web analytics

Jubilaciones, trabajo de temporada y el gas R-22

Me tiemblan las canillas. Seguro que se acuerda que hace dos semanas le contaba que había visto al Rey en la parada por lo del cuarto de milenio de la Academia de Artillería y que aunque es más o menos de mi quinta, yo me veía mejor que él… ¡Pues que se lo ha debido tomar a mal! Que ha cogido y ha abdicado (me gusta el verbo a rabiar) y ahí te quedas, Felipe.

Empiezo a preocuparme, que la semana pasada lo que imaginé, ya se lo conté, era que al secretario regional, Villarubia, le quedaba poco en el puesto y que esa tarde recogería sus trastos… Y acerté.

¡Me doy miedo! ¿Quién iba a imaginar que Óscar López trataría de ajustar cuanto antes cuentas después de dos años de encontronazos y bicefalia? Dicen los del ex secretario que esto es traición, mientras que los que han dimitido para que obligarle a dimitir, que aquello era insoportable por el despotismo del otro, por la división interna, por las pocas ganas de asumir responsabilidades de los resultados electorales. Vamos, por responsabilidad y forzando un proceso renovador de pura democracia… Cosas de partidos.

Pues nada, a votar. Reclamo que ambos contendientes se retiren de la carrera y al menos una mujer entre los aspirantes a los primeros puestos de Secretaría y candidatura a la Junta, pero los socialistas sabrán, que hasta ahora la alternativa es Javier Arranz, el edil de Deportes en la capital. O eso ha dicho…

No sé. Tengo que preguntar a los de la redacción a ver si me dan alguna pista añadida, pero es que no encuentro el momento, que llevan unos días como locos mirando las estadísticas del periódico y gritando “crecimiento exponencial, crecimiento exponencial” con una gran sonrisa. Vamos, que acueducto2.com recibe cada vez más visitas y parece que por encima de las previsiones iniciales. Pues yo se lo agradezco, que me gusta estar aquí con usted.

A ver, que me pierdo. Estaba en lo del Rey, que la cosa es muy trascendente. Pues mire, me parece excelente que alguien en esa posición tenga el arrojo de bajarse del trono a tiempo. Ya se lo dije cuando Benedicto XVI decidió no sentarse más en la silla de San Pedro. Hombre, está lo de ser responsable y también, de paso, hacer más fácil que Felipe VI le suceda, que a fin de cuentas, este es un negocio familiar.

¡Carape! Ya me he metido en el lío de si monarquía o república. Que no, que no. Que no me meto yo en eso. Eso si, pediría que si alguien quiere utilizar niños y adolescentes para agitar banderas y gritar en la calle, pues que se hagan cargo de cómo está nuestro sistema educativo y al menos les den una charla previa de formación, que se les ve muy despistados y sin una idea muy clara de qué es lo que piden… Y no digo más, que al final se me ve el plumero.

Me he acordado ahora de Izquierda Unida (IU), uno de los primeros en reclamar el fin de la monarquía, pero que también anda con la campaña esa de prestar voz a los ciudadanos en el debate del estado de la Región para que le digan al presidente Herrera lo que crean conveniente. Ya funcionó una vez, pues se repite la campaña, hombre.

Corren nuevo tiempos. Bueno, no sé, que el otro día tuve una paramnesia (quería evitar ser pedante diciendo Déjà vu) cuando vi una montonera de ovejas en medio de la ciudad. Era la fiesta de la trashumancia. Muy bueno para recordar nuestras tradiciones —los bichos han pasado, por derecho, por ahí toda la vida— y que además me viene muy bien para enlazar con la recomendación que quería hacerle para los conciertos por Agapito Marazuela que ha organizado el Instituto de Cultura Tradicional a cargo de algunos de nuestros músicos “buenos: Gaspar Payá, Cuco Pérez y María Salgado. Yo ya se lo he dicho.

Hay que irse preparando para el verano, que está a la vuelta de la esquina. Mire, en nuestro sistema de monocultivo económico, la campaña estival justifica buena parte de las contrataciones que refleja la estadística del paro que lleva ¡cuatro meses bajando! Solo quedan 11.872 y me temo que el estío no va a ser tan largo…

Bueno, si ha encontrado una terracita en la que servir cañas, usted aguante ahí y no se le ocurra ponerse enfermo, que están los profesionales que se suben por las paredes. A ver: el presidente del colegio profesional, Enrique Guilabert, dice que el sistema va al desastre, que no hay gestión, que no se contratan sustitutos, que la reestructuración de Primaria es un fiasco… Podría seguir, pero es que también el Sindicato Médico dice que en los centros rurales no va a haber personal… ¡Hasta los donantes de sangre tienen un treinta por ciento menos de presupuesto!

Pues nada, en estas, solo me queda desear suerte al nuevo equipo directivo del Hospital —la última vez que estuve por allí, el mes pasado, las habitaciones de Maternidad (vacías) servían de complemento a las de Cirugía (hasta los topes)— que encabeza José Manuel Vicente.

Hombre, para evitar daños gordos siempre tenemos nuestros propios héroes. Mire el teniente Jesús Manuel Calvo, el jefe del Seprona, premiado por la ONU por su lucha contra el tráfico del gas R-22, que suena a peli de espías de las buenas y que resulta que es muy dañino para la capa de ozono cuando se liberá más allá de los sistemas de refrigeración… Ahora el mundo es más verde. Enhorabuena.

De todas maneras, al teniente le quiero ver yo mirando los vertidos del Eresma —mierda pura— que a mi me parecen una guarrería terrible capaz de matar a todo bicho que pase por allí, pero que el comisario de aguas de la CHD, Julio Pajares, no parece considerar grave. ¿Quiere apostar a que la semana que viene estamos hablando de nuevo de este tema, eso sí, con sorprendentes giros al más puro estilo segoviano? Ahí queda mi penique.

Del medio ambiente a la restauración que se impone en la Plaza Oriental, donde es inminente el desembarco de la franquicia Mc Donalds, que se va a gastar en la obra de su local 834.000 euritos. Pues sí se venden hamburguesas, si. Ya sabe: a los pies del Acueducto dos hamburgueserías, pronto un bar de botellines en cubo y raciones rápidas… Lo que es la atención al turista de calidad que nos inunda y enriquece, vamos.

Bueno. Tengo varias cositas que apuntar en la agenda: tengo que ir a la Feria del vino de Cuellar (será la primera); tengo que pasar este fin de semana por La Granja, que hay mercado barroco. Todo muy pintoresco. Y ya que estoy allí, pues una vuelta por la muestra fija de arte tribal en el Pozo de la Nieve que suena exótico. Ya para la semana que viene, me quedo aquí, que quiero ver lo de Segovia en Danza.

Pero lo que tengo apuntado con letra redondilla escrita con la pluma Parker que tengo como un tesoro desde niño —qué quiere, me gustaban esas cosas— es el próximo día de San Romualdo, gran montador de monasterios y ermitas en el siglo X al que se ensalza el 19 de junio, que es cuando empezará la era de Felipe VI

Ese chico es de la edad del mío y mira qué bien le ha ido. Mi Josito, que es cierto que también ha casado bien, aún está estudiando. Para notario.

*Los Inhumanos actúan en Segovia el 22 de junio, dentro del programa de Fiestas.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *