web analytics

Para playas vírgenes, las de Benidorm

Ya se que lo mío es resumir la actividad semanal segoviana pero déjeme que haga una excepción y le cuente mis vacaciones, que va a ser cierto que la veta del turismo de este año va a estar sólo en los nacionales. Madrileños, valencianos, vascos, catalanes y los demás: sed bienvenidos, sentíos como en casa”. (Y por favor, venid a pasear, comer y dormir en Segovia, que está la cosa muy mala).

Como muchos segovianos —he dicho bien: “muchos”— en cuanto puedo me escapo a la playa de Benidorm. ¿Qué quiere? Me he acostumbrado a esa mezcolanza de gentes y ofertas de ocio. Además, como soy de provincias, ahí cubro todas mis necesidades de ver rascacielos y skylines urbanas y me doy un homenaje cuando canturreo en el coche lo de que “quiero levantarme en la ciudad que nunca duerme” emulando a Sinatra mientras mi radiocasete —si, debo ir pensando en cambiar de coche— repite una y otra vez My way a la vez que cruzo Albacete.

Playa de Poniente, en Benidorm.

La semana pasada fue la última vez que me escapé. En cuanto pude. No es que desconfíe de nuestra responsabilidad colectiva o individual o de nuestra tendencia a bajar la guardia y pensar antes de tiempo que “¡Bah, si no pasa nada!” y tema que los repuntes del Covid19 puedan reducir otra vez las posibilidades de desplazamiento a las playas o a cualquier lugar, pero por si acaso he preferido pisar la arena cuanto antes y ¡que me quiten lo bailao!

Y ahí me he dado de bruces con la incidencia real de la pandemia en la vida de ciudades que viven del turismo. Resulta que, en pleno julio, me vuelvo de Benidorm dando vueltas a nuevos lemas publicitarios perfectamente válidos como “Benidorm: descubra sus playas vírgenes y encuentre la tranquilidad”. No se ría. A cualquier hora del día he podido elegir parcelita de playa —chico, 14 metros cuadrados para uno solo. Jamás colonicé antes tanta tierra en aquellos arenales— y nadar sin toparse con nadie en el agua donde no flotaba un papel, un plástico o una botella. ¿Se acuerda de los ciervos que paseaban por la plaza de la Artillería durante el confinamiento? Allí, hoy día, se ven mantas raya entre las piernas de los bañistas.

La ausencia de guiris mantenía hasta este fin de semana la mayoría de los hoteles cerrados —conozco pocas imágenes más tristes que la de un hotel sin actividad, cuanto más grande sea el establecimiento, peor— así qué de “la ciudad que nunca duerme” nada de nada. A las 22.00 horas no se veía apenas gente ni tráfico por las calles y los restaurantes y bares iban recogiendo. “Benidorm: el lugar más tranquilo del levante”. Como le diría: como en febrero, con calor y sin los viejos (me gusta esta palabra. Define a los de mi generación) que viajamos con el Inserso. Lo más parecido a la época del confinamiento que he encontrado.

No quiero ni pensar la cantidad de hambre para hoy mismo y también para mañana (este otoño se me antoja terrible) que se está acumulando allí tras el parón total constatado en el inicio del nefasto primer mes de verano en aquella ciudad, el referente de la explotación turística internacional, y se me ponen los pelos de punta imaginando que Segovia se mantenga convertida en un erial similar que aunque el problema se mida con diferente escala hablamos del turismo como motor principal, casi único, de la economía inmediata.

Si tengo claro que este año no podremos contar demasiado con los extranjeros y que habrá que tirar de los nacionales en una encarnizada pelea con el resto del país donde el personal anda tratando de salvar los muebles en este nefasto 2020 precisamente buscando a los de casa y los euros que puedan llevar en sus carteras.

No es que esté demasiado contento de lo que se ha visto por Segovia en los dos primeros fines de semana de este julio, aunque los responsables de turismo locales tratan de lanzar un mensaje positivo: “la cifra crece cada semana”, dicen. Algunos restaurantes “de referencia” apoyan la teoría. Con todo y eso, hasta me parece poco el cuarto de millón que van a gastar en cinco meses los del Grupo de Ciudades patrimonio publicidad y propaganda para reclamar su cuota de turista patrio.

Pues nada, olvídese de chinos y americanos y cultive el turismo español. Mejor, así nos evitamos chapurrear el inglés, que no se nos da bien, ni a usted, ni a mi. Y menos con la mascarilla puesta, que le sale a usted acento de Brooklin.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

8 Comments

  1. La foto a la que hacen referencia NO es Levante si no Poniente

    Post a Reply
  2. Interesante artículo y una aguda crítica de las catetas decisiones de las autoridades de Benidorm. Yo vivo en Benidorm y cabrea, la verdad porque nos va llevar a la ruina con miles de negocios cerrados, gente sin trabajo y otros que se marcharán. También quisiera que cambiaran el pie de foto, dado que es de la playa de Poniente y no de Levante. Un saludo.

    Post a Reply
  3. Justo eres poco observador
    Mira la playa de poniente y verás un apartheit como un castillo entre hamacas y cuadraditos

    Post a Reply
  4. Benidor lleva reinventandose muchos años, seguro que la pandemia no puede con nosotros saldremos muy reforzados la pandemia no podra con nosotros.

    Post a Reply
  5. Bueno eso de que es tramquilo,no se donde tendras tu residencia que de ser asi me gustaria daberlo porque donde estoy yo desde el jueve estamos sin dormir hasta que se cierra la discoteca KM y el Moon Beach y luego quedan los niños quinceañeros que llevan por reloj 5 horas fe pie esperando a que los que salen de la discoteca les suministre, es un verdadero suplicio venir de vacaciones a Benidorm.

    Post a Reply
  6. Conozco Benidorm desde hace 40 años. En ese tiempo he venido todos los años. Siempre pensé que era la gallina de los huevos de oro. Llevo aquí desde el 28 de junio y tengo que admitir que la cosa, está muy seria. Que puede haber muchos negocios que queden seriamente afectados. No por lo que ha venido, más bien por lo que se avecina. Estos políticos lo están poniendo muy mal. Se está metiendo mucho terror entre la gente. Muchas mentiras. Esperemos que se pueda volver a los estándares anteriores a todo esto.

    Post a Reply
  7. Soy Corresponsal de Prensa para Argentina,mi ultimo articulo de Benidorm en ABC en el año 2018.www.compartiendoturismo.com pinchar Columnista. En estos momentos estoy en mi piso de la playa de Poniente a orillas del mar y cubri el Festival de la Cansion varios años

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *