web analytics

A cada cual su logo

No sé que diría Judy Garland a la vista de la dimensión que ha alcanzado su deseo de ir más allá del arco iris —ya sabe, aquella canción en el Mago de Oz— que inspiró ni más ni menos que la creación, años después, de la bandera (o pancarta, según la ocasión y conveniencia) representativa del colectivo gay.

Instalación de la bandera (o pancarta) arco iris en el balcón del Ayuntamiento de Segovia.

Mucha polémica e incluso algunas denuncias ha traído la celebración sin celebraciones del Día del Orgullo por culpa de esa sentencia del Supremo prohibiendo que los balcones oficiales alberguen símbolos más allá de los institucionales, que sin embargo no se ha cumplido en ningún sitio y el símbolo multicolor ha lucido sin problemas aquí y allá. Veremos cuando toque colgar la pancarta de la ONG de turno, la reivindicación humanitaria o simplemente la ventolera del gobernante de turno que los jueces son muy insistentes con eso de que se cumplan sus sentencias.

Hombre, particularmente soy partidario de que las cosas se mantengan en su sitio y de acuerdo a lo que representan para que no pierdan seriedad. Por ejemplo, creo que el escudo de la Guardia Civil no está para que se le pinte de colores, por muy integradores y reivindicativos que seamos. ¿Qué es lo siguiente?¿Policías vestidos de riguroso morado cada 8M? ¿De rosa el Día contra el cáncer de mama? ¿Con camisetas rojas el día que la selección de fútbol juegue un partido importante?

Ya, me dirá que estoy exagerando pero oiga, que me he encontrado en el perfil de las redes sociales de Guillermo San Juan, el concejal de Podemos —si, hombre, la formación de la teoría de las cloacas y de la policía esa patriótica— presentado con la foto del edil sobre el colorido escudo de la Guardia Civil creado para la ocasión Ya me van quedando menos cosas que ver en este mundo.

No le digo yo que estando las cosas como están no pase con cierto temor por el edificio de Sancti Spiritus donde está la Subdelegación de Defensa, que anda cumpliendo 25 años desde que se creó… Pues ya verás como a alguno se le ocurre pintar de colorines o alguna cosa así los edificios que un día fueron hospital.

Anda, ya he dicho otra palabra de moda: “Hospital”. Oiga, que después de los arreones iniciales en los que parecía que se iba a construir al día siguiente ya hemos llegado a lo que es un desarrollo “normal” para la administración regional. O sea, a partir de ahora viene lo de los largos meses y años hablando de construcciones provisionales, terrenos, tamaños y proyectosOcho años, ha dicho esta semana la consejera que se necesitarán. Pocos me parecen.

Mientras hay que apañarse con lo que hay y, entre otras cosas, buscar personal. Esta semana se le ha oído al gerente de Sanidad, Jorge Elízaga, reconocer que se buscan con cierta desesperación médicos y enfermeras y que “lo que se encuentra se contrata”, que así dicho no da precisamente tranquilidad porque parece que la prueba de acceso no es muy dura… También dijo que hacerle a un médico un contrato de tres años “es un buen contrato”. Bueno, pues así anda la sanidad.

Precisamente, a los sanitarios y otros colectivos que han estado en primera línea contra el coronavirus, pero sobre todo a los pacientes fallecidos y sus familiares, se ha querido rendir homenaje este domingo en un acto en plena plaza Mayor lleno de representantes y sin demasiado público. Todo celebrado, por cierto, a pleno sol y rozando el medio día en un día largo de verano. Bueno, podría haber sido peor. Por ejemplo, si hubiera nevado.

Esperemos que no ocurra y que el tiempo veraniego nos respete los próximos meses, que hay por delante 500 espectáculos callejeros de pequeño formato para animar el verano cultural mediante un conglomerado que ha llevado a unirse en un solo ciclo a todos los festivales que se celebran en años “normales”. Anda, mire que baratito sale a veces unir varios logos y sus gastos. Ahí queda la idea.

La cuenta para el Ayuntamiento sale a 400 euros por espectáculo, que no es mucho, aunque como la cosa funciona con los artistas locales varios repiten varias veces… Hala. Otro colectivo que pasa el verano atendido. Ya en otoño vamos viendo.

Los principales operadores culturales de la ciudad.

Preocupan, ya sabe, los hosteleros, que siguen sin acabar de recibir a la tormenta de turistas de antes de la pandemia pero que poco a poco van cubriendo los libros de reserva. Poco a poco. Por si acaso, el Ayuntamiento ha destinado otros 110.000 euros al sector, en este caso para los que no tienen terrazas. Otros que pasan el verano. En septiembre ya veremos.

Para entonces ya sabremos si la Gimnástica Segoviana ha logrado ascender de categoría y lo mismo hasta hay una fecha para que la gestora, heredera de la directiva que dimitió, ya no esté en esa función aunque no se yo, esto tiene pinta de que va a ser una situación transitoria larga…

Mientras no venga uno y nos convenza de que pintemos el escudo de colorines…

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *