web analytics

La ciudad se queda los baches y perdona el canon aI aparcamiento de Claret

Pago en especias. El Ayuntamiento no gastará dinero en efectivo en compensar las pérdidas del aparcamiento de Padre Claret, ni tendrá que pleitear en los tribunales, donde las experiencias no son buenas, por el proyecto del aparcamiento de los Tilos tras alcanzar sendos acuerdos con la empresa Isolux, la otra parte. Saldar esas deudas no saldrá barato. Aparte de un pago “pequeño” de casi 200.000 euros en total para solucionar Los Tilos, la ciudad se hace cargo de la superficie de Padre Claret, necesitada de una gran obra; “perdona” 60.000 euros anuales por el canon de explotación del aparcamiento y prorroga la concesión de la explotación a Isolux otros cinco años más.

La empresa Isolux dejará de estar vinculada a la construcción del aparcamiento de los Tilos.

En el caso del aparcamiento de Padre Claret, la empresa reclamó el reequilibrio de sus cuentas por pérdidas de los años 2013 , 14 y 15 por lo que pedía 3,1 millones, a los que se han sumado los cálculos de pérdidas para 2016 alcanzando los 3,7 millones en total, demasiado dinero en cualquier caso para una ciudad obligada ya a demasiados pagos millonarios durante los próximos años impuestos desde los juzgados, por lo que el concejal de Urbanismo y Hacienda, Alfonso Reguera, se mostró satisfecho del resultado de las negociaciones, que también pondrán fin a la vía judicial que había abierto la empresa.

La contraprestación no es barata. La calzada de la avenida de Padre Claret, presumiblemente con una construcción deficiente desde su origen, se deteriora con enorme rapidez tras las obras de bacheo que periódicamente se han realizado desde la misma inauguración del aparcamiento, mientras que en ese tiempo, los propios técnicos y concejales han apuntado que la carretera necesita una gran obra que afiance adecuadamente la base de la carretera, una actuación que ahora deberá acometer el Ayuntamiento —y en los presupuestos de este año no existe esa consignación— y que supondrá un importante desembolso cuando se realice.

Además, la condonación del canon de explotación supone la pérdida de ingresos por valor de 60.000 euros anuales, excepto en las anualidades en las que se logre una rentabilidad del 14 por ciento, una cifra altamente improbable, por lo que en el Ayuntamiento se da por hecho que nunca más percibirá ese canon pese a que se confía en que la empresa tendrá beneficios a partir de este ejercicio de 2017.

La adecuación de la calzada pasa al Ayuntamiento.

A mayores, la explotación tendrá una nueva ampliación, de cinco años más, con lo que el contrato durará al menos hasta 2050. La concesión original fijaba un plazo de explotación hasta 2040, aunque la empresa ya solicitó, como ahora, un primer reequilibrio de cuentas en 2011 que se compensó concediendo la primera ampliación del contrato, similar a la de ahora. Entre ambas prórrogas, Isolux ha “ganado” una década más de explotación de la infraestructra respecto a lo firmado en el contrato original.

Isolux deja Los Tilos por 193.200 euros.

En las mismas negociaciones entre la empresa y el Ayuntamiento ha entrado también el segundo polo de actuación de la empresa en su relación con el Ayuntamiento de Segovia, a la que se adjudicó el proyecto de construcción del aparcamiento del Salón (Los Tilos), un contrato que incluía la redacción y tramitación urbanística del “Plan de influencia de los Tilos” para esa zona y la propia construcción de la infraestructura, que ahora se rescindirá para satisfacción de ambas partes ya que Isolux no quiere hacer la construcción.

Tampoco el Ayuntamiento tiene intención de hacer el aparcamieto, al menos en el medio plazo y en el planteamiento que actualmente contempla el Gobierno municipal está lograr la aprobación definitiva del Plan por el pleno “y parar”, es decir, sin intención de iniciar la construcción en el medio plazo pero dejando preparada esa posibilidad. Para Reguera, la operación permitirá al Ayuntamiento “recuperar la capacidad de obrar sobre la concesión del aparcamiento de los Tilos en función de lo que quieran los segovianos que se haga”.

La ciudad acabará pagando en concepto de “trabajos realizados por la empresa por encima del contrato” 193.200 euros de los que ya había abonado 97.600 y ahora pagará otros 95.600 euros, una cifra que el Ayuntamiento destaca que “está muy alejada del millón y medio que pedía la empresa”.

El acuerdo pone fin también al litigio judicial abierto entre ambas partes, que encuentran así el modo de romper unos compromisos mutuos llenos de inconvenientes, tanto para la empresa, como para el Ayuntamiento.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

1 Comment

  1. Las cosas claras y el chocolate espeso que decimos en estas Tierras. Los baches nos los hemos comido, automovilisticamente hablando, los segovianos todos estos año y a partir de ahora los acompañamos con patatas. Las patatas de volver a reinaugurar la calle con un nuevo rearreglo millonario a nuestra costa. Suma y sigue equipo de gobierno sentador de ‘bases desarrolladoras’, que dice la señora alcaldesa.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *