanos debería pasarse a VOX, le irá mejor, es un ambiente más receptivo a sus ideas. Bueno, en cuanto desaparezca ciudadanos no le quedará otra.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *