web analytics

La Pedriza de Manzanares

La Pedriza de Manzanares.

(Serie Sitios Naturales de Interés Nacional, 1930)

01-Pedriza-Manzanares_mapa

“[…]Situado en el término municipal de Manzanares el Real… paraje constituido por terreno rocoso…”.

Peñalara es el agua y el farallón que culmina el Guadarrama. La Pedriza, representa lo agreste y el roquedo. Declarada Sitio Natural de Interés Nacional en 1930, pasó a tener protección como Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares (La Pedriza) en 1985. Hoy pertenece al Parque Nacional del Guadarrama.

La Acebeda, en Valsaín y la Peña del Arcipreste, como Monumento Nacional, completan las declaraciones oficiales.

El Yelmo

La división natural de la Pedriza de Manzanares consta de tres partes bien definidas: el Alcornocal, la más cercana a Manzanares, ronda los 1100 metros de altitud; la Pedriza Anterior donde el Yelmo (1.717 m.) es el dueño y señor y la Pedriza Posterior, en forma de circo, que asciende hasta las Cabezas de Hierro (2.386 m).

Macizo granítico, de coloración rosácea donde el gneis aflora al norte en la loma de Pandasco y las Cabezas de Hierro que surge de un geosinclinal del Paleozoico antiguo. Más tarde un plegamiento, al final del Carbonífero, facilita el metamorfismo y la intensa granitización.

El Elefante

Sentados al atardecer, en el collado de Quebrantaherraduras, cuando se enciende de un rojo intenso el granito de la cúpula del Yelmo, uno piensa en la fuerza de la naturaleza y en lo pequeños que podemos llegar a ser en sus entrañas.

Los distintos agentes atmosféricos han ido modelando, a lo largo de los siglos, este verdadero dédalo capaz de volver loco al mismo Minotauro. La precaución siempre será poca. Mejor acudir acompañados y con expertos conocedores de la zona.

Paraíso de escaladores con cimas señeras: el Pájaro, el Hueso, el Elefante, la Maza, el Indio, el Yelmo… mil vías que han forjado miles de escaladores.

La vegetación es variada desde la mediterránea mesetaria hasta la alpina, asociando diferentes especies: madroño, pino, acebo, juniperus, jara o piorno.

Varios Senderos señalizados -blanco y rojo, GR; blanco y amarillo, PR- nos guían por las rutas más clásicas: collado del Cabrón, collado de la Dehesilla, collado de la Ventana o el collado de Matasanos en lo más alto.

La explicación geológica indicada anteriormente sobre la formación del macizo, contrasta con la historia que nos contó un pastor al socaire de un tolmo:

Al principio del mundo, antes de los moros (para ellos no hay otras épocas que señalar) habitaban la Sierra unos hombres gigantescos de fuerzas tan descomunales, que manejaban las rocas como nosotros manejamos los ladrillos.

Estos hombres (se refieren, sin duda, a los cíclopes) fundaron dos ciudades contiguas: una en la Pedriza anterior y otra en la posterior.

 Con enormes peñascos levantaron sus casas, sus palacios, sus templos.

Los de la Pedriza anterior erigieron uno tan grandioso al dios de la Fuerza, que acusó el asombro y excitó la envidia de sus convecinos.
Creció en éstos el encono, y una noche asaltaron la ciudad coronada por el templo, y derrumbaron, a golpes de maza, las casas, los palacios, los templos.

Todo lo redujeron a escombros, todo, menos la cúpula del famoso templo causa de aquella lucha, pues al ir a destruirla con su enorme maza el más enfurecido de los gigantes, cayó muerto, rodando hasta el abismo.

Y como prueba de la veracidad de este relato, aun enséñame la maza de que se sirvió el gigante.

La cúpula del templo quedó ligeramente hendida; pero aun se yergue altiva en la cima del monte. Es la peña que antiguamente se llamó del Yelmo, y más tarde del Diezmo, porque en su base cobraban los frailes este tributo a los vecinos de los pueblos comarcanos.

Aquella ruina de la ciudad no podía quedar sin castigo, y otra noche los gigantes de la Pedriza anterior asaltaron la ciudad de la posterior, y se tomaron completa venganza, no dejando en pie ni un solo edificio.

Enterados los dioses de la lucha fratricida, castigaron a los combatientes, enviando fuego del cielo, que convirtió en brasas las piedras, y en piedras incandescentes a los habitantes, los cuales quedaron para siempre inmóviles en sus últimas actitudes”.

Como sucederá otras veces a lo largo de este Blog, nos quedamos de canto. Elijan ustedes 😉


Ver mapa más grande

Author: Juan Pedro Velasco Sayago

Blog de montañismo y excursionismo sobre el Guadarrama, a cargo de Juan Pedro Velasco Sayago. (Coordina el Blog 'Retrosegovia', publicando temas relacionados con la tarjeta postal ilustrada de Segovia).

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *