web analytics

De Valladolid a Siete Picos

De Valladolid a ‘Siete Picos’.

Siete Picos desde Dos Hermanas.

Siete Picos desde Dos Hermanas.

(Ampliación entrada Siete Picos)

Vamos a realizar la ascensión a Siete Picos por la vertiente sur, desde Cercedilla. Caminaremos con los miembros de la Sociedad ‘Cultura Física’ de Valladolid.

El tren en la estación de Cercedilla.

El relato titulado Excursión al puerto de Navacerrada y a Siete Picos (Guadarrama), que nos dejó Joaquín Elías y Juncosa, en el Boletín de la Sociedad Castellana de Excursiones, nos servirá para conocer algunos caminos, impresiones y andanzas de los que nos precedieron en la noble afición de ‘conocer y caminar’.

En 1913, doce excursionistas de dicha sociedad, fundada en 1903 para “fomentar el conocimiento de la región que comprende los antiguos reinos de Castilla y León”, se ponen en ruta “deseosos los más de conocer las emociones del alpinismo, que nunca han practicado”.

Tomaron el tren a primera hora de la madrugada para llegar a destino, Cercedilla, cerca de las siete.

Desde la estación se encaminan hacia el Ventorrillo, por el camino del cementerio. Antes de llegar a su primer destino, acampan al pie de un peñasco para almorzar “las mochilas se aligeran más de lo que era de presumir”.

En este punto Joaquín hace una descripción del panorama:

Curva del Ventorrillo.

Allá abajo queda Cercedilla frente a nosotros; a nuestra derecha se yerguen agrestes los Siete Picos, constituidos por grandes peñascos dispuestos en círculo a manera de dosel para el pueblo, con un mar de bosque a sus pies; a la izquierda se extiende hacia la llanura la Sierra de Royo, por la que serpentea la carretera de Villalba a La Granja, que luego tenemos que seguir; al fondo el neblinoso valle se pierde en la llanura de Castilla la Vieja”.

Una vez en el Ventorrillo, “lugar donde tienen instalados sus chalets los Clubs Alpinos de Madrid”, se admiran de lo bien cuidada que está la zona, “como un paseo”. Observan en los corpulentos pinos algunos cartelones que recomiendan conservar la pista de skis “que corresponde a la derecha de la carretera”.

Abandonan el Ventorrillo por la carretera camino del puerto de Navacerrada para dejarla posteriormente y ascender a la cuerda de su derecha, emprendiendo la subida.

“Los Camorritos, Peña Pintada según el Instituto Geográfico, que se halla a su derecha: constituye la mayor altura de la Sierra del Royo y una estribación Sur de la cordillera que divide las aguas del Manzanares y del Guadarrama”.

Cuerda de las Cabritillas, antigua Sierra de Royo.

Cuerda de las Cabritillas, antigua Sierra de Royo.

La Sierra de Royo indicada, es la Sierra de Camorritos, que mutará después en Cuerda de las Cabritillas o de las Cabrillas (Peña Pintada, Peña Horcón y el collado de los Emburriaderos).

Detalle del libro de excursiones de J. Fernández Zabala.

El comentario de Joaquín sobre Peña Pintada es una acotación geográfica que hace José Fernández Zabala, en su primer tomo de Excursiones a la Sierra de Guadarrama (Hoy flamante Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama)

“Peña Pintada, según el Instituto Geográfico; el autor prefiere el nombre indígena al que la ciencia oficial le ha dado”

¿Habrán leído la guía de Fernández Zabala o caminan con ella? Quizá.

Prosiguen su marcha:

“aunque la ladera que seguimos no tiene mucha pendiente, pone a prueba nuestros pulmones por hacerla dificultosa las matas y la nieve, está a medio deshielo en muchos lugares, consiguiendo por fin la cumbre de Los Camorritos a las 10’45…”.

La temperatura que en la estación de ferrocarril de Cercedilla era de 0º ha subido a 17º.
En el camino uno de los excursionistas, Celso López Blanco, realiza algunas placas. Encuentran

“algunos skieurs y autos; se hacen comentarios entre éstos y nuestro modo de locomoción”.

Los expedicionarios vallisoletanos camino de los Siete Picos.

Los expedicionarios vallisoletanos camino de los Siete Picos.

En el puerto el panorama es hermoso:

Alto de Navacerrada hacia 1927.

“principalmente por el contraste que ofrecen los negros y extensos pinares que llenan valle y laderas, con la blancura de la abundante nieve que los invade desde su mitad, recortándose la silueta de las montañas sobre el fondo impreciso y neblinoso de la llanura de la provincia de Segovia, en la que se divisa La Granja a unos 17 a 18 kilómetros”.

Las mochilas se aligeran con pasmosa rapidez, de postre naranjas que han mantenido frescas enterradas en la nieve:

 “Terminado el banquete, que para algunos lo ha sido, una sostenida batalla de nieve da la debida elasticidad a nuestros miembros y en la cara de más de uno de los contendientes”.

A las dos parten dejando el alto para subir por su izquierda:

“la última arista del cerro del Hoyo Redondillo, de bosque poco espeso y cubierto de nieve lo suficiente helada para no hacer muy penosa la cuesta”. Desde allí divisan la carretera que “se halla concurrida por los excursionistas madrileños que, en autos, a caballo, en moto o a pie van a una carrera de skis, de los que se encuentran numerosas señales en este cerro”.

Más tarde:

“por el mismo hermoso camino de cima, pasamos por las ruinas del antiguo telégrafo óptico del Hoyo Redondillo y después de empinada cuesta coronamos el séptimo pico de la Sierra de Siete Picos”.

Siete Picos, Séptimo pico.

El descenso lo realizan, según sus palabras “de prueba”, siguiendo el barranco del Hoyo Terradillo:

“dando idea de lo agreste del terreno el haber visto alguna asustadiza gamuza”.

Suponemos que bajan en picado, como las cabras que observan, por el denominado actualmente Valle de Siete Picos, paralelo al río Pradillo.

Entran en el pueblo antes de la cinco, despidiéndose de compañeros de Madrid que llegaron por el camino del Puerto de la Fuenfría.

Finalmente parten “en el tren de las 19’10 que a media noche nos deja en esta capital. Juaquín Elías y Juncosa. Valladolid, Febrero 1913”.

Mapa IGN 0508 Cercedilla 1967.

Mapa IGN 0508 Cercedilla 1967.

Cercedilla a Siete Picos por el puerto de la Fuenfría:

Calzada Romana del puerto de la Fuenfría.

La subida desde Cercedilla al puerto de la Fuenfría, por la calzada romana, realizada por los compañeros que despiden nuestros excusionistas, afronta los Siete Picos por el cerro Ventoso. Uno de los itinerarios más transitados de la vertiente sur.

En la actualidad, en la ‘sociedad de la información’, podemos optar por: la calzada romana, la calzada borbónica, el camino viejo a Segovia, el camino Schmid o la carretera de la República.

Pero por si no tenemos suficiente maremágnum de caminos y colores, en algún tramo coincidente, podemos inclinarnos por seguir el Sendero de Gran Recorrido GR10, que se divide en el puerto de la Fuenfría.

Por un lado cumbrea la Peñota hacia el Alto del León; por el otro desciende a Cercedilla por la carretera de la República, pasando por el apeadero de tren de Camorritos.

Camino Schmid en el Collado del Viento o Ventoso.

Vamos, un sinvivir.

Panel de rutas del Valle de la Fuenfría.

Panel de rutas del Valle de la Fuenfría.

Por la vertiente sur todas las rutas indicadas coinciden en el puerto de la Fuenfría. Excepto la senda Schmid que asciende directa al collado Ventoso, desde el antiguo chalet Peñalara, para seguir la Umbría de los Siete Picos camino del puerto de Navacerrada.

Desde el cerro Ventoso, como ya sabemos, podemos acceder a los Siete Picos.

¿Se imaginan a nuestros compañeros de fatigas, de hace 100 años, abrumados ante tal cantidad de señales? A mí, me cuesta 😉

Señalizaciones: Senda Schmid (amarilla) y Calzada Romana (verde).

Señalizaciones: Senda Schmid (amarilla) y Calzada Romana (verde).

Author: Juan Pedro Velasco Sayago

Blog de montañismo y excursionismo sobre el Guadarrama, a cargo de Juan Pedro Velasco Sayago. (Coordina el Blog 'Retrosegovia', publicando temas relacionados con la tarjeta postal ilustrada de Segovia).

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *