web analytics

Una muralla vieja, señales nuevas… Y Colilla

Hace cinco años de la muerte de un tipo fenomenal: Fernando Peñalosa, que lleva unos días acompañándome en mis pensamientos y en las ocho fotos suyas que han sembrado en la ciudad. ¡Chico, qué risas estamos haciendo juntos acordándonos de cosas!

Y mire que llevo unos días que no paro quieto, que cuando uno tiene cierta edad, pues tiene familia y ya sabe: se quedan con el abuelo por turnos rigurosos en las casas de los pueblos de cada una de mis nueras (¡benditas mujeres!)… Como un zascandil me han tenido hasta esta misma mañana sin dejarme acercar a un ordenador y obligándome a disfrutar de tanta fiesta.

A ver, tres referencias y que me perdonen los muchos que no cito: pues Carbonero, porque han llevado al pueblo a la Virgen del Bustar, que hacía trece años que no acudía a la iglesia de San Juan Bautista. La ocasión es grande, que se han visto por la localidad hijos del pueblo que no regresaban allí desde hace décadas.

También Aguilafuente, que allí se ha presentado el libro “Aguilafuente. Una mirada al ayer”, que es un trabajo que ha coordinado Luis Besa (si, yo también rindo pleitesía a los jefes ¿Qué pasa?) y que ha editado el Instituto de la Cultura Tradicional. Excelente documento. Eche un vistazo si puede.

Y quiero destacar el jolgorio en La Granja, sobre todo para saludar a unos vecinos, los del Real Sitio, que merecen la fiesta de San Luis porque últimamente no paran: que si las cuentas municipales ni se presentan, que si el aserrío se vuelve a estancar, que si el alcalde Vázquez, que hace meses dijo que no repetía candidatura, ahora dice que sí, que se presenta otra vez

Fíjese, que ya ha aparecido alguno que dice que lo que quiere es asegurarse el sueldo —qué cosas dice la gente— no sea que la aventura esa de ser secretario regional (y de paso, aspirante a presidir la Junta, ya que estamos) no le salga bien al final. Bueno, ya tiene el apoyo público del senador Montes… Va buena la cosa.

Hombre, si estoy de pueblos, la noticia de la semana ha sido en Coca, que se han encontrado la muralla vaccea en una de esas excavaciones arqueológicas veraniegas. Dos mil y pico años tiene la pared de adobe.

Y es que en esta tierra, das una patada al suelo y te sale un recuerdo del pasado. Ha pasado en el edificio del seminario, donde acaban de terminar unas obras y ya andan empezando otras… Por la zona (la más alta de la ciudad y junto al canal del acueducto), ya verás como aparece un romano o dos y mire que eso no es lo que corre más prisa a los dueños, que lo que están buscando con urgencia es ocupantes para el vasto espacio, que eso no se mantiene solo. ¡Lo que cuesta mantener el patrimonio!

En la calle también se hacen obras pero como los presupuestos están como están, cuando antes se asfaltaban doce calles con una capa bien gorda, ahora se echa brea en un cuarto de la calzada o se tapan unos baches lo mejor que se pueda. ¡Maldita crisis!

Eso sí, se vende bien, que las notas de prensa son en estos días tesoros en las redacciones… ¡Pues no han colado la instalación de las placas con el nombre de las calles del barrio de Ciudad y Tierra como un gran servicio! Pero hombre, si hay gente allí viviendo hace años teniendo que explicar a las visitas cómo llegar a su casa a base de croquis. Tarde, llegan tarde.

Pero mire, si quiere ver el rizo del rizo, ahí tiene al director de Patrimonio, Saiz, que llega y nos cuenta, de parte del consejero de Fomento, Silván, que no nos preocupemos más por las travesías de La Granja y Valsaín, que van a poner allí semáforos… Ahora viene el chiste: “Cuando se de la disponibilidad presupuestaria que haga posible la intervención integral en ambas travesías”. Pues eso. Mi amigo Peñalosa diría eso de “que no se empeñen en llamarlo fromage, que se ve que es queso”.

Paso de puntillas por los accidentes de coche de la semana (dos graves, con seis heridos en total) y los de los toros, con dos menores empitonados en sendos encierros en Fuentepelayo (muy reprobable. Reclamo multas por relajo de la autoridad) y de las tradicionales aprehensiones de droga, esta vez cinco kilos de hachís en San Rafael, que es un clásico: cada semana trincan a uno o dos.

Acabo con una casualidad (o no), que he visto que IU y Podemos han volcado sus esfuerzos en estos días en la recogida de medicamentos y material sanitario destinado a Gaza. Me parece bien cualquier esfuerzo, que hace mucha falta, pero a otro peor pensado que yo le puede llegar a parecer una absurda competición.

Punto y final, que voy a dedicar el día a “hacer unas placas”, que era el espíritu con el que Colilla salía cada día a la calle para captar la realidad. Oiga, que no se me va de la cabeza aquel hombre. Será por eso que no se me borra esta tonta sonrisa tristona de la cara.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *