Acueducto2

Una vuelta al marcador

Dirá usted que hay que echar un vistazo a mis mecanismos cerebrales pero lo cierto es que en estos días, con tanto tiempo en casa y la galbana que parecen arrastrar nuestros políticos me ha dado por pensar en que ya estamos llegando a las fechas de los últimos acontecimientos que hace un año celebramos con normalidad antes de que nos diéramos cuenta de lo poco gracioso que era eso del virus que creíamos que era “de y para los chinos“. Menudo ojo (rasgado, claro).

Una calle de la ciudad china de Wo Han.

Me salen en ese grupo las fiestas de Santa Águeda, en Zamarramala —y todas sus ramificaciones en barrios y pueblos— que el año pasado se desarrollaba con el personal con la mosca detrás de la oreja por lo que podía venir y que este año obligará a dejar las monteras en los baúles como pasó en tiempos de la Guerra Civil. También me salen el carnaval, donde se llegó a decir que comenzó todo en Segovia —la verbena masiva y eso ¿Se acuerda?— y que este año, como mucho se quedará en unas fotos de otros años colgadas en la plaza. Y lo peor es que no se si las verá mucha gente que poco a poco nos están sacando de las calles… otra vez.

Anda, me viene aquí pintiparado lo de la pelea que se traen la Junta, con el empeño exageradísimo de Mañueco e Igea por retorcer el brazo al decreto para ampliar el tiempo del toque de queda provocando en el Gobierno algo así como un ataque de celos por no haberle pedido permiso para hacerlo y claro, se ha ido a los jueces. Lo que se llama tensar la cuerda, vamos. Mire, algo me dice que el Tribunal Supremo puede acabar fallando a favor del Gobierno pero será el mismo día, el miércoles, en que el mismo Gobierno accederá a esa ampliación de horario por petición de otra media docena de autonomías en la reunión interinstitucional… ¿Lo llamaremos empate?

No digo yo que me parezca edificante la discusión entre administraciones, pero al menos me hace pensar que nuestros políticos no sólo tienen horchata en las venas. Bien la jugada de Clara Luquero y Ángel Galindo —parece que Miguel Merino ha hecho más de fontanero en esta ocasión— poniendo a la Confederación Hidrográfica contra la pared  o más bien haciendo que se asomara a la ventana para ver al personal de Segovia con cara de enfado mirando hacia el organismo por su tendencia a permitir inundaciones que parecen innecesarias en el Eresma… Dicen por ahí que la presidenta, Cristina Danés, ha tenido que pelear duro con sus propios técnicos para al final tomar la decisión de vaciar un poco el Pontón para que cuando la lluvia y el sol derritan la nieve no volvamos a ver tierras y haciendas inundadas…

Más cosas que ya comienzan a dar la vuelta. Ah, si, lo del Centro Logístico de Defensa que el PP vuelve a sacar a colación ante los movimientos que otras ciudades —chico, en algunas hasta trabajan juntos los políticos de distintos partidos y administraciones— siguen haciendo ante Defensa para tratar de llevar a sus ciudades la instalación de los 1.500 puestos de trabajo. A ver, que no se trata de llamar todos los días al Ministerio pero que estas cosas hay que hacerlas un seguimiento y trabajarlas un poquito que son de esas que parece que no se mueven y un día se ponen en marcha, se lo lleva otro y se queda la cara que se queda… Y no digo más.

Varios años lleva dando vueltas el asunto del Torreón de Lozoya y el conflicto con la Fundación Caja Segovia. Ahora hay pendiente una demanda civil en la que la Fundación trata de cobrar a los consejeros los daños y perjuicios de la famosa hipoteca del edificio aunque, tres años después, una filigrana legal no demasiado contundente sobre el acta de una votación ha dado pie a la jueza a suspender el juicio y mandar sobreseer el asunto… Pues nada, si la cosa sigue porque lo diga la Audiencia, que tiene pinta de que si porque el argumento de archivo parece ¿flojito? otro par de añitos parece que no los quita nadie. Cansino, muy cansino esto del mundo de las togas. (Con la venia ¿eh?)

Ahora, que cuando se ponen a fallar, chico, menudas cifras manejan. Va el Juzgado Contencioso y sentencia que el Ayuntamiento de la Granja tiene que pagar 1,4 millones por la hipoteca del hotel Farnesio, otro de esos proyectos iniciados por el que fue alcalde, José Luis Vázquez, que ha acabado costando un buen dinero al Consistorio. 4,6 millones suman los de la oposición del PP que hay en pufos heredados de la época del hoy procurador.

Bah, seguro que cualquier día de estos lo explica con detalle el secretario provincial del PSOE, José Luis Aceves, presente y protagonista en todas las ruedas de prensa convocadas por los socialistas, sean sobre la Diputación, la Junta y, algunas veces hasta de la actividad que se produce en el Congreso, que es donde tiene plaza ganada. ¿Es afán de protagonismo o que el resto de representantes públicos socialistas prefieren que hable el líder y así nadie se equivoca? Chico, está en todas, justo lo contrario de lo que pasa en el PP, donde la presidenta, Paloma Sanz, también senadora, no es que hable demasiado y a veces lo hace con la plantilla que mandan desde Madrid…

Bueno, mire, ya está bien de política. Bastante tengo con preocuparme de que la Gimnástica Segoviana, entre pitos y flautas (entre nieves y contagios) lleve sin jugar desde el año pasado y mire, según iba el equipo de lanzado no es bueno hacer parones a ver si nos vamos a enganchar… Hala, a seguir hacia Segunda B.

Ahora si le dejo que me van a dar las 19.45 horas y tengo que sacar el perrito a pasear antes de que me vea en mitad del parque con el toque de queda empezado que no quiero porque soy muy cumplidor. Pero claro, como ahora, por decisión del vicepresidente de la Junta, las ocho de la tarde “es el ocaso”, pues me pilla el toro.

Hala, cuídese, por favor.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *