web analytics

Pedro Sánchez y las chicas

Tudanca y Gordo flanquean a distancia al líder socialista en Fernández Ladreda.

Tudanca y Gordo flanquean a distancia al líder socialista en Fernández Ladreda.

Cuando la naturaleza se muestra generosa, pues lo da todo. Porque Pedro Sánchez, el secretario general socialista es guapo y tiene tirón. Por lo que veo en la tele, creo que también tiene discurso político, pero la verdad, es la segunda vez que acudo a una llamada del departamento de prensa socialista porque viene el jefe —la primera fue en la cárcel vieja y la actitud, la misma— y es la segunda vez también que me vengo sin una sola declaración política y con muchas fotos de esas que valen para hacer bonitos álbumes —lo de book no me gusta, que el castellano está lleno de palabras— y ya si de fondo le pones una música pastelosa…

A ver. Era el día Mundial de la Libertad de Prensa y resulta que quien parece que aspira a presidir el Gobierno no quiere atender a los periodistas pese a los múltiples requerimientos… Una coincidencia muy incómoda, la verdad.

Habrá deducido que ando mosqueado porque el máximo responsable socialista no nos concediera a los periodistas locales el tradicional “canutazo” —dos frasecitas de campaña son suficiente— mientras andaba por Segovia, pero si soy sincero, lo cierto es que habla por mi la envidia. ¡El tipo se metió entre 3.000 mujeres y él solo se las llevó a todas de calle mientras el resto del mundo sólo miraba! Deben ser los nuevos tiempos, esos en los que un político reparte imagen, que no oí una palabra de política en la hora larga de sesión fotográfica.

150503-Pedro-Sánchez-Luquero1(g)

Sánchez mostró su apoyo a Luquero en distintos momentos del recorrido de los socialistas por el entorno del acueducto.

Sánchez llegó al Acueducto pasado el medio día de este 3 de mayo tranquilo y sin aglomeraciones. Las primeras fotos, en el perímetro, eran con gentes “de la casa”, socialistas de toda la vida que se atrevieron a pedirle los primeros posados y selfis en las inmediaciones de la concentración de la Marcha de mujeres —puñetas, qué éxito tiene la convocatoria y qué promoción nacional se han llevado hoy— para la tradicional foto aérea.

Pero claro… si te saltas las barreras, te metes en medio de todas —ya excitadas por la masiva reunión de género y el paseíto— sueltas la sonrisa blanca de dientes ordenados rodeados de ese rostro moreno y sin una sola marca de las feas y te dejas achuchar por todas las que se aceran, pues la lías. Mayores, niñas, solteras, casadas, votantes, no votantes —esto es deducción, que Segovia es pequeña— y hasta turistas con rasgos asiáticos se lanzaron a por la foto. ¡Pedro superstar está en la ciudad!

Sánchez resultó el objetivo de as cámaras, también de algunos turistas asiáticos.

Sánchez resultó el objetivo de as cámaras, también de algunos turistas asiáticos.

 

Comprenderá que la comitiva que le acompañaba era grande: el secretario regional, Luis Tudanca, el provincial, Juan Luis Gordo, la candidata a la Alcaldía y alcaldesa, Clara Luquero y la mitad o más de su lista y de las de pueblos de la provincia, el amplio grupo de asesores y protectores y un millón de periodistas… Sólo eran un enjambre que se movía alrededor de la abeja reina, zumbona, bailona y llamativa, picando de flor en flor, en todas las flores del camino.

A ver. Luis Tudanca está a 20 días de someterse a los votos de los ciudadanos en su aspiración a presidir la Junta y tenía usted que verle, un metro alejado de su jefe, contemplando como este absorbía todas —todas— las atenciones. O no le conocían, o el personal optó por acudir sólo al foco más luminoso, que también puede ser. “Luis ¿Tu no das besos?” le pregunté en el barullo. “Cuando está él, no tengo nada que hacer”, me dijo con una media sonrisa mientras la procesión avanzaba al ritmo de un paso sevillano.

A Gordo le pasaba algo parecido. Sonriente y satisfecho ante el espectáculo de besos, carantoñas y pellizcos —me pareció ver más de una mano demasiado cerca de las nalgas del socialista— al que iba a su lado y es la cara de su marca, revoloteaba en los flancos del bullicio. Por allí andaba en la misma actitud el secretario de la agrupación municipal, Alfonso Reguera y otros muchos de los que llenan las listas del PSOE, aunque cuando veo el álbum, noto que su esfuerzo sirve de poco: A Sanchez le quiere la cámara y el resto sale desenfocado siempre.

Luquero posa con una mujer. Al fondo, Pedro Sánchez.

Luquero posa con una mujer. Al fondo, Pedro Sánchez.

Bueno, la excepción, a medias al menos, fue Clara Luquero, que también había ido a hablar de su libro e intercaló los posados abrazada con Sánchez con su propio baño de afectos, zambullida en un medio que le gusta: miles de mujeres receptivas al abrazo y la sonrisa y que en muchos casos se ven representadas en ella, que, como se sabe, tiene su discurso —y su acción política— plagado de guiños al género femenino. Algún voto se llevó la alcaldesa cuando hizo, bien, su papel de cabeza de ratón sin perder posiciones cuando había que aparecer al lado del león.

Total, que ahí les he dejado, montando el lío en pleno Fernández Ladreda, de puesto en puesto de la Feria de Artesanía, nunca tan fotografiada. (Por cierto, ya a estas alturas, comenzaban a posar hombres que también querían el recuerdo con el socialista). Tenían después una comida mitin en el hotel Santana, donde creo que sí iban a hablar de política y de elecciones —va en pieza aparte— lejos de aquel bullicio popular, más de partido, aunque claro, llegó tarde y besuqueado.

Antes de irme le he dicho adiós. Estrechándome la mano suavemente, me ha mirado con esos ojos que desmontan y poco a poco ha abierto su sonrisa blanca cuyo brillo crecía y crecía hasta el dolor de mis propios ojos… ¡Ay, Pedro! ¡Si no estuvieran aquí estas 3.000 mujeres! Luego he salido corriendo, azorado. El urbano no espera.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

1 Comment

  1. …pues nada don Fernando, a ver cuando nos vemos en una ‘Marcha de los Hombres’. Aunque seguro que se malinterpreta, por uno u otro lado 😉

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *