web analytics

Si eres segoviano hazte comediante

Rubricado el convenio entre Palazuelos y Segovia para el uso del agua del Rancho del Feo, se desbloquea la “alegal” situación urbanística de las licencias de obras a conceder o concedidas en todos los desarrollos inmobiliarios de la CL-601. Entre ellos la Faisanera.

Habrá que ver, por tanto, qué planes tiene la Diputación para volver a la carga con el famoso “pentaproyecto” de Atilano Soto, que se ha quedado en un golf, una decena de casas por vender desde la década pasada no, la anterior, y un conato de hotel en ruinas. Y por supuesto, acabar el Palacio de Congresos de la Faisanera, cuyas obras va para cuatro quedaron in albis.

Un equipamiento que, recuerdo, tiene previsto un auditorio modulable de hasta 800 espectadores y, si bien desconozco los detalles de la caja escénica y demás, sí estaba previsto para acoger espectáculos de gran formato. De hecho esta era una de las justificaciones del turbio asunto; dado que las 300 plazas útiles del Juan Bravo no permiten amortizar espectáculos caros, la Faisanera pretendía complementar la programación estándar en ese segmento, amén de acoger todo tipo de congresos, simposyums y demás (eso según el cándido proyecto inicial, pues no se conoce aún centro de tal tipo en provincias que no salga por un ojo de la cara y/o para colocar amiguetes).

Se calcula que faltan dos millones de inversión para acabar el proyecto, básicamente el amueblamiento y accesos y párking exterior, un año de obras debería bastar. Pero como imagino que la Diputación no tiene la menor prisa en poner en marcha lo que se antoja una máquina de perder dinero, y atendiendo a los plazos de adjudicación y demás, yo creo que las obras pueden hacerse incluso hasta en tres años.  Si hay suerte y asistimos a una espantada de la adjudicataria, como ha sido una constante en las más de las obras públicas segovianas, puede que hasta más.

Pero el caso, y como si el covid no fuera desgracia suficiente, es que a medio plazo y en un radio de tres kilómetros el contribuyente segoviano deberá mantener no uno si no hasta tres teatros o llámenlos como quieran. Porque, un año más, los presupuestos del Estado 2020 vuelven a consignar 845.000€ para el Cervantes de Clara Luquero, así que es de temer que finalmente algún año de estos a alguien le de un ataque psicótico y realmente lo termine construyendo.

Interior del Cervantes.

No lo quiera Dios, aunque me temo lo peor, pues sabido es el afán farandulero de nuestra alcaldesa, probadamente capaz de montar  “teatralizaciones” hasta en la cárcel, con esta cosa del “microteatro” a lo que nunca vi la gracia (¿aguantar estoicamente a dos tipos representando lo que sea a un metro de la cara? ¿En serio alquien paga por eso?), por no hablar de su adoración por el teatro medieval, sector al que quiere dignificar con un centro de investigación en tan perentoria cuestión.

No siendo como el pueblo aquel de Amanece que no es poco, tan de Faulkner pero en versión Lope de Vega, no veo yo tanto negocio en las comedias y las varietés. Más habida cuenta que -será por teatros- también los hay y bien buenos en El Espinar, La Granja, Sepúlveda y hasta Cantalejo. Ya les digo, otra cosa no en Segovia, pero por comediantes que no quede.

Sé que esto no va a pasar pero aún estamos a tiempo de detener este despropósito. Está en manos de la Diputación, que ya que no puede parar el disparate del Palacio de Congresos -que encima es feo de abuso-, sí podría, por lo menos, plantearse una cesión del Juan Bravo al ayuntamiento de Segovia, y así saciar las veleidades dramáticas de Luquero y su troupé. Se pasa el personal del Juan Bravo a la Faisanera y se paraliza -eso sí- la generación de contenido para la pared que queda del Cervantes. De modo y manera que, además del ahorro del pastizal que supondrá detener la conversión en teatro de la dicha pared y el mantenimiento posterior, queda un bonito espacio para el futuro crecimiento de quien realmente lo merece.

Me refiero, claro, a la Escuela de Arte y Superior de Diseño Casa de los Picos, cuya ampliación sí es una cuestión urgente y candente.

Te quejas y te quejas de que el centro histórico de Segovia es un erial, tienes una nombrada escuela que podría atraer a talento joven  pero en la que ya no cabe ni un palillo, tienes al ladito mismo mil metros limpios y una bonita fachada que conservar… ¿A qué esperarán? Se diría que la maniobra sale sola, pero no… Oooootroo teatro. Hay que joderse…

Ya tardamos en aprobar alguna ley que prescriba despeñar por las peñas grajeras al próximo tarugo que nos diga: “aquí hay que hacer un teatro”.

Fachada de intento de hotel en Quitapesares.


Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On
468 ad

6 Comments

  1. Pues, una vez destrozada la techumbre del Cervantes con los murales de Tablada, por el dúo ‘Ara’ de innombrable lumbreras salvadores “del amanecer segoviano”, si idea, señor Besa, es muy buena solucion.

    Post a Reply
  2. El futuro es la farándula. Segovia es un páramo, pero cultura o kultureta para comprar al pueblo que no falte.

    Post a Reply
  3. ¿quién va a ir al teatro o a cualquier otro espectáculo a la Faisanera: están locos???
    Lo de los congresos, tampoco me lo creo: hay oferta de centros de congresos mil veces mejor ubicados que ese: ¿qué harán los pobres congresistas entre charla y charla: pasear por el Pontón? ¿ver el hotel en ruinas, la urbanización desolada?

    Post a Reply
  4. Los de la pesoe están “emperrados” en su teatrillo Cervantes, y ya no hay quien lo pare. Quieren tener su propia programación teatro-farandulera, y no depender de la programación teatro-farandulera del Juan Bravo Diputariano.
    Y lo de la ampliación de la Escuela de Arte y Diseño (que sería lo suyo), se la suda.

    Post a Reply
  5. El Ayuntamiento y la Diputación viven en otro mundo.

    Post a Reply
  6. Comentario suprimido. Las acusaciones directas a personas concretas, más desde el anonimato, tienen que demostrarse. Tampoco son admisibles los insultos.

    Post a Reply

Responder a Oscar Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *