web analytics

¡Ojo! Tractores y ganado sueltos

Representantes de los barrios para las Fiestas de San Juan y San Pedro de 2019, las últimas celebradas.

Ando estos días mohíno pensando en que estamos a un mes de San Juan y aquí se decidió hace tiempo que este año no se ensalzará a los santos Juan y Pedro (siempre me he preguntado por qué no hay elogios para Pablo el 29 de junio) por culpa de la pandemia que nos vuelve a dejar sin fiestas mayores. Hombre, no sé, que para preparar un par de conciertos —yo qué sé, el del Mester de rigor y otro que prepara Santana en un pis pas— una verbena, llamar a Caballer para lo de los fuegos y hacer el corta y pega de competiciones deportivas y concursos que hay cada año en el programa tampoco hay que volverse muy loco…

Dos policías colocan el redar en la salida de Segovia por la carretera de Madrid.

Hombre, si se quiere innovar se puede meter en el programa el nuevo deporte que se juega ahora, que es el de cazar al policía local de turno colocando el radar en cualquier punto de la ciudad en un divertido juego de cazar al cazador. Oiga, que lo de poner controles a todas horas y en todas partes seguro que se hace para educar a la gente sobre las nuevas velocidades permitidas en la ciudad. A ver si se va usted a pensar que se trata de hacer caja.

Decía lo de las fiestas porque ya sabe que en un par de días tenemos en marcha las actuaciones del programa de Música Diversa, por un lado, y que Cultura ha hecho llamamiento a los músicos, ojo, “de Segovia y el alfoz” (ya me dirá usted por qué, que me perdonen los de los pueblos vecinos) para que se postulen para estar en el catálogo del Oasis de Cultura. A la vista de los cachés que se pagan le recomiendo que se deje de formar grandes bandas, que al final se toca a poco y trate mejor de hacerse solista o como mucho, monte tríos: a 200 eurillos por cabeza y bolo. ¡Caramba! No parece fácil hacer dinero siendo músico segoviano, no.

Bueno, vamos al capítulo de tensiones. Las hay con eso de las subvenciones que concede la Junta a los Festivales y los severos recortes a los que se celebran en Segovia: Hay Festival y Titirimundi, que resulta que son identificativos del “segovianismo” más puro según la alcaldesa, Clara Luquero, aunque el primero sea un evento absolutamente privado, tanto que oculta hasta su presupuesto exacto cada año y el segundo esté diseñado, cada vez más, a captar público madrileño. No se que pasará que los del Hay, prácticos estos británicos, ya se han amoldado a las exigencias de la Junta para aumentar las subvenciones y andan brindando bolos en la comunidad, y de los segundos, lo último que se oyó fue la advertencia de que con tan poco dinero —casi 140.000 euros tienen asegurados en este momento— lo mismo tienen que cerrar el mismísimo festival, que es una frase que ya inventó Julio Michel hace 25 ediciones.

El consejero Quiñones en una visita al Ayuntamiento.

Pero por si éramos pocos, se ha montado otro lío con la Junta por medio, esta vez a cuenta de la ubicación de la estación de autobuses. El rifirrafe entre la alcaldesa y el líder de la oposición llega a acusarse de mentir por la interpretación de la relación de la Junta en este proyecto. Y mire que yo he oído, aquí en Segovia, al consejero de Fomento, Suárez Quiñones y hasta al presidente Mañueco repetir alto y claro que el Ayuntamiento elige ubicación, resuelve los problemas y pone la finca a disposición de la Junta cuya misión es construir y explotar el nuevo centro. Bah, no me preocuparía mucho que tiene pinta de ir para largo, que en esto hay mucho tajo para la Concejalía de Urbanismo y ya sabe usted que en ese palacio va despacio, muy despacio…

¿Más líos para la misma Concejalía? Pues los hay. Por ejemplo, sobre la finca que, también, debe ponerse a disposición de la Junta para el “segundo hospital”. Dice la edil, Clara Martín, que estaría bien poder disponer de los terrenos que hay junto al hospital… El único problema es que la propiedad no parece muy dispuesta a permutar terrenos por derechos urbanísticos y si a vender la finca, que es algo de lo que no quieren ni oír en la plaza Mayor. Hala, otro asunto esperando solución en el mismo departamento.

En la Diputación también ha habido parón este lunes, al menos en parte de los sistemas informáticos que los cibercacos han logrado bloquear con un virus y esos son de los que piden rescate económico para devolver las cosas a la normalidad… A ver cómo se lo explico. A las 14.30 horas de este lunes, los de la Dipu prometían emitir “diferentes comunicados a medida que se vaya avanzando en la resolución del incidente”, aunque no llegó ni uno en toda la tarde o la noche… Esto huele a gasto inesperado. Ya la semana que viene le cuento.

Ya que ando por la provincia, estaría ciego si no hubiera visto la profusión de comunicados, fotos y vídeos de la CHD, la Subdelegación del Gobierno y el ayuntamiento de Coca en una formidable campaña por desbordamiento de material lanzado a las redacciones contando la obra que hacen los de la Confederación en una de las márgenes del Eresma y reparando un talud. ¿A qué no sabe quién sale en las fotos? Pues si, el secretario del PSOE, José Luis Aceves, que es del pueblo. ¿Se acuerda de aquel Atilano Soto que salía hasta en las imágenes de tiro con arco cuando actuaba de político activo? Pues sentó escuela.

Hay lío montado en la Lastrilla después de que al alcalde, Vicente Calle, se le ocurriera regalar a los vecinos gel hidroalcohólico pagado con los fondos del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, algo que ha enfadado muchísimo a un montón de organizaciones. El alcalde ya ha tratado de disculparse pero dicen los de la oposición que eso es poco, que escriba otra carta a todos los vecinos flagelándose por el error cometido. ¡Que dura es la política! En Cuéllar, lo que se ha respirado estos días ha sido luto por el fallecimiento del que fuera el segundo alcalde de la democracia, Felipe Suárez.

Ah, si, que no se me olvide la tractorada esa que recorrió Segovia de punta a punta para hacer visibles los problemas de los ganaderos y agricultores segovianos. Entre ellos, la rebaja que viene de la PAC y la denuncia hacia los intermediarios, los que realmente ganan dinero del campo. Hala, esto lo apunto en la lista de cosas que, claramente, se están haciendo mal.

Venga, terminando que se me acaba el espacio, no sin olvidarme del relevo en la dirección del área de inspección de Educación en Segovia con Octavio Busnadiego ocupando el despacho… Ojo que he oido por algún mentidero de José Zorrilla que el nombramiento quizá no sea de los que pacifica los conflictos… Ese cargo lo ocupaba antes Juan Cruz Aragoneses, ahora en Sudamérica por su nuevo cargo de agregado de Educación por aquellas tierras.

Ahora si cierro: Agustín Cuenca ha ganado las elecciones a la presidencia de la Gimnástica Segoviana y Mercedes González se ha convertido en la primera mujer que dirigirá el Ceneam, Mercedes González. Han tardado mucho mas de lo deseable, caramba.

Oiga, no se olvide de cuidarse.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *