web analytics

Caravanas, turistas y gentes de otros sitios

150404-Turistas-Plaza-Mayor1(g)

¡Chico! He pasado unos días terribles entre turistas, guías y captadores de clientes a base de menús repletos de judiones o sopas castellanas y cordero o cochinillo. Todo a muy buen precio. Lo de la prohibición aquella de los veinte metros alrededor del acueducto parece que se ha relajado en estos días. Como el aparcamiento, que esto ha sido jauja. Otra vez. Eso sí, lo del espacio para caravanas inaugurado hace unos meses, un éxito. Parecía que hubiera una feria en la plaza de toros.

El caso es que ha llegado el maná y aquí anda todo el mundo exultante: los de turismo (municipal y provincial) con sonrisas repletas de dientes, que la ocupación ha sido “casi total” —el término me hace gracia, debe ser modestia—. Si hasta el presidente de los hosteleros, Duque, ha declarado ya el inicio total de la recuperación en su sector. Bien, si no se lo hubiera oído ya y lo ligeras que me parecen algunas opiniones.

Paréntesis para una queja. ¿Piensa alguien que con mi parca pensión y las escasas remuneraciones —toma reivindicación laboral— que me dan los de este periódico puedo permitirme el lujo de tomar una cañita o un vino a los precios que se sirve en la plaza Mayor y entorno? Pues eso. Así, ni relaxing caña, ni ná.

No soy muy de procesiones, pero tengo tres nietos “moritos” a los que pensaba iniciar en el misterio de la Pasión mediante la explicación, paso a paso, de la procesión de viernes Santo. “En cada imagen les suelto una historia novelada y los atrapo”, me dije. ¡Ja! Dos horas y media de lentísima procesión; el recogimiento del público en caída libre y abandono del intento en cuanto los chavales perdieron el hilo de la historia (creo que pasaba el Flagelado).

Claro que reconozco el inoportuno parón por reventón de la rueda de la carroza de El Cristo del Mercado —anda que lo que no pase aquí— cambiada a base de levantar los cofrades el vehículo a pulso, como corresponde, que yo por mi paso… Por cierto, si me he quejado de que las bandas de cornetas y tambores ensayen por las calles, justo es decir que el resultado de tantas horas, por lo oído, me ha parecido más que satisfactorio. Muy bien.

hERRERADESTACADAY así hemos rematado la semana que empezaba con otras carreras. Las de última hora de los políticos, que desde que se convocaron las elecciones, a fin de mes, ni pueden inaugurar con pompa, ni pueden publicitarse hasta que empiece la campaña. Aquí hemos tenido la visita del presidente regional, Herrera, criticada, claro, por los socialistas locales mientras acompañaban a su aspirante autonómico, Tudanca, por la provincia. Se achacan el uno al otro tener desatendida esta provincia salvo en elecciones. Y yo se lo confirmo a ambos.

Lo del PP fue todo un acto de partido en el que ya sabe, que hay que fijarse en el personal. Tiene sitio fijo y espacio en el escenario la candidata en la capital, Fernández, —dice Besa que aún necesita unas horas de vuelo— y otros, como el diputado Monsalve observaban de pie. No sé si llegó tarde o es que se sentó demasiado pronto.

Nuria-Alonso1(g)En esos mismo pasillos fue donde oí la sorpresa que encerrará la lista autonómica del PP segoviano, donde ya sabe que el uno y el dos tienen el nombre de Clemente y Sanz Vitorio. En el tres llega la novedad, donde dice que va Nuria Alonso, la presidenta desde hace 18 años de la asociación de mujeres y familias del ámbito rural (Anfar). Veremos, que la lista oficial está al caer.

A ver, que esto de las candidaturas va a toda leche. En la de Fernández, van tres arquitectos —y encima lo del presidente colegial, Miranda, ha generado críticas de algunos compañeros de gremio— de ocho que nos han contado hasta ahora (el PP ha optado por decir nombres de tres en tres) y Mercedes Sanz, la actual concejala, ha dicho no a la propuesta de repetir.

Los de Podemos han elegido a Natalia del Barrio, al parecer muy bien considerada por sus compañeros de formación en la región, para encabezar la lista morada a la Junta por Segovia; IU también despacha cualquier acuerdo electoral con los Republicanos y queda claro que va sola a las urnas; y Ciudadanos, que ha montado en tiempo récord ocho candidaturas, incluyendo Segovia.

La verdad, no sé cómo acabará esto. El juego político cada vez me parece más complicado, que yo si me tengo que jugar los cuartos lo hago a las chapas —una suerte de cara y cruz doble— que es una cosa muy tradicional de estos días en ocho municipios de la provincia. (Yo juego en Cuéllar y el otro día… gané).

Empiezan a ser como de casa los “conciertazos” ya desvelados para las Fiestas de la capital: Luz Casal agotando el segundo año de la misma gira y Leyva. Si estos o tienen ya casa aquí, por ahí andará. ¡Qué original todo!

Bueno. Para tradición de importancia, las torrijas de mi señora. Con su permiso. Voy por ellas.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *