web analytics

Soto no cobra, Matas pierde el permiso y Ladreda se queda sin calle

Si usted tiene una cierta edad, como me pasa a mi, seguro que ha pasado algunos minutos mirando aquella foto de la Duquesa de Alba que estos días es lo más demandado en Cándido. Los turistas ya casi no prestan atención al rito de trocear el cochinillo, que todos andan escrutando las fotos cuando era joven de la noble fallecida…
A lo que nos interesa: los líos de herencias no nos influyen, que el convenio dice que el castillo de Coca —propiedad de la Casa Alba— está cedido al Ministerio de Agricultura hasta 2054. En aquella ciudad ya buscan una plaza para poner el nombre de Cayetana
Hombre, esto de las calles ya sabe que no es para siempre. Que un día eres Don Tomás y al siguiente, Tomás ná mas. Le pasa a Fernández Ladreda y hasta al general Varela, incluidos en el listado de calles que hay que cambiar de nombre sí o sí… Peñalosa, el de IU, dice que ya mismo; y Luquero, la alcaldesa, que mejor primero las del barrio que creó el régimen franquista y lo de las más principales, pues ya si eso, que buena gana de abrir un foco de polémica…
Pues ya tenemos debate para las próximas semanas, que el edil dice que eso estaba en el acuerdo que alcanzó con los socialistas y que como no se cumpla se van a enterar… ¿Se acuerda cómo termino el último periodo municipal en el que pactaron PSOE e IU? Pues eso: lo de que el tiempo en política es cíclico.

No. No tengo mucho más que hablar del Ayuntamiento, que Luquero —Tudanca, el secretario regional, ha vuelto a bendecirla en público— anda al ralentí, que así cree que no gasta, y la oposición tratando sin mucho éxito de llamar la atención con los asuntos pendientes. Pero sí le hago una confesión: ando buscando entre educadores, que me colocan por ahí al “mirlo” del PP… Y no digo más.

A ver, que llega la transparencia, que he visto que los del PSOE han mandado la agenda completa del diputado Gordo. Pues me sugiere dos cosas: que lo que se pone en cuestión de los diputados son sus viajes no relacionados con su cargo pero pagados por esa vía y lo demás nos importa un bledo y que, ya puestos, espero que el envío de la agenda sea completo, detallado y semanal desde ahora.
Me estoy despistando y le tengo que contar que a Atilano Soto, el juzgado le ha dicho que de cobrar los 57.000 euros de Segovia 21 que reclamaba por nóminas atrasadas el día que le despidieron, nada de nada. ¡Cómo está el mundo laboral!
Me ha llamado la atención ver parte de su declaración ante el juez en los vídeos publicados por este periódico, con su aplomo y su latín. ¿A usted no? Otro día hablamos de Navicoas, que parece que diciembre va a ser calentito y que todo lo que hemos visto (y veremos) puede tener otras versiones…

Otro que perdió los títulos, Matas, el ex ministro, segoviano adoptivo con segunda residencia en Perogordo, al que el juez de vigilancia penitenciaria quiere hacer de nuevo residente permanente, que dice que está mejor en segundo grado penitenciario y que el personal se mosquea si se ve lasitud en el trato a este tipo de delincuentes… Pues mire, señoría. Estoy de acuerdo.

Más coas feas. Porque lo es saber que Segopolis, aquel invento de Plan Estratégico en el que se ha gastado un buen dinero y no se ha avanzado un milímetro, o a la tajante respuesta del consejero de Sanidad: ni centro de Salud en Nueva Segovia, ni unidad de radioterapia en la ciudad, ni acuerdos con Madrid para dar este servicio a segovianos. Pues muy bien. ¿Se juega algo a que nos los venden como proyectos para la próxima legislatura regional, como ya hicieron en las cuatro anteriores? Y no aprendemos.
Le dejo, que me voy a mirar el Nacimiento de la Plaza Oriental —como cada año, reclamo que me expliquen por qué se planta un símbolo esencial de una religión, me da igual cuál, en medio de la ciudad— y las luces por toda la ciudad, que ya las están montando. Ya es Navidad. Estupendo.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

2 Comments

  1. Manda de esos! don Justo, lo primero y más importante, cambiar nombres de calles en el barrio, creado después de la contienda incivil, que trataba de paliar y dar cobijo y vivienda (¡dar vivienda! oiga muy constitucional). Un techo para las familias de los obreros (sí, obreros españoles). Y lo hacemos ¿por lo de la memoria histórica?, para mí, que memoria histérica. Más les vale que tomaran ejemplo. Salvo gastarse una millonada de nuestros impuestos en crear una Empresa Municipal de la Vivienda, que sólo da pérdidas, no han hecho nada. Bueno mucho concurso millonario en proyectos y poner en almoneda el suelo municipal, para que se lucren empresas privadas. Eso sí con un eufemístico cartelito de ‘vivienda social’. Con tanta desmemoria, no me extraña que en los concursos televisivos de jovencitos, tan seguidos por el personal, alguno a la pregunta de por dónde pasa un río, contesten: es que eso no es de mi Comunidad. ¡Ah la memoria!

    Post a Reply
  2. Esto de las nuevas tecnologías es la repera. Para algunos un pestiño. Terminamos la tertulia del desayuno sabatino y se conecta uno al ‘ipot’ ese y sale a colación el Justo Verdugo por lo de la transparencia del diputado o senador Gordo -se preparó la tangana mañanera pues no se sabia qué cargo tenía en esta legislatura-. Al final la pregunta del millón ¿sigue cobrando dietas por no vivir en Madrid?. Pese a tener vivienda o viviendas, que no quedó claro cuando la polémica, ya apagada, que se preparó en su día con los parlamentarios a dieta (curioso a dieta, pero engorda). Y es que la memoria, se pierde cada vez más rápido: la histórica y la contemporánea. Será la edad o las nuevas tecnologías que avanzan cada día.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *