web analytics

Unas cifras ajustadas, un estudio empírico y un poco de frío

Hemos vivido la “semana fantástica del aparcamiento” que es una de esas actividades que ofrece el Ayuntamiento de la capital en un completo programa que incluye de todo para entretenimiento del ciudadano. Desde querellas por prevaricación, la que ha admitido el juez del 5 contra, atienda: Clara Luquero, Pedro Arahuetes, todos los que han sido y son, concejales de Urbanismo, además de un técnico —leche, alguien le pide explicaciones “al técnico”— a partir de una denuncia de la concesionaria del parking de José Zorrilla por dejar usar la explanada del regimiento para aparcar gratis. Dice Luquero que está tranquila. Pues vale.

Las reparaciones en Claret ya son cosa municipal.

En el otro subterráneo, en Padre Claret, la cosa iba para tres millones y pico contra el Ayuntamiento, que ha preferido ir al trueque, en vez de aflojar el dinero, que las cuentas no están para trotes. A ese precio, la concesionaria ha “comprado” cinco años más de concesión a buen precio, que no pagará el canon de explotación nunca más —60.000 eurillos anuales— y se quita el muerto que era reparar la calzada y aceras de la superficie, que ya es todo para el Ayuntamiento.

Está muy bien porque “la gran obra de reparación integral de Padre Claret, bajo” va a ser un asunto de titular durante los próximos años y elemento de programas electorales. ¡Decenas de emocionantes titulares para mis amigos los plumillas! La empresa, por cierto, se quita de en medio en lo del parking de los Tilos para disfrute del Consistorio que dice que no quiere volver a abrir ese melón… Ya veremos.

La estructura de la estación de autobuses.

No es un aparcamiento, pero si el lugar de tránsito de los autobuses de línea. Me refiero a la campa de la estación de autobuses en la que la concejala, Paloma Maroto, parece que va de nuevo lanzada a la gloria. Verá, resulta que, con los plazos de final de obra cumplida, andan ahora mirando a ver si logran “obtener valores característicos que certifiquen los cálculos previos” —que eran “empíricos”, no crea— sobre la resistencia de los anclajes de la estructura montada en la campa. Los entrecomillados son de la nota de Alcaldía y la chapuza, si la hubiere (y tiene toda la pinta)… del maestro armero.

No crea que es solo en Segovia donde las contratas quiebran la tranquilidad de los gobernantes. Mire el hotel Isabel de Farnesio del Real Sitio, aquel gran sueño de hotel de lujo que ha acabado cerrado, claro, y también inundado, “creen” que desde el otoño por falta de pago de la electricidad. No haré bromas con las instalaciones de spa.

¡Anda! Los sitios de bañarse. Me viene al pelo para mencionar el cabreo de los usuarios de la piscina cubierta, Carlos Casado, que el jueves se encontraron sin calefacción, parece que por un problema de calderas. No, si cuando el tuerto mira a un sitio… Bueno, la instalación al menos tiene algo de dinero de los presupuestos y no crea que eso no tiene mérito que ya sabe que la pasta de inversiones se va en pagar la “compra” de los terrenos esos de las expropiaciones millonarias, echar más pasta al Cat y hacer un trozo de la obra que queda por hacer en la avenida de la Constitución, ya ve, “las bases del desarrollo futuro”, dice Luquero sin aclarar a que espacio de tiempo se refiere.

Una sesión plenaria en Torrecaballeros.

Caramba, he pasado antes por el alfoz y no me he dado cuenta de acercarme a Torrecaballeros, donde anda la cosa revuelta tras la decisión de la concejala de Podemos, María Jesús Gallego, de abandonar la disciplina de la formación morada pero quedándose como alma libre en el Consistorio… En Podemos están que trinan reclamando el acta de la díscola —caramba, el mundo al revés. Creía que esto no pasaba en la nueva política— y el alcalde socialista, Rubén García, en una complicada inestabilidad. No se retire del aparato, que habrá más capítulos, a cual más interesante.

De Palazuelos, por seguir en la zona, le puedo decir que los accesos al pueblo estaban complicados el viernes, tras la nevada de baja intensidad que se produjo ese día. Aquí quería llegar yo. ¿Qué “temporal” es este que nos han vendido machaconamente en los telediarios en el que aquí, tierra de inviernos gélidos, hace un poco de frío y en Murcia nieva? Intolerable.

Bueno, la climatología al menos ha permitido que abran este fin de semana las estaciones de La Pinilla y Navacerrada, aunque sea solo en algunas de sus pistas, seis entre las dos.

Varias personas pasean por la superficie del Pontón Alto, este domingo.

Mucho mejor, sin duda, que arriesgarse a pasear sobre las aguas heladas del embalse del Pontón Alto, donde han acudido familias enteras a jugarse el tipo este fin de semana. No le tengo que explicar que si ninguna administración vigila el baño no va a haber allí nadie que vigile a los caminantes sobre hielo fino. ¿No?

Capítulo de espectáculos, que voy acabando. Por ejemplo, el del desfile de declarantes en la Audiencia Nacional por la trama Gürtel donde tenemos como representante segoviano al exdiputado Jesús Merino, del que hemos sabido por su boca que cobró 800.000 euros, en números redondos, por hacer informes sobre proyectos que nunca se ejecutaron que él seguía redactando —y el cliente pagando— incluso años después de haberse desechado. Todo con factura y declarado, no crea, que con tono muy serio dijo que no sabe nada de comisiones ilegales… Veremos qué opina el juez.

Jesús Merino, durante su declaración como encausado en el caso Gürtel.

Mucho más lúdica es la semana de celebraciones del bar Santana en su 25 aniversario —los mismo años que ha cumplido, por cierto, la edición segoviana de El Norte a los que doy la enhorabuena— que es un no parar de conciertos y exposiciones, seguramente más divertido que lo que se ve en San Fernando de Henares.

Ahora que estoy rememorando, en el bar Shout han vuelto por un día a la época de Nacha Pop donde se ha presentado el libro de imágenes, inéditas la mayoría, del grupo, recopiladas por la periodista Sandra Besadón. ¡Caray! Cosas como esta le hacen rejuvenecer a uno. Y a mi me va haciendo falta.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *