web analytics

Ya que trabajo, sácame en la foto

Si usted está leyendo estas líneas en el ordenador de su trabajo —sé que lo hace, no se haga el sorprendido— seguro que estará pensando que esto de la ola de calor ya pasa de castaño a oscuro y que si esto va a seguir así hará falta decretar vacaciones para todos. Mírelo por el lado bueno: estamos batiendo récords y eso siempre satisface un poco el ego o qué se yo qué es. ¿No?

Tráfico bajo los arcos del acueducto de Segovia, años 90.

A ver, protagonista principal de la semana, el Acueducto de Segovia por aquello de que se han cumplido 30 años desde que Ramón Escobar decidiera el corte de tráfico bajo los arcos casi de un día para otro. Ahí tiene el evento explicado por Juan Pedro Velasco con listado de apoyos incluido, aunque, si me deja y no le duele mucho, romperé un par de mitos: la medida fue valiente pero porque al alcalde le asustaron a base de bien con advertencias de que el monumento podía caerse al día siguiente cuando aquello no era exactamente así… ¡Y cortó! ¡A ver quién quiere ser el alcalde al que se le cayó el Acueducto! También le diré que hoy todo el mundo celebra con algarabía y regocijo lo “acertado” de aquel corte pero tenía que haber oído usted entonces la fiera resistencia de la oposición, de los “segovianos ejemplares” —si, hombre, esos personajes que no han dejado que Segovia progrese un milímetro en décadas pero a los que se llama de usted con un don delante— y de buena parte de la ciudadanía

Estado actual de la estatua de San Sebastián y la recreación del original.

Bueno, pelillos a la mar, que peor le fue en su relación con el Acueducto al pobre San Sebastián (a su estatua) después de pasar varios siglos en la hornacina de la Puente que mira al Este tras los que al asaeteado sólo le queden reconocibles los rizos. Vaya a ver el cacho de madera que queda de él, que es pieza del mes en el museo provincial.

A por el segundo protagonista de la semana que ha sido el fuego desatado en la zona de Navafría con especial susto a los vecinos de Torre Val de San Pedro y que a esta hora parece estar en vías de ser controlado gracias al trabajo de los que se han puesto delante del fuego.

Eso si, en torno al siniestro hemos visto desfile de políticos como la visita de la ministra Ribera y su amplia e innecesaria corte de partidarios a la zona de un incendio cuando había pasado lo peor y posando en decenas de fotos servidas a las redacciones; la de medio gobierno de la Diputación con su presidente, De Vicente —“que ha interrumpido sus vacaciones”, enfatizaban las notas de prensa— a la cabeza para decir que “sus” medios trabajaban para minimizar el siniestro; o que la alcaldesa de Segovia, Martín, apareciera en redes sociales para reclamar su cuota de fama a la sombra de las llamas del monte a base de asegurar “no tener palabras” para felicitar a los bomberos de Segovia que acudieron a Torre Val de San Pedro. Hasta Cruz Roja de Segovia, casi siempre en admirable pero discreto trabajo, se despachó con una nota en la que decía “nosotros también estamos allí” y soltaba el listado de aportaciones humanas y materiales.

En estas fechas me gusta meter entre los asuntos destacados también al Festival de globos que reporta bonitas imágenes y “placas” (esta palabra, cada vez que suena, es en homenaje a Colilla) a los fotógrafos, aunque este año el viento ha hecho de las suyas y ha estropeado algunas salidas y fiestas como esa del espectáculo nocturno en las Lastras.

Que no se me enfade nadie pero oiga, el Festival lleva la coletilla de “accesible” por aquello de que algunas cestas están adaptadas para el uso por personas en silla de ruedas pero hete aquí que a la vez se han buscado “miradores” para ver los globos en el cielo segoviano, como el Torreón de Lozoya o la muralla subrayando en el programa del mismo festival que esos lugares “no son accesibles para sillas de ruedas”… ¡Bah! Pequeñas contradicciones, yo qué sé, como que se celebre la “Noche de la Luna Llena” cuando el satélite está aún en fase Creciente o que, superado el primer quinto del siglo XXI se ande planificando aún que la fibra óptica llegue a cuatro de cada diez pueblos de la provincia y eso se celebre como un logro…

Menudo batiburrillo he montado en el último párrafo. Debe ser que estoy nervioso ante ese momento que nos espera el martes, cuando el líder nacional del PP, Feijóo, abrace al regional, Mañueco, en la mismísima Segovia. Es un abrazo aplazado desde la toma de posesión del presidente de Castilla y León con inoportuno pacto con Vox… Chico, no me lo pierdo, que me encanta presenciar estos episodios “históricos” y las caras del personal, que dicen mucho.

A ver, una vuelta rápida por los pueblos que anda el personal revuelto con el mapa de rutas de transporte creado por el Ministerio de Transporte que se traduce en la supresión de 21 paradas en otros tantos pueblos. Ahí va la tacada rápida: Aceves, el diputado del PSOE, dice que es mentira y gorda que eso suponga perder servicios y se decanta por repetir las medidas anunciadas por Sánchez, aunque nada tengan que ver; el presidente regional, Mañueco, escribe al del Gobierno para quejarse y el vicepresidente de la Diputación, Bravo, anuncia una moción en contra —esta es una advertencia que da mucho miedo al Gobierno, que ya sabe lo que pesan las mociones en nuestras instituciones— y mientras, IU de Segovia dice que está muy mal lo que dice este plan pero que sean los ciudadanos los que se organicen para protestar, que ya se sabe que entre bomberos… En este caso, yo pienso de que… somos el pito del sereno.

Hala, que se me acaba el folio que me han dado y tengo que citar varios nombres propios: el de Marta Gozalo, elegida corregidora de Cuéllar, que no es moco de pavo; el de Alejandro Serrano, que deja Segovia tras tres años dirigiendo la Academia de Artillería, el de Katia Guerreiro, protagonista de la cita anual de Segovia con los fados portugueses en favor de la aecc, o el de Perico Delgado que vuelve a preparar la prueba que lleva su nombre con homenaje a Roberto Heras, en un día de los buenos para los amantes del ciclismo.

Le dejo. A ver si tengo suerte y me encuentro abierta alguna caseta de lectura de esas que tiene el Ayuntamiento en los parques, ideales para disfrutar del verano, aunque ya llevemos casi un mes gastado y aún andan buscando la llave… A ver si esta semana.

Clara Martín, ante una caseta municipal de lectura.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

2 Comments

  1. Lo del corte del tráfico del acueducto: pues sería valiente, pero fue un caos: un día podías circular por una calle y al siguiente no, se tardó bastante en normalizar esto y bajo mi punto de vista, se podría haber programado mejor sobre todo de cara al turismo. Lo del incendio: pues los políticos que se saquen las fotos que quieran, pero al menos que sen den cuenta en que salir sonriendo y posando hay veces que sobra. Lo de los globos: no se para que están desde las 5 de la tarde dando la murga con la música y luego como no pueden hinchar los globos por no se que problema con la meteorología, se dedican a soltar llamaradas de fuego al son de la pachanga, con el consiguiente riesgo de incendio y además no creo que sea bueno para el medio ambiente que tanto tenemos que cuidar. Y lo de accesible que se pronuncien los ‘beneficiados’, que a mi me suena más a propaganda que a otra cosa. Y las casetas de lectura, pues abrir en pleno julio y en plena ola de calor no se si es lo más acertado… en todo caso felicidades por el artículo, que toca muchos palillos 🙂

    Post a Reply
    • Para mi lo mejor de su resumen señor Verdugo es lo bien que explica, amen de la crónica de acontecimientos locales, cómo los políticos se alejan más y más de la ciudadanía, no ven más allá de su ego, ‘sus’ nóminas (incluyo la de camaradas y allegados) y están cada vez más lejos de la realidad. Saludos y esperemos por muchos años siga con se ‘guillotina’ ajustando la actualidad 😉

      Post a Reply

Responder a Juan Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *