web analytics

La chica segoviana de Benzema y otras delicias

MissSegovia2006Leo por ahí que Miss Segovia 2006 —Marta Riesco, periodista por la Carlos III— anda liada con el futbolista del Madrid, Karim Benzema y yo, que cojo las cosas al vuelo y sólo me fijo en los titulares, pues me lo compongo todo del tirón: la prole del futbolista francés será segoviana por parte de madre. ¡Ya tardan en turismo en preparar una ruta con visitas guiadas al efecto!

Pero enseguida me tiran las expectativas, que resulta que la guapa más guapa de la provincia hace ocho años —este concepto fue muy, muy discutido entonces— era de Getafe, aunque entonces dijo que venía mucho al Real Sitio; logró el título por la renuncia de Marian Touzani Serifi —esta parece que venía más de la parte de Abades— y la selección se hizo mediante un casting, con fotografías y a puerta cerrada. ¡Qué fiasco! Nos quedamos sin prole de futbolistas famosos pero locales y mire que, vista la temporada de nuestros equipos en tercera —la Sego sin opciones de ascenso, el Unami, a por el milagro de no bajar y La Granja, a media tabla— pues nos vendría bien…

Está de moda eso de que los periodistas (es cierto que más ellas que ellos) acaben mezclándose hasta carnalmente con los protagonistas de sus informaciones… ¡Carape! Por un momento he trasladado el asunto al ámbito local y me han salido unas parejitas… ¡Quia!

Vamos a lo que toca, que aquí tenemos lo nuestro. Mire, por ejemplo lo de las drogas. Pero oiga, que resulta que aquí hay cocaína, hachís, marihuana y yo qué sé qué más, como para una boda de las gordas. Chico, ha sido llegar el teniente coronel Fernando Gil y esto es un no parar de actuaciones —“Caramelo”, “Montecarlo”… quiero conocer al que pone nombre a las operaciones policiales— y detenciones de malos malísimos con despliegues espectaculares incluidos, que eso gusta mucho… ¡Muy bien!

Hombre, en esta provincia siempre hemos presumido de tener los mejores chorizos y por si acaso, en Cantimpalos se ha recordado el aniversario de la obtención de la IGP. Me gusta eso de premiar con su peso al ganador de los concursos equilibrando la romana a base de ristras de chorizo.

A la cárcel se han llevado ya al director de Titirimundi, Julio Michel, y sus colaboradores… Se veía llegar. Están en la vieja, donde las autoridades municipales les han prestado “temporalmente” —recuérdeme que hablemos de este concepto dentro de unos años— dos despachos y un almacén.

Está claro. Los hilos se mueven en los despachos. He visto a la alcaldesa Luquero esta semana en acción y me va convenciendo su estilo, aunque poco a poco, no crea. La vi apagar el fuego que la concejala Andrés —dicen en la redacción que es la próxima liberada— encendió con su exceso de vehemencia ante los colectivos del casco antiguo cuando anunció de sopetón el cierre del casco antiguo —¡!— y también la he visto ocupar con donaire su puesto junto al general en los actos artilleros del 2 de Mayo… No pierdan de vista sus pantallas.

Cambio de tercio, que estoy preocupado por los turistas. Lo último que he leído de Enrique Sáiz, el director general de Patrimonio, ha sido que barajan enseñar a los turistas el Palacio de Enrique IV tras las obras que se hacen ahora (412.609 euros). Suena gracioso, que los trabajos en cuestión son para sujetar paredes, poner cubiertas y poco más… Pues muy bien. Tu pregunta que yo respondo lo que quiera.

(Por cierto, una pausa para celebrar el Día Mundial de la Libertad de Prensa en el que me solidarizo con los periodistas que aguantan declaraciones como las mencionadas. Y eso, el que tiene suerte, que hay cosas peores…)

Los visitantes de este fin de semana —Si, si. Aquí ha empezado la temporada de puentes y esto es un no parar para la hostelería— no llegarán a ver el Palacio este, pero sí han podido disfrutar de nuestros atascos y falta de aparcamientos. ¿Pues no me pregunta uno este viernes, con el coche lleno de familiares sudorosos, cómo llegar a Colón? Estaba en Los Tilos y la risa me impidió dar explicaciones.

Más serio debía ser eso de los juzgados, aunque viendo el aplomo de Enrique Quintanilla, el ex director de Recursos Humanos de la Caja, entrando en el juzgado, pues uno no sabe qué pensar. Hasta ahora y por lo que leo, aquella gente de las jubilaciones felices lo tiene claro: quizá, sólo quizá, de moral van flojos, pero eso no es delito… Y en esas están.

Más líos legales: los de Verae, que administran Segovia 21 —y para los que Gordo, el secretario del PSOE, reclama el cese— se han montado una demanda de las gordas contra los compradores que no escrituraron —ni ganas de hacerlo— las casas de lujo del club de golf. No se vuelva loco. Los demandados son los mismos que estaban en el consejo de administración y las señales que depositaron parecen más un truco que una intención de compra. A esperar.

Estaba guardando para el final, a ver si me daba tiempo a agarrarla, una historia del colegio de abogados, donde se repartieron medallas por 25 años de actividad. Me habían dicho no sé qué de algún colegiado que no había ejercido en los últimos más de diez años por estar a otros asuntos, pero que quería su premio y como no se lo dieron se enfadó y no fue. O algo así…

¡Bah! Será una tontería. Y no estamos para leches.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

2 Comments

  1. Pues parece ser que ese colegiado que estuvo 10 años de los 25 haciendo de las suyas, era el único premiado según algunos medios (dese un paseo por algunas hemerotecas). Lo que tenían que darle es la Cruz esa de Raimundo de Peñafort que dan a los del derecho, más que nada por la de pleitos que ha preparado y lo que te rondaré morena 😉 Vaya vacaciones que se ha pasado usted don Justo 😉

    Post a Reply
  2. Chorizos y euros, buena mezcla y explosiva a preparado usted señor Verdugo. Por cierto los locales cedidos al del Titiri, como a otros cuantos beneficenciados por la, digamos, ¿afinidad al poder de turno? no sé lo que durarán, pero los 100.000 eurazos ó 16.638.600,00 pesetas del año que viene ya se encargo el ciudadano Arahuetes de hacerse la foto, dándole los de este año y los del próximo, por si las moscas. En cuanto al palacio de Enrique IV, pues eso que muchos IV’s cuartos 😉 412.609 euros o 68.652.361 en pesetas (las ptas. para entendernos los más mayores) para sostener cuatro paredes y otros tantos, pa qué menos, que se sacarán de la manga para poner cuatro (IV en romano) paneles y santaspascuas. Lo dicho que más da el peso en chorizo que en euros don Justo.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *