web analytics

Refugios V: El refugio que no fue… (1)

Refugios V: El refugio que no fue… (1).

(Refugios IV: Los que fueron…)

Aparcamiento de Navacerrada, al fondo refugio de la Comunidad de la Ciudad y Tierra de Segovia, 1971.

Aparcamiento de Navacerrada, al fondo edificio de la Comunidad de la Ciudad y Tierra de Segovia, 1971.

La interesante página electrónica ‘nevasport.com’ –“espacio público abierto todo el año para los amantes del esquí y la nieve”– se hizo eco, en 2012, de un reportaje que publiqué sobre la fallida construcción de un albergue, por iniciativa Sociedad Deportiva Alpina Segoviana, en el puerto de Navacerrada.

El título de la reseña publicada era ‘El refugio que no fue’ (Gente en Segovia, 2009). Con él quería recordar el esfuerzo que realizaron los miembros de la ‘Alpina Segoviana’, sociedad engendrada a finales de los años sesenta, para gestionar lo que hubiese sido el primer refugio-albergue segoviano en la Sierra de Guadarrama.

Logo de la sociedad Deportiva Alpina Segoviana.

Logo de la sociedad Deportiva Alpina Segoviana.

En dicho artículo se hacía una breve semblanza de la historia del puerto de NavacerradaVer Nota 1 y, por supuesto, de los burocráticos trámites para conseguir el objetivo.

Curioso caso de cesiones de uso por parte de la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia, con un final de ‘batalla fronteriza entre Segovia y Madrid’ por usurpación de tierras que, finalmente, quedó en ‘cosa de fantasmas’.

La principal fuente para la busca de datos fue el periodista y montañero Miguel Velasco Álvaro, uno de los fundadores de la D.A.S., que mantuvo puntualmente informada a la opinión pública. Sus escritos y comentarios, en los medios de comunicación segovianos y nacionales, fueron de gran valor para la reseña.

La serie de entradas sobre ‘Refugios en el Guadarrama’ no puede pasar por alto este curioso hecho. Lo recuperamos e ‘iluminamos’ con algunos documentos gráficos.

Nota 1: Breve reseña del Puerto de Navacerrada.

Allá, por los albores de la denominada Reconquista, y siglos aledaños, las lindes en la cumbre de sierra siempre han tenido sus más y sus menos.

Problemas de expansión y poblamiento de tierras que eran dirimidos a golpe documento real. El título de villa para Navacerrada se fecha nada menos que en 1636.

Por el paso de Navacerrada llegó hasta Segovia en el 1072 Al-Mamun-Billach, rey de Toledo, hasta que Alfonso VI lo manda nuevamente a la trassierra.

Oleo que representa a los Tercios segoviano en la toma de Madrid (Ayto. de Segovia); Antonio García, 1854.

Oleo que representa a los Tercios segoviano en la toma de Madrid (Ayto. de Segovia); Antonio García, 1854.

Del mismo modo, allá por el 932, los Tercios Segovianos, al mando de los capitanes Día Sanz y Fernán García, traspasarían el collado para ayudar a Ramiro II en la conquista de Madrid.

En el siglo XIII aparece documentado como puerto de Mançanaresantes con alberguería que al igual que otros difíciles pasos de montaña reciben privilegios reales para su mantenimiento.

Aunque el protagonismo del puerto llega en 1778. Carlos III encarga a Juan Villanueva el trazado de una carretera que uniera la Corte con el palacio de San Ildefonso. El camino quedó definitivamente acondicionada diez años después con Carlos IV en el trono.

Por Navacerrada pasó Lord Wellintong, en los años de la Guerra de Independencia, y tras liberar la villa de Cuéllar corrió tras los franceses persiguiendo al rey intruso en 1812.

El interés por los refugios de nuestra pequeña reseña nos lleva a los años finales del XIX y los comienzos del siglo XX cuando naturalistas y científicos como Casiano de Prado, Giner de los Ríos o Paz Graells, junto a otros personajes comenzaban a frecuentar el Guadarrama, interesados, al mismo tiempo, por la montaña y los deportes relacionados.

Puerto de Navacerrada a principios del siglo XX.

Manuel González de Amezúa, uno de los introductores del esquí en España y fundador del Club Alpino Español en 1906, reparó en las extraordinarias condiciones que las inmediaciones del Puerto de Navacerrada para su práctica.

Posteriormente, como ya se ha comentado en este Blog, comienza la construcción de refugios en el Ventorrillo, en la vertiente sur de subida al puerto.

En los años 20, con la llegada del ferrocarril al puerto -1923- comienza a llegar el ‘turismo’ masivo y la difusión de los beneficios del saludable aire serrano, con la construcción de nuevos edificios en altura.

Hasta entonces, como hemos indicado otras veces, podemos decir que el puerto de Navacerrada era un alto con nieve perpetua cuatro meses al año, una caseta y mojón delimitador en los montes de Valsaín 

Para hablar del fallido refugio-albergue segoviano en el Guadarrama tenemos que hacer una breve mención a los primeros pasos del montañismo en Segovia  –Ver Nota 2 y a los primeros remontes de esquí en el puerto de Navacerrada.

Nota 2: Segovia y la sierra.

Hemos de recordar que, pese a la vinculación de Segovia con la montaña y el montañismo, nunca contó con refugio-albergue propiedad de sociedad afincada en la provincia. Las condiciones de los deportistas segovianos han sido más bien precarias en este aspecto.

Segovia desde Peñalara y Peñalara desde Segovia.

Segovia desde Peñalara y Peñalara desde Segovia.

Bien es verdad que desde los comienzos del guadarramismo, tanto la información como los contactos con la vertiente madrileña han existido.

La prensa segoviana informaba, en 1913, de plausibles iniciativas para el conocimiento de la sierra “Ha tenido lugar, en Madrid, una concurrida reunión de elementos interesados en la divulgación de las bellezas de los vecinos montes carpetanos y en la mayor prosperidad de los pueblos enclavados en aquellos, convocada por el activo iniciador de esta y otras empresas altruistas de carácter social, don Constancio Bernaldo de Quirós […] el objeto […] fomentar la concurrencia á los parajes de la sierra […] Por el interés que, dada nuestra proximidad á la Sierra, tienen los problemas que al mejoramiento social de la misma se refieren, daremos cuenta […] que ha de interesar también á algunos pueblos de la provincia de Segovia.

Actividades Sociedad Deportiva Excursionista, sección de Segovia, años 50.

Actividades Sociedad Deportiva Excursionista, sección de Segovia, años 50.

Es importante, para hacerse una idea de la vinculación de territorio y personas, detenerse en los primeros acuerdos de la sociedad ‘Los Doce Amigos’ (posteriormente 1915, se constituirían en la Sociedad Española de Alpinismo Peñalara).

En ellos se indica que una de las causas para dejar de pertenecer a la misma será: las personas “que se ausenten de Madrid con carácter permanente”; eso sí, sólo si no fijan su residencia en Ávila o Segovia.

Segovia contó y cuenta, con afiliados a dicha sociedad. Del mismo modo que la Sociedad Deportiva Excursionista (sociedad que fundan, como el Peñalara, antiguos socios del Club Alpino Español), mantenía, como podemos comprobar en la entrada anterior (Refugios IV), sede y un nutrido número de socios y actividades.

Todas las sociedades construyen refugios pero los segovianos, pese a contar con buenos aficionados no lo hace (recordemos las excursiones científico-recreativas a la Peña del Oso -1885- o los estudios del catedrático Félix Gila en Peñalara -1883-).

En referencia a los remontes de esquí en Navacerrada, la web ‘nevasport’, enlazada arriba, detalla los comienzos de su construcción con excelente documentación gráfica.

A partir de las referencias de esta página, otras encontradas en la Red, hemeroteca,  archivos consultados (principalmente el Archivo Municipal de Segovia…), y fondos documentales propios, nos adentramos en nuestra historia sobre el nonato refugio de la Deportiva Alpina Segoviana que traerá cola.

Nuestra historia.

Parte final del aparcamiento de Navacerrada.

El primer telesquí del Guadarrama estaba situado en la ladera denominada del telesquí.

Se trataba de la vaguada que desciende desde el lomazo Dos Castillas y termina en la parte final del actual aparcamiento del puerto de Navacerrada donde se encontraba la instalación para el remonte.

Más tarde, desplazado a la derecha, se convertiría en la pista del ‘Pluviómetro’.

El Boletín de la Comunidad de la Ciudad y Tierra de Segovia da una pista esencial para poder afirmarlo. En Sesión del día 10 de mayo de 1944, se auerda:

Boletín de la Comunidad de la Ciudad y Tierra de Segovia, del 14 de junio de 1944.

“Concesión a la Sociedad ‘Telesquí de Navacerrada, S.A.’, de un terreno para la instalación de un Telesquís en el Puerto de Navacerrada, en la vertiente norte de las ‘Guarramillas’ y sitio denominado ‘Valdíos de la Sierra’, de la pertenencia de esta Comunidad […] extensión de terreno suficiente para la instalación de un Telesquís […] junto al lugar denominado ‘El Pluviómetro’ […] para construir las obras e instalaciones necesarias para poner en funcionamiento dicho Telesquís; La Junta, después de bien enterada, acuerda unánimemente y con satisfacción, acceder a la petición, haciendo la concesión por un plazo de veinticinco años, prorrogables[…]”.

Posteriormente dicha sociedad deja de pagar el canon correspondiente según se desprende de algunas Actas (sesiones de los años 1960 y 1964).

En 1969, con motivo de la instancia del G. M. Galayos (sociedad deportiva inscrita en Madrid), sale nuevamente a la luz la concesión de 1944.

Instalaciones de Transportes Aéreos del Guadarrama, S.A. en el puerto de Navacerrada, década de los 60.

“[…] solicitando cesión de caseta del antiguo telesquí existente en terrenos de la Comunidad inmediatos al Puerto de Navacerrada […] para fines propios y acondicionamiento como refugio de Montaña”.

Se da cuenta en sesión correspondiente de la concesión en su día otorgada a ‘Telesquí de Navacerrada‘. Según figura en el acta, debe colegirse que la sociedad adjudicataria quedó disuelta o extinguida al ser transferidas las instalaciones a TAGSA, Transportes Aéreos del Guadarrama, S.A.

El secretario de la Comunidad informa a los comuneros que la sociedad dejó de satisfacerse, en 1955, el canon exigido e igualmente comunica el estado de abandono del inmueble.

Por todo ello se declara extinguida la cesión y se pide al aparejador del ayuntamiento, Aurelio Ibarrondo Pastor, que gire visita para comprobar el estado actual, posibilidades y costo de restauración o arreglo. En el tercer punto de los acuerdos consta:

“Señalar al Grupo de Montaña Galayos no proceder la cesión de la caseta pretendida por entrar en los cálculos de esta Junta de la Comunidad otras previsiones”.

La sociedad que explota el deporte del esquí, en el puerto de Navacerrada, ya tiene otros objetivos e instalaciones.

(…continúa: Refugios  y 2)

Author: Juan Pedro Velasco Sayago

Blog de montañismo y excursionismo sobre el Guadarrama, a cargo de Juan Pedro Velasco Sayago. (Coordina el Blog 'Retrosegovia', publicando temas relacionados con la tarjeta postal ilustrada de Segovia).

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *