web analytics

La gran muralla, un parto sin dolor y el orador que no pronuncia

Una semana de contrastes esta que hemos vivido. Le recuerdo que empezamos con una nevada potente y la hemos acabado con la rebequita —este si es un traje tradicional segoviano— llenando calles y campos.

Ya sabe: sale el sol y aparecen los turistas por todos los rincones. Me ha gustado esa idea de la concejala De Santos de dirigir a los turistas fuera del eje Azoguejo-Alcázar para mandarlos a ver la muralla y los valles… Dice muy seria que los chinos son los más dóciles para eso. Será nostalgia del paredón ese de su tierra. Hombre, si nos gastamos la pasta que nos gastamos en actuaciones sobre la muralla habrá que enseñarlo ¿No?

Claro, que hay que tener cuidado luego con las fotos que se hagan, que pueden acabar en cualquier periódico británico y a saber lo que hacen con ellas. Mire los del Daily Telegraph, que han colocado el Alcázar ¡En Sevilla! Los de la redacción me dicen que eso es un fallo que puede ocurrir, que el redactor no siempre puede reconocer el material gráfico, que… ¡Bah! Paños calientes corporativistas. ¡Atreverse a confundir nuestro castillo! ¡El de Segovia, el ombligo del mundo! ¡No te digo!

Y eso que trato de ser comprensivo, que los de aquí también van por ahí distraidillos. A ver, que le situó: el teatro Juan Bravo lleno para ver el espectáculo “Contigo” de la cadena Ser con el periodista Gabilondo como protagonista… Pues ahí aparece el diputado de Cultura, Monsalve, que va y felicita ¡a Onda Cero! por el enorme espectáculo. Otro lapso, como el de los del Telegraph.

Ya que estamos con cosas que despiertan la sonrisa, qué me dice de que el concejal Giráldez —los periodistas le dieron su último premio malo porque no le entendían en sus ruedas de prensa como portavoz— presente un acto en el que el periodista Reyero explica los diez errores imperdonables al hablar en público.

Bueno ¿qué? ¿Nos metemos en los tribunales? Hay chicha, que el juez del número dos, el que lleva el caso de los sueldos millonarios de la Caja tiene nuevo destino, en la Audiencia… Vale. Pues tendrá que venir un nuevo magistrado, con nuevos o los mismos bríos, ya veremos —del saliente dicen que iba demasiado lento con el asunto— que lo mismo decide empezar de cero… ¿Conoce algún asunto importante que en Segovia dure menos de una década o dos? Pues eso.

El del 5 parece que va más ágil y después de escuchar al administrador concursal de Navicoas y a otros se ha decidido a imputar a Bankia, que parece que pudiera ser que a lo mejor abusara un poco de los segovianos con el asunto de la hipoteca del Torreón. Veremos, que alguien del banco declarará en abril y lo mismo aclara algo.

Los ayuntamientos tampoco se están quietos, que el de Palazuelos ha obedecido, cinco meses después, la orden judicial que le mandaba mandar parar las obras de construcción del Palacio de Congresos. De momento, silencio. Y mire que me viene algunas preguntas…

Al de Segovia lo que le preocupa ahora —justo ahora, antes del puente de Semana Santa cuando el caos circulatorio se apoderará de la ciudad vieja— es que se abra el aparcamiento de las Oblatas, que si no les quitarán a sus dueños la licencia que pidieron ¡en 2005! Pues en esta no haré comentarios, que estoy ocupado buscando sitio para dejar el coche.

Vale. Hablemos de elecciones: se han presentado nuevos autobuses; han hecho balance, con libro y todo, del trabajo de la Diputación; se han iniciado obras inimaginables en otra época como la de las Alcaldesas, en Zamarramala, o en Torredondo… ¡Ah! Perdone, que esto eran cosas de “acción de Gobierno”. El día 31 es el último en los que los permite la ley. Un alivio.

Si. Usted lo que quiere saber es lo de los candidatos. Pues vale: el PSOE de Segovia ha presentado su lista. La mitad, de antes, varios afines con carné, la cuota de Juventudes Socialistas y algún independiente ajeno hasta ahora a políticas y partidos. La estrella es Santiago, a la que es imposible no vincular con Zapatero. Ya veremos.

El PP va más tranquilo con los candidatos —no tiene más remedio, que hay que hacer varias tareas a la vez en poco tiempo— y han presentado a tres, con el presidente de los arquitectos, Miranda, como el más destacado. A la espera de nuevas sorpresas (si las hubiere).

Ciudadanos, por su parte, anda eufórico después de lo de Andalucía y confirma a su aspirante, García Orejana, y en UPyD, la cara opuesta, ahora precisamente, nos cuentan cómo la candidata local, Miguel, se distanció de la lideresa nacional, Díaz, ya hace cuatro meses. Y el barco hundiéndose.

Bueno, le dejo, que mi señora está de parto. Llevaba treinta años aguantando la mujer porque tenía miedo al dolor, pero ahora que por fin hay posibilidad de hacerlo con epidural y a todas las horas del día (Qué adelantos. Como se enteren los del Telegraph, lo publican) sin tener que preocuparse de tener suerte y te toque, pues mire, se ha decidido. Si es niño, se llamará Pío. Pío Verdugo.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *