web analytics

Lista a las Cortes y el principio de tercio excluso

No sé lo que Tejerina, con ese aire de niña bien de Valladolid, entiende por “echar un cable”. En la precampaña andaluza, la lío parda la exministra pretendiendo sacarle los colores al sistema educativo andaluz al contraponerlo al castellano y leonés. Fue en los Desayunos de TVE: “lo que sabe un niño andaluz a los 10 años lo sabe uno de Castilla y León a los 8”. No era lo que quería decir pero en Andalucía esto se interpretó como ofensa blasfema  a la Virgen del Rocío, cual si hubiera dicho que la chavalada Despeñaperros abajo es medio lerda, o que la de entre Madrid y Asturias es una cantera de Nobeles (que no parece). El primer round de las Andautonómicas, donde el PP se juega la consolidación de su nuevo líder y quién sabe si hasta el liderazgo del centro derecha.

Aserto harto dudoso, esta supuesta superioridad del torrezno castellano sobre la olivas, o el tiempo frío que abona las entendederas frente al calor meridional que las reblandece. Bastante turbio. En parte porque todas estas homologaciones internacionales, que si los ránkings OCDE, que si Bolonia, son en si mismo un timo (en Castilla y León se preparan que no veas estas reválidas). Aunque es cierto que la educación en Castilla y León es mejor que en Andalucía, sí, y es mejor que en Madrid y Cataluña. Y probablemente en ello no poco tenga que ver una determinada política. Que no lo dudo, que el esfuerzo educativo de Castilla y León es mayor, o cuando menos se nota en una menor conflictividad y un mayor éxito académico. Más innovación, más y mejores programas, lo que quieran… Pero desde luego, ni un niño coreano por sacar mejores notas en Bolonia que otro segoviano, ni un jerezano por sacarlas peores, sabe más o sabe menos. Podemos hablar de modelos educativos eficientes, pero no podemos hablar de superioridad intelectual en términos generales. Eso sí que es de burros.

La cuestión es que el ver quién tiene los hijos más tontos se ha convertido en batallita electoral de calentamiento. Con Casado arremetiendo contra el victimismo, Díaz contra el centralismo y el anti-andalucismo. Y en esto que sale Juanjo Sanz Vitorio, procurador en Cortes ayer en declive hoy en ascenso, a meter baza. Y en una video-homilía de estas que graban ahora los políticos en Facebook venía a prender cera en el entierro asegurando que lo dicho por Tejerina “Son DATOS”, DATOS, verdades como puños. Grandezas incuestionables de la pax herreriana de Castilla y León.

Como ya he dicho, no, no es un dato, es un análisis superficial y tirando a tontuno de algo bastante más profundo que tiene que ver, además y mucho, con la masificación, las diferencias de renta, la inmigración… Una gambada. Pero me quedo con la aparición del espinariego. Y me pregunto a cuento de qué. (Aprovecho para pedirle que la próxima la grabe con el móvil en vertical, que no ganamos para tortícolis).

A cuento de dejarse ver en esta otra precampaña, la relativa al escaño a procurador segoviano, que esa es gorda. Barrunto hachazos nivel LOL por la silla entre los coleros de la lista. Que viene apretada, con Francisco Vázquez prácticamente obligado a salir de número Uno, y sabiendo que dándose bien solo hay dos sillas más (dándose bien, que viene Ciudadanos apretando), Clemente, Sanz Vitorio, Chema Bravo y María Ángeles García (la de Carbonero) están en una tesitura complicada. Pueden dar por apeada a María Angeles de la lista, pero el Dos será mujer, de donde en realidad hay pelea entre Bravo, apoyado por el grueso de la Diputación, y Sanz Vitorio, que deberá jugar sus cartas en Madrid (si las tiene, que hay mucho fantasmeo en estas cosas), recordando de paso que Sanz Vitorio, superliberado como está desde hace varios lustros, se juega el cocido. Y luego a ganarse el acta, que esa es otra.

Y del PP a Podemos. Reconozco que la “abdicación” de Natalia del Barrio me ha sorprendido. Me cuentan que se ha quemado vitalmente recorriendo castillas bierzos y leones para consolidar el proyecto liderado por este otro predicador de verbo florido, cursi hasta reventar, que es nuestro Pablo regional, el Fernández (y eso que solo he padecido  la desdicha de soportar dos ruedas de prensa de Fernández, por unas cuantas más de Sanz Vitorio, que tela también).

El caso es que Podemos, a la chita callando, ha montado sus proto-primarias a procurador, resultando once electos, y entre los que hay entre dos y cuatro morados de relativo peso (San Juan, Lobo, los dos más conocidos, y añadan a Silvia Martín, Amanda Peñalosa, como probables). El hecho de que para baranda solo se apuntara Fernández ya da idea de que el proyecto viene con no poca cocina desde Pucela. Aunque lo más probable es que la lista a las Cortes, que no está fácil repetir la machada de Natalia del Barrio, venga a ser un premio de consolación para IU si pierde a Ángel Galindo como candidato a la alcaldía capitalina, o más probablemente para Podemos si no logra imponer al suyo, presuntamente San Juan. Aquí las cuchilladas son a otro nivel. Se negocian por arriba, entre Garzón y Fernández, y conociendo a ambos, diría que Fernández quiere ser el Uno a expensas de sacrificar un puñado de capitales.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *