web analytics

Un fuero eterno, un tentadero en declive y una máquina de guerra

Foto El País.

Foto El País.

Sin duda, la agitación está en el Congreso de los Diputados, hacia donde todos hemos mirado en la última semana tantas veces… No me haga meterme en política nacional o lo que quiera que sean los posicionamientos del personal de cara al futuro Gobierno, que no entiendo de política. A mi lo que me gusta es ver a señoras con bebés en los escaños (¡Venga ya, Bescansa!); diputados en bici buscando también la foto (en un par de meses miramos cuantas hay en el garaje); carreras para coger un buen sitio en el primer día (tal como en una mala boda, incluyendo las chaquetas y abrigos en los respaldos de los escaños). Y Gómez de la Serna, tan serio, tan afligido, tan aforado para cuatro años más, por si acaso…

Pues qué le voy a contar. El diputado no adscrito por Segovia no ha perdido un solo minuto su fuero, ese que le pone a salvo de cualquier juez que no sea miembro del Supremo, con su entrega de carné deja su expediente en el PP en el limbo, y apuesto el dedo que uso para escribir (si, tecleo con dos dedos, ¿Qué pasa?) a que si un voto hiciera falta a sus antiguos compañeros, lo encontrarán en los bancos del mixto. No sé si, por ser de aquí, debería tranquilizarme la idea de que igual que vino porque Madrid quiso, la pirueta final del feo caso viene del mismo sitio y que la boca abierta de los que fueron sus compañeros segovianos no es actuada.

DanielLopezVELAPODEMOSLos de Podemos dicen que no entienden por qué han quedado cuartos en las elecciones en la provincia, que han trabajado mucho más que Ciudadanos pero les ha lucido menos y que si no tienen escaño, pues se abren una oficina para que el que fue su aspirante a diputado, López Vela, atienda a los ciudadanos. Vale, un bonito gesto.

En el Senado, préstamo de escaños del PSOE a ERC y CDC, que ya si eso, lo juzga usted pero le hago notar la aparición del segoviano, Juan Luis Gordo, otorgando “normalidad” al asunto, entre los que en su partido no hacen crítica por esto, que no son todos. Pues eso.

Donde la cosa parece ir más tranquila es en el Ayuntamiento, donde la alcaldesa Luquero reconoce cierta lasitud desde la Navidad (incluso ha llovido desde entonces) y lo ratifica con pocas cosas que contar tras las Juntas de Gobierno de las últimas semanas… ¡Qué curioso! El mismo tiempo que ha pasado desde que los presupuestos de 2016 “estarán mañana”. ¡Chico, qué nervios! A ver qué tienen las cuentas, ya le contaré, que de momento estoy como los de la oposición: en blanco.

Me ocurre últimamente que paso por la puerta del Ayuntamiento y me viene a la cabeza el sonido de mi coche… El motor suena bien, porque el que tuvo… Pero empiezan a sonar los cojinetes, los plásticos y las tuercas poco apretadas tras el uso cotidiano de la calzada de Padre Claret o Constitución… ¿Sabe que ruido le digo?

Biblioteca-inaug.-Sala-hall1(g)Más asuntos. Si, lo de la biblioteca pública, que ya está abierta “la nueva” y “la vieja”, pendiente de destino. En la del barrio de Ciudad y Tierra, los segovianos han montado una auténtica verbena para visitar el edificio, que ya sabe usted que es muy amplio y diáfano… y ruidoso si uno (centenares) está de visita y no en modo usuario de biblioteca. Dicen los osados que quisieron aprovechar la oferta de nuevos espacios de salas de estudio en el edificio que si siguen así, catean seguro. Dicho.

Todo lo contrario, una institución antigua, es la Academia de Artillería, metida a fondo en el siglo XXI. Balance breve del año: armonía absoluta con la ciudad, importantes distinciones de excelencia educativa y máximo partido al simulador de tiro, que ahora quieren ampliar otra vez. ¿Ve? Hay cosas en Segovia que pueden funcionar.

Luego hay otras que han tenido peor suerte. Es el caso de la otrora exclusivista Las Contentas —me dice un amigo que las ha presenciado históricas en aquel lugar— ahora en subasta por deudas con la administración. ¿Se ha fijado en lo revuelta que anda la hostelería? Un día de estos hacemos unas listas. Por entretenernos.

Las autoridades políticas y policiales, en la rotonda dedicada a la Policía Nacional, junto a la comisaría.

He andado por las calles y he visto en primera fila la fiesta homenaje público a la Policía Nacional, con monolito y rotonda propia en el callejero como premio al servicio que prestan al ciudadano, que es mucho y que merece que me quite el sombrero.

Hombre, me llama la atención que este homenaje llegue sólo unos meses después de otro, calcaldo —miento, allí hay una estatua en vez de un monolito— que se hizo hace medio año a la Guardia Civil. Tengo un amigo que a esto lo llama “segovianismo compensativo” y me vuelve a hacer una referencia hacia la hostelería tratando de encontrar ejemplos…

Bueno, le voy dejando que quiero practicar un poco de esquí y para eso hay que hacer muchos kilómetros, que la sierra no es lo que era y la nieve por aquí es un producto escaso para desesperación de los gestores de las estaciones.

Mire cómo está la cosa de la sequía y las reservas de agua que ya ni los de Bezoya tienen agua suficiente para atender con eficacia la demanda. Y eso que la cogen de bien arriba…

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

2 Comments

  1. Los de Podemos dicen que no entienden por qué han quedado cuartos en las elecciones en la provincia, que han trabajado mucho más que Ciudadanos pero les ha lucido menos…¿qué tendrían que decir respecto a esto los pobres de UPYD Segovia…?

    Post a Reply
  2. Lo del présamo de diputados o senadores es para risa, señor Verdugo, pero para risa de los que, como el PP, en su día, ha prestado escaños de igual manera a otros. Para lo que se llama, no cotesía, sino “que en el mixto no se alborote tanto el gallinero”. Vamos que cada uno cuenta la batalla segun le vaya. Los préstamos, al fin y al cabo, son tan “administrativos” como los casos de corrupción que ampara administrativamente a nuestros padres de la Patria. Todo cuestión de acuerdos, pactos y tejemanejes políticos de ‘hecha la Ley…’ ya se sabe.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *