web analytics

Si un eurito me diera cada turista…

Que se prepare el consejero de Cultura, Turismo y Deportes para la reunión que celebra este lunes con Clara Luquero y tres de sus concejalas que la acompañan a Valladolid (es lo malo de concentrar en una sola Consejería lo que en la ciudad son tres departamentos con tres responsables distintas) para reclamar las actuaciones pendientes en Segovia puestas en un largo listado. La alcaldesa va a por todas por mucho que Javier Ortega ya dijera el otro día, a modo de defensa preventiva, que hablar, lo que es hablar lo que quiera. Luego ya lo de poner en marcha el asunto…

Se refería esencialmente a la tasa turística, esa que la regidora defiende diciendo que si uno paga 100 euros por una habitación, le da igual pagar 101 y echa la cuenta para, como la de la lechera, ir gastando el millón de euros, más o menos, que sacaría la ciudad cada año por la sisa al visitante. “Si un eurito me diera cada turista podría pagar…” piensa la Faraona segoviana que dice que se siente arropada por los alcaldes de otras capitales de la región, aunque no se ha oído a ninguno decir “esta boca es mía” para sumarse a la petición de que se cree el impuesto. Expectante estoy.

Hay argumentos, que la ciudad se ha vuelto a llenar de foráneos este fin de semana largo, venga a usar las calles, venga a desgastar adoquines y empedrados, venga a dejar residuos… Bueno, no ha sido para tanto que “sólo” ha habido que cortar varias veces el casco antiguo y San Millán pero la sangre no ha llegado al río y el caos de atascos y apretones que preveía el PP municipal no ha llegado a producirse, o al menos no ha sido distinto del de cualquier otro fin de semana de fiesta, que no es poco.

Andan a la gresca unos y otros en el Ayuntamiento que dicen los de Pablo Pérez que el Gobierno local no les cuenta nada y ni siquiera convoca comisiones informativas y va la alcaldesa y les responde espetando que lo que quieren es cobrar las dietas por asistir a esas reuniones. Aquí nadie dispara ya con fogueo que estamos en elecciones y todos los campos lo son de batalla. Que se lo digan a los secretarios de PSOE y PP —para los socialistas, el cargo es el del jefe. En el PP es el número dos— enzarzados ante la Junta Electoral por un quítame allá una petición de voto. Aceves denunció a De Vicente por pedir el voto en un programa radiofónico y el presidente de la Diputación tardó sólo unos segundos en encontrar un escrito del socialista en un periódico haciendo lo mismo.

Lo de “le dijo la sartén al cazo”, ya sabe. Así que el organismo ese que hasta este año pasaba por las elecciones sin que el personal se enterara de su existencia y función pero que ahora protagoniza todos los procesos tardó muy poco en tomar una decisión: “los dos os habéis saltado la Ley electoral pero como no tenéis antecedentes no hay multa. ¡Y no volváis a hacerlo!” vino a concluir (versión libre) el árbitro electoral que preside el juez Ignacio Pando, por cierto, renovado presidente de la Audiencia provincial. Son como niños (los políticos, digo. Que los jueces son muy serios.)

Ya que ando por los juzgados, toca hablar de nuevo del juicio de los sueldos de los directivos de Caja Segovia, o más bien de sus consecuencias que la exvicepresidenta de la entidad, Elena García Gil, proclamada inocente de todos los cargos por los jueces, reclama ahora a los que la acusaron, la Fundación Caja e IU que compensen con 60.000 euros los daños que causaron a su moral y buen nombre con aquellas insinuaciones. Pues si pagar las costas del juicio del Torreón (otro relacionado con Caja Segovia) obligó a IU de Segovia a pedir dinero a sus mayores en Valladolid y a la ciudadanía toda, ahora les veo montando un mercadillo de mobiliario y enseres usados o alguna iniciativa similar… Bueno, eso o juegan una lotería o una quiniela o algo que en Segovia este año no pasa una semana sin que caigan premios de los gordos, el último de 126.000 euros por una quiniela. ¿Peña de apuestas Izquierda Unida? Ahí dejo la idea.

Hombre, si la salida fuera tan fácil también la utilizarían los comerciantes segovianos, un sector que las está pasando canutas como constata el último informe de la Agrupación del gremio (ACS) con el llamativo dato de que casi uno de cada cinco locales destinados a tiendas en Segovia permanece cerrado y vacío. Mal asunto. ¿Recuerda cuando las grandes superficies amenazaban al pequeño comercio? Pues ahora estamos en la fase dos: las grandes superficies también se vacían porque el personal compra a través de la red. ¡Maldito interné!

¿Qué le he hablado poco de elecciones hoy? Pues es verdad pero es que los propios partidos —13 concurren en Segovia— y sus candidatos han hecho hasta ahora poco más que presentarse a la carrera y están llevando a rajatabla eso de hacer campaña de perfil bajo. Pues no seré yo el que eleve el tono. ¿No le parece?

¡Ay! Si un votito me diera cada elector…

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *