web analytics

La importancia de usar correctamente la lengua

Me gusta, claro que sí esa iniciativa de IE para que los alumnos se encuentren con alumnos —me cabreé mucho cuando el vicerrector dejó bien claro que esto es para jovencitos— para intercambiar practicas de idiomas en charla abierta y distendida. Lo que me dejó claro que la cosa está hecha a conciencia es que el lugar de reunión son los bares, como debe ser. Ahí se nos conoce.

Es importante eso de los idiomas. Pregunte si quiere a los empresarios segovianos (bueno, son sólo unos pocos, pero pitan) que exportan los productos de aquí a 112 países, dice el presidente de la Cámara de Comercio, Palomo, medianamente satisfecho por un crecimiento global de un puntito porcentual. No parece mucho, la verdad.

Son tiempos en los que todo el mundo habla, dialoga, debate y discute. Claro, que hay veces que no se entiende demasiado bien lo que dice cada uno y te hacen pensar cada cosa… Fíjese, he llegado a la conclusión de que Aznar y Arahuetes tienen varios parecidos razonables: entre otras cosas, además de haberse ido después de señalar graciosamente a quien se sentaría en su sillón, Aznar, y Arahuetes, tienen la virtud común de que cada vez que opinan sobre sus respectivos sucesores lo hacen para pasarles gratuitamente una lija por la espalda.

Mire si no la aparición del ex regidor para exponer su posición en el asunto de los nombres franquistas de las calles, incluyendo una dura crítica a la actuación del Gobierno de su sucesora en este asunto. La misma postura que Jesús Postigo, que Pedro Palomo, que Javier Arranz. Y yo que creía que el cambio de las placas estaba incluido en el acuerdo “personal” que adquirió con Peñalosa. ¡Bah! lo entendería mal, que un pacto es un pacto. ¿No?

Por cierto, que el PP y Arranz tienen una nueva oportunidad (doble) de cargarse el acuerdo del último pleno. Bueno, si van todos. La versión oficial de la ausencia del edil, Garvía, sigue siendo el trabajo, así que no daré demasiada importancia a la áspera intervención que el empresario protagonizó ante sus compañeros de partido el día que se habló por primera vez de la candidata Raquel Fernández, la sustituta de Postigo…

Venga, aprovecho y abro aquí capítulo de juzgados: lo de la expropiación de Padre Claret aquella que hizo otro alcalde, Escobar, porque sí, sube de precio y ya no hay más recursos posible; La Junta, por su lado, que quiere dirimir en sede judicial el asunto del pabellón de El Peñascal con la empresa adjudicataria (¡Venga! Más chinitas en el camino); El alcalde de Maderuelo, Bayo, que por decisión del juez se queda sin la subvención que le dio la Diputación para planificar una obra en una carretera de otro (La Junta) que no llamaré irregular para no meterme en líos, pero que es rara, rara, rara.

Y está lo de la ermita de Nuestra Señora del Castillo, en Bernardos, cuyas escrituras se quedan en el ayuntamiento, vencedor para la Audiencia Provincial en la disputa que mantenía con el Obispado, por la propiedad del inmueble… En el pueblo tranquilizan: “será para uso religioso de por vida” (Pero del pueblo, no del cura).

Hablando de dinero. Yo no es que quiera preocuparle, pero eso que dicen “los americanos” —la Fundación con el nombre de Esteban Vicente y su esposa Harriet, principales sostenedores del museo segoviano— de que se quieren replantear su relación con el Museo Esteban Vicente suena mal, mal… Oiga, que el museo tiene 15.000 visitas al año y 14 empleados. (Usted me dirá).

Hay quien anda manejando la lengua con soltura, que ha generado polémica conocer que el local al que se trasladará la Oficina de Empleo, en Vía Roma, —tras obra de reforma y acondicionamiento y pago de alquiler mensual— es propiedad de una empresa vinculada al padre del procurador popular, Sobrados. Será, como dice el delegado de la Junta, López-Escobar, que “Segovia es muy pequeña”. (Lo dice para justificar la coincidencia en el contrato, no por el cotilleo, creo).

Por cierto, esté donde esté la sede, la realidad es que 193 segovianos han engrosado las listas del paro en enero. Pues eso, que vamos recuperándonos, dicen.

Bueno, si le sirve de alivio, esta semana es la de El Dorado, ya sabe, cuando se puede comer una ración de cochinillo de Segovia a mitad de precio que habitualmente, que estamos en promoción y este año entra como tentación añadida el Botillo del Bierzo. Yo me apunto.

Acabo y lo hago con un reconocimiento. El destinado a Juan José Sanz Vicente, un histórico que dedicó buena parte de su vida al PSOE, creo yo que poco recompensado, y al servicio público como concejal en Segovia y Aguilafuente. Me duele que la muerte sea tan ignorante.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

2 Comments

  1. La muerte es ignorante, pero ahondando en el caso del concejal Sanz Vicente, es, además ingrata. Lo que más duele con los panegíricos y loas de algunos en los medios de comunicación, que no hicieron más que poner chinas, qué digo pedruscos, en el camino, vendiendo alcaldías por un plato de lentejas foráneas y menospreciando las de casa. Ah! muerte y política ignorante e ingrata. Descansa en paz, compañero del alma, compañero Juanjo y salud! señor Verdugo y que le podamos leer a usted muchos años.

    Post a Reply
  2. Lo de que la cosa del Esteban Vicente suena mal, se referirá usted a los números de visitas (contabilizarán sobre todo los días de extreno y vinoespaño y las visitas infantiles) y sobre todo al ‘super-empleo’ más que a los 13 sueldos restantes de los 14. Digo.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *