web analytics

Muñecos y peleles

Febrero, ese mes en el que pasa de todo. Para empezar, en San Blas, una hora más, que eso de tener algo más de luz es casi una necesidad en invierno… Bueno, en los de antes, que estos de ahora que están llenos de días primaverales se me están haciendo raros y me descolocan los chacras. En fin, trate de adaptarme.

Hace un par de semanas aquí andaba el personal preocupado porque venía el “pico” de la gripe “a punto de ser epidemia” se leía por ahí. Chico, la gripe ha desaparecido de los titulares, que ahora lo que se lleva es el coronavirus que nos tiene mosqueados hacia los asiáticos, a los que se mira raro si tosen cerca y ya se les acusa de estar limpiando los almacenes de mascarillas. Nos gusta mucho encontrar culpables para todo. Somos simples.

Pues nada, adapto la frase para decir eso de “Si China estornuda se constipa el mundo” y a la vez que recurro a las gracietas instantáneas que corren por las redes sociales: “China construye un hospital para mil camas en diez días y aquí la variante de la ciudad sigue en obras”. Lo que pasa es que los chinos tienen cemento de fraguado rápido, hombre.

La vivienda del matrimonio de panaderos, antes del fuego. (FB)

¡Anda! Las redes sociales. Muy sonada ha sido la campaña de solidaridad hacia dos panaderos segovianos con negocio en Madrid a los que se les quemó la casa en Castillejo de Mesleón. Fue saber del suceso y los vecinos del barrio pusieron en marcha una campaña de recogida de fondos por internet para ayudar en la reconstrucción. Pues muchas aportaciones van a necesitar a la vista de las fotos de la “casita” antes de quemarse, más al estilo de la casa de campo de Ángela Channing, la de Falcon Crest. En fin, la catástrofe sirvió para un titular, salió en la tele nacional. ¿Comida rápida?

Pelele ardiendo.

Tenemos otras cosas que duran mucho, quizá más de lo debido. Por ejemplo las celebraciones en honor a Santa Águeda, ya sabe, esa época en la que en cada esquina —hay una original, la inventaron en Zamarramala— aparece un grupo de mujeres, dos alcaldesas y un pelele al que prender fuego, dicen que para representar la lucha de la sociedad contra el machismo. Junto a las mujeres encontrará siempre pegados a uno o dos concejales que estos dos fines de semana son para ellos de “temporada alta”, que hay que atender a la parroquia. ¡Qué suene la jota!

Lío por las notas de prensa entre el Ayuntamiento capitalino y la Delegación Territorial. La comisión de Patrimonio se reúne y dice que vale, que se da por enterada de que el Ayuntamiento quiere construir un ascensor para subir al Salón desde San Millán y en la Alcaldía, en un exceso de euforia —la semana pasada vimos comunicaciones sobre tres ascensores urbanos distintos, todos a futuro— se interpreta que hay luz verde para hacer la obra y se pone en un comunicado de prensa. Pero hete aquí que va la Junta y emite una rectificación en toda regla advirtiendo que no ha autorizado nada, que sólo se da por enterada de los planes municipales y que cuando redacten el proyecto vayan a pedir el visto bueno de verdad, que ya veremos. Chico, entre la plaza Mayor y la de la Reina Doña Juana no se pasan ni una. Veremos más episodios. No sé, se me ocurre que la caseta prefabricada esa que se ha montado Turismo en la plaza de la Artillería pueda resultar chillona o algo peor a los ojos de alguno de los de la comisión esa que le decía… No se retire del aparato.

Caseta destinada a la atención de visitantes a la capital.

 

Parece que es más amistoso el trato del Consistorio capitalino con el provincial donde, de un día para otro han llegado las rebajas de invierno y lo que iba a ser una factura (desmesurada) de 75.000 euros por la publicación del Peahis en el Boletín de la Provincia se ha quedado en 7.000 de un día para otro. Recomiendo paciencia al Ayuntamiento, en las re-rebajas de febrero de la Diputación la cosa se puede quedar en 700 eurillos o menos. Lo mejor de todo es que la noticia no estuvo acompañada de explicaciones que aclararan el cambio desde ninguna de las dos instituciones. Muy transparente todo.

Bueno, en la provincia tengo que destacar “la guerra de las piraguas” en las hoces del Duratón donde la Junta quiere poner coto a la saturación de barcas y remeros limitando las empresas operadoras. ¡9 firmas botan barcos en la zona casi a diario!

De agua va la cosa en El Espinar, donde la Confederación Hidrográfica del Duero parece tener zanjado que no recrecerá la presa del Tejo y además le dice al Ayuntamiento que, siendo el propietario, tendrá que hacerse cargo de los diez kilos que necesita la balsa para repararse… Hala, ya está liada. Como será la cosa que la Corporación, una de las más cabreadas entre ellos de la provincia parece haber encontrado un acuerdo para enfadarse al unísono con la CHD que a su vez tiene mosca al Ayuntamiento de la capital al que no le gusta el proyecto de presa del Ciguiñuela… Aguas turbulentas.

Acabamos riendo, aunque ya sin políticos. ¿Qué me dice del caco ese que necesitaba un cortacésped, pero no una furgoneta? El hombre robó la máquina de segar jardines y agarró un vehículo para transportarlo que eso a mano no hay quien se lo lleve. Luego devolvió la furgoneta… y le pillaron. Pues qué quieres que te diga chico. Si naciste para martillo,  del cielo te caen los clavos, que decía aquella candión.

Bueno, fin de recorrido. Eso si, mencionando que los hosteleros de José María se han hecho con los locales del restaurante Lago, que les faltaba un lugar para banquetes con el que completar su oferta. Pues si vivimos de la restauración qué negocio espera que crezca ¿El de construcción de barcos?

Pues eso.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *