web analytics

Terremotos, tránsfugas y toreros

Se quedó en una anécdota lo del terremoto del otro día (5,2, no está mal), del que, por cierto, no me enteré hasta que lo leí en mi pantalla. Será cosa de la edad.

Eso sí, ya puede decir la sismología lo que quiera que tengo claro que un suceso de estos puede tener su origen en el subsuelo de Albacete y trasladar su epicentro a Segovia. Ni verticales, ni leches. Directamente al salón de plenos de la capital.

Arranz protesta por su expulsión, aún en el salón de plenos.

Arranz protesta por su expulsión, aún en el salón de plenos.

A estas alturas ya sabe que aquel espacio aparenta descomposición y ha perdido cualquier viso de solemnidad para convertirse en otra cosa muy distinta, un lugar donde vuelan los insultos, el tono es de desprecio, huele a vendetas acumuladas y se producen escenas “históricas”, como la de ver salir expulsado del hemiciclo a un concejal, Arranz se llama, que, ¡caray! se dice representante de la “nueva política”. Pues muy bien. Pensaré en ello.

Andaba este domingo Luquero explicando a los periodistas que estaban equivocados en sus conclusiones de aquel episodio y que no echó al no adscrito para salvar los muebles en el asunto del aparcamiento del Salón. No, que la cosa fue una acción preventivamente posibles males mayores, que si le dejaba hacer “todos los plenos hasta el final, como si fuera un circo”.

Esta vez, del discurso sólo me quedo con la definición del espectáculo, que el resto no me convence, menos después de escuchar a De Santos azuzando para que le expulsaran —otra vez la traidora megafonía— que mire, me suena a premeditación en grupo.

Policía-Local-Luquero-beso3(g)

Bueno, no todo son peleas para la regidora, que este domingo ha tenido ocasión de reconciliarse con la Policía Local después del choque con el desafortunado discurso sobre multas y educación de los agentes (por cierto, la estadística dice que se han puesto y cobrado menos sanciones y la grúa ha trabajado tres veces menos), durante la celebración del Día de la Policía Local, donde se repartieron distinciones y elogios y hasta abrazos y besos hacia los funcionarios.

Hombre, si uno no supiera que eso era una fiesta podría llegar a creer que todos esos policías en realidad estaban alerta y vigilantes ante cualquier chispa que pudiera saltar en el estrado de autoridades, que las caras del personal recordaban mucho a las que hubo en el pleno de marras y el ambiente no parecía muy amistoso, así, en general.

Ya que salí a ver la formación en la Plaza Mayor, aproveché para acercarme a la manifestación convocada por UGT y CC.OO. para reivindicar la subida de los salarios… el éxito de la convocatoria fue tal que el evento, que estaba previsto que acabara en la Plaza Mayor, se reconvirtió a toda prisa en una concentración pequeña y estática. Pues mire, como sé que la gente sí anda preocupada con sus escasos sueldos, será que lo que le pasa al personal es que los sindicatos no les resultan atractivos. Vamos, digo yo.

La manifestación no llegó a salir de la zona de reunión, junto a la sede sindical.

La manifestación no llegó a salir de la zona de reunión, junto a la sede sindical.

Bueno, eso o que la gente había optado por otras ofertas de ocio, que estaba en plena ebullición la Feria de Fuentepelayo, ya en su trigésimo primera edición y erigida en la más importante de la provincia a lo largo del año. Pues mire, me alegro. Queda demostrado que a veces, los segovianos podemos hacer, a veces, cosas, ponerlas en marcha, mantenerlas e incluso hacerlas crecer.

Y es que no todo van a ser proyectos iniciados veinte años atrás sin solución, hombre. Mire el convenio de Defensa, por fin completado y en sólo veintitantos años. Anda, igual que el aparcamiento del Salón —exijo que se meta el proyecto en una caja de plomo y se arroje al mar, se me pongan como se me pongan algunos oportunistas y politizados comerciantes, empresarios y otros— que ya veremos si se zanja o aguanta cuatro años más buscando récord de “enquistamiento” (perdone el palabro)…

Hago parada en Cuéllar, que ya hay candidato confirmado del PSOE, Carlos Fraile, y ya que estoy, sigo apretando el cuentagotas y le cuento que también se ha elegido al aspirante socialista en Otero de Herreros, Alberto Peñas.

En el PP, ya sabe, esperando a clarificar las cosas aunque con tanto retraso, los candidatos ya no esperan a esa “proclamación conjunta” que tanto se hace esperar y mire, van saliendo a su ritmo. Ahí tiene a Silván, el consejero, ya confirmado para la Alcaldía de León por deseo directo de Herrera, que deja así otro hueco más que llenar en el próximo Gobierno regional, si logra la mayoría. Bueno, pues a ver si se clarifica lo de León de la Riva en Valladolid y aquí, Raquel Fernández puede por fin empezar a mostrar su oferta… El viernes, dicen.

Hombre, hablando de políticos. Segovia ha salido en la lista de propiedades declaradas del líder de Podemos, Monedero, con una casa valorada en ¡3.586,39 euros! Perdone mi cabeza ¿Le he hablado ya de “la nueva política”?

Otra vez que se me acaba el espacio y aún no le he hablado de la conmemoración del 75 aniversario de la muerte de Antonio Machado. ¿A que no sabe cómo se hizo? Pues los que estaban allí cantaron (lo intentaron todos, algunos lo lograron) aquella de Serrat de “Caminante no hay camino”… Original ¿No? Bueno, aunque estoy seguro que no es a causa de la música, al menos las visitas a la casa que habitó se han multiplicado en los últimos años.

Enrique_Y_Lucio-Velasco-wCapítulo de nombres propios: Lo primero, el respetuoso recuerdo al ciclista de los cincuenta, Enrique Velasco, fallecido el viernes, 27 y que no se me olvide citar al fiscal jefe, Antonio Silva, renombrado para su cargo por cinco años más que ni siquiera agotará, que se prevé que se jubile allá por 2017. Que tampoco se me pase lo de Víctor Barrio, el torero de la tierra que vuelve a Las Ventas, donde le han salido dos contratos…

Hace tres años ya estuvo por allí y ahora pues sólo me cabe decirle (en realidad me vale para todos los que han salido hoy aquí eso de “Suerte, y al toro”.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

3 Comments

  1. No se me asuste ni sea quisquilloso señor Verdugo por los precios de las viviendas. No sea usted como algún medio local. Ya sabemos que los titulares se pueden usar al gusto del mantenedor del medio de comunicación. Pero es lo que tiene el recibo de la Contribución, una cosa es el valor catastral (por el que nos endiñan el IBI, según como tengan que cobrar sus liberaciones los políticos de turno) y otra lo que uno quiera pedir por una vivienda en venta y, otra más, lo que te ofrezcan por la misma. Eso ya son cosas del mercado. Y ya está bien con podemos o dejamos de poder que no han tocado, aún pelo y hay más cangis que en una prueba de selectividad ¿Ha visto usted alguna declaración de bienes de políticos con precios de mercado? Háganme ustedes, los periodistas, o los comentaristas, las relaciones de los que llevan años viviendo de la política. Esas si serían noticia de la buena: cuánto tenías, cuanto tienes…

    Post a Reply
  2. Qué curioso señor Justo, la alcaldesa “califica de provocadoras y chulescas las formas de Arranz”. A mí que me recuerda a algún edil predecesor, al que tanto alaba, o alababa, nuestra primera edila. Hasta decir que ha sido lo mejor del mundo mundial para la ciudad de Segovia desde los tiempos de la Reconquista 😉 ¡Salud! y siga afilando el hacha que va a tener carnaza hasta aburrirse.

    Post a Reply
  3. No entiendo cómo les gusta a ustedes, los periodistas o comentaristas, hacer gracietas con las declaraciones de bienes de algunos, sólo algunos, políticos. Que para más inri ni han tocado aún pelo en el poder (es dinero de su trabajo). Parece que tocan rebato los poderosos y a por los pardillos de turno. Miren ustedes a ver cómo se pueden tener los patrimonios que tienen los que llevan unos añitos en el ajo, con los escasos sueldos públicos que, dicen o se quejan, ganan (sin incluir paraisos fiscales). ¡Ah! señor Verdugo,
    no digo que todos, creo que hay alguno que se salva.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *