web analytics

Si los chinos no vienen, nos vamos a Japón

Será que no conocemos aún bien el aspecto del coronavirus —me da un poco de repelús hasta mencionarlo— pero lo cierto es que no he visto estos días de inicio de carnaval ningún disfraz del bicho que trae de cabeza al mundo y con el que, de momento, nos permitimos hasta hacer gracias. Como la de la alcaldesa de la ciudad, que sentándose para ofrecer una rueda de prensa evidenciaba un gripazo de los buenos pero apuntaba jocosa que “no he estado en China”… Creo que varios periodistas se separaron unos metros de la regidora.

No, la cosa no está para chistes aunque aquí, más que por la salud, de momento nos preocupamos más por las repercusiones económicas que tendrá, que ya se cuenta con una sensible merma del número de turistas asiáticos —el tercer grupo más numeroso entre nuestros visitantes— que acudirán este año a Segovia por la crisis sanitaria. “Circunstancias sobrevenidas”, que dice Luquero cuando no le puede echar la culpa a un tercero concreto.

David Llorente.

Mientras tanto, crece el número de segovianos que prefiere ir a Japón y al menos un par de ellos lo harán con los gastos pagados por sus federaciones. Son los deportistas de la tierra que ya tienen garantizado su billete a Tokyo para los Juegos del próximo agosto, que después de lograrlo el piragüista, David Llorente, este domingo lo ha conseguido el atleta, Javier Guerra, tras proclamarse campeón de España de Maratón por tercera vez consecutiva. Ya estuvo en Río de Janeiro hace cuatro años pero no llegó a competir por enfermedad. Ahora ya se han oído voces —de momento tímidas— que aventuraban la posibilidad de que Tokyo esté en peligro por el superesistente virus de marras… Bah, desechemos las malas ideas. Suerte a ambos.

De dineros. Ya sabemos lo que costará la ruptura del contrato del aparcamiento de José Zorrilla: 4,8 millones. Al hilo he leído por ahí que en los últimos cinco años la ciudad ha pagado 23,4 millones en sentencias contrarias al Ayuntamiento. Pues nada, gracias a los alcaldes del pasado, que lo hicieron muy requetebién como queda demostrado. Merecen una avenida. (Larga, de salida).

Aún así, siempre hay espacio para la sonrisa, que en esto de José Zorrilla, el portavoz del PP, Pablo Pérez, denunció públicamente que el Ayuntamiento había ocultado en la Junta de Gobierno local la información sobre las sentencias judiciales al respecto. Al día siguiente la alcaldesa le recordó las fechas en las que se había dado cuenta de estos asuntos en el órgano de Gobierno y se le pidió que esté más atento en clase. Ya ve, soltando la mano de los zascas.

En lo que si me tiene preocupado la regidora es en lo de los centros militares, que lo de la marcha de la Base parece contemplarlo como otra de esas “circunstancias sobrevenidas” y rechaza de momento la invitación a encabezar movimientos en favor de que se pongan aquí las instalaciones resultantes de la concentración de la docena de centros como la Base que hay por España… Y mire que a mi me parece que está esperando instrucciones desde Madrid y que al PSOE local no le apetece mucho hablar de este incómodo asunto… Ya veremos.

De lo que si se habla es del edificio del Cat que tiene por apellido la palabra “retraso” desde que se pusieron sus cimientos, aunque parece que el pagano va a ser el último en llegar. La empresa que efectúa las últimas obras —se llama Rogasa, que también parece un poco irónico— lleva un par de meses de retraso en la entrega y se anuncian penalizaciones de 125.000 euros. No se preocupe, que las empresas que dicen que van a instalarse allí parece que pueden esperar y aún no están haciendo cola ante la media cúpula de Chipperfield. ¿Este hombre se habrá gastado ya la pasta que le pagó la ciudad por su magnífico diseño?

Ahora a la comisaría, que además de estar esperando al nuevo comisario van a encontrarse con más espacio libre después de que se desmonte la central de llamadas del 091 decidida en estos días con la idea de concentrar todo en Valladolid, dicen que para optimizar el servicio. Y otra vez la máquina de los “zascas”. Van los parlamentarios populares de Ávila, Segovia, Soria y Zamora y ponen el grito en el cielo por esta decisión y desde el Gobierno les recuerdan que esta es la aplicación de un plan del gobierno de Rajoy… ¡Pero leche, esos asesores, más atentos!

Cambio de tercio, que tengo que hablar de “El guardabosques de Valsaín”, ese juez jubilado que publicó unos ripios que hablaban de la bragueta del “Coletas” y de Irene Montero que un juez en activo multó en primera instancia con 70.000 euros para resarcir a la política —es la misma que creía que los escraches ante las casas de políticos responden a la libertad de expresión— por los daños morales sufridos. El poeta recurrió y ahora le han quitado la multa. ¿Caerá Montero en depresión?

Creo que hay más motivos para hacerlo. Por ejemplo, que uno acuda a una feria del voluntariado, como la celebrada esta semana en la UVa, que suena así como de buen rollo para todos y tenga la mala suerte de que al mismo tiempo se ha convocado la oficiosa “fiesta del caco de ordenadores en Ágora”, que al parecer estaba convocada el mismo día en el mismo lugar. Al menos cuatro portátiles afanados en aquella jornada según se ha reportado a esta redacción. Ya les vale.

Acabo como he empezado, que es carnaval y tiene un programa de los buenos. Fíjese que hasta se ha incluido un concierto de Albert Pla, ya me explicará alguien por qué, aunque ya me decía un amigo que es una cosa de disfraces que el antitodo no tiene reparos en cobrar 18 euritos por entrada. ¿Será cierto eso que se comenta de que cuando Pla se queda sin dinero los hermanos Santana le montan un concierto en Segovia y el Ayuntamiento lo mete en el programa de actividades más cercano? Bah. Insisdias.

Si estos días me ve por ahí alejado de mi sobriedad habitual sea comprensivo, por favor, que soy de los que se deja atrapar rápido por Don Carnal y con el ambiente transgresor que reina en Segovia no es fácil escapar y me lío, me lío…

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

1 Comment

  1. Lo mejor del desfile carnavalesco del otro día, el bombero con el extintor detrás de una juega con fuegos por toda la calle (el bombero era de verdad). Manda 😉

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *