web analytics

La auditoría del urbanismo de Segovia refleja un déficit de 6M€ y una gestión pésima

Finalmente, Clara Luquero alcaldesa de Segovia presentaba la auditoría operativa del funcionamiento de los servicios municipales de urbanismo correspondientes al periodo 2013-2016. Documento “demoledor” para Podemos y “devastador” para el PP.

Aunque Clara Luquero prefiere verlo por el lado positivo; no se han perpetrado crímenes en el periodo auditado, Segovia no es Marbella. Literalmente Luquero dijo: “lo más importante es que en el servicio no se han producido ilegalidades ni hay ocultación de datos. Es importante remarcarlo porque no todos los municipios pueden decir lo mismo”. Remarcado queda.

En fin, el que no se consuela es porque no quiere. Si bien se trata de un documento muy técnico y por tanto complejo, y reconociendo que los servicios de Urbanismo de España por su complejidad suelen ser el talón de Aquiles de las más de las administraciones, lo cierto es que la auditoría no deja nada, pero nada bien el funcionamiento durante el periodo estudiado del área. No habrá ilegalidades pero como servicio es (o al menos era durante el periodo estudiado) pésimo.

El documento puede dividirse en dos partes, por un lado la situación económica del departamento, por otro cómo funciona. En ninguno de los dos aspectos destacan las “buenas prácticas” sino todo lo contrario: un desmadre.

Una máquina de perder dinero

En lo económico Urbanismo se nos aparece en el informe como una máquina de perder dinero durante el periodo estudiado. El déficit acumulado de las cuatro anualidades se va a los 6.035.000€. Pongamos 2016. Ese año de Urbanismo se ingresaron (por licencias urbanísticas, tasas y sanciones y venta de suelo) 2.131.539€, pero el total de gastos se fue a los 5,2M€. ¿La razón? Los gastos de personal se mantienen estables, los corrientes son poca cosa… Pues básicamente se corresponden con el inicio del pago de todas las expropiaciones mal hechas durante la etapa Arahuetes (siendo Luquero concejala), que ese año empezaron a caer. Pero es que los números de los ejercicios precedentes también acaban en rojo.

La auditoria aprecia que los presupuestos se incrementan año tras año en base a enajenaciones de suelo que nunca se producían. Se presupuestaba ingresar millones pero la realidad es que en los años estudiados lo ingresado por vender suelo es de 36.000€ en 2013, 0 al siguiente, 270.388 en 2015 y 2.500€ en 2016.  Sobre el papel, Urbanismo daba dinero, pero en la práctica no hacía sino incrementar el agujero.  En realidad, ni cubría gastos de funcionamiento.

Es así que la auditoría recomienda “elaborar presupuestos ajustados a la realidad marcados por el principio de prudencia” y adoptar ya medidas de disminuición del déficit como “modernización, automatización, criterios de eficiencia” (pag. 20). Se detectan igualmente numerosos impagos, especialmente en sanciones y el ICIO.

Doce años para completar una expropiación

La auditoría pone negro sobre blanco al exceso de burocracia. Para las expropiaciones de la calle Tours se invirtieron poco más de dos años, pero fue la excepción. En lo tocante a Jerónimo de Aliaga (San Lorenzo), en Padre Claret o Soldado Español, el proceso no bajó de doce años. En los otros dos procesos expropiatorios consignados no se bajó de diez años.

En Jerónimo de Aliaga participaron de un modo u otro doce trabajadores del servicio, cada uno de los cuales dedicó un año (recordemos que el proceso duró doce) de trabajo al expediente con un 10% de horas muertas, es decir, tiempos de espera que podrían haberse evitado. Precisamente otra de las reinvindicaciones, en parte ya asumidas tras el periodo, es generar una jefatura de coordinación, contratar abogados especializados y reducir el número de trabajadores que se ocupan de los expedientes aumentando la plantilla.

Garcia Orejana.

Pero acaso un aspecto tan pueril como la metodología de ordenación del papeleo puede dar una idea ajustada de cómo funciona Urbanismo (o como funcionaba durante el periodo analizado). “Los expedientes se encuentran recogidos en cajas. No existe una tipología única de caja, pudiendo ser de diferentes formas, tamaños o colores.. Las cajas se colocan en estanterías, armarios, sin existir una metodología de ordenación“, refiere la auditoría. O sea, que para encontrar tal expediente hay que recurrir al “instinto” del empleado o más verosimilmente, revolver papeles. Papeles que por cierto se encuentran por toda la casa “habiendo superado la capacidad de almacenamiento del inmueble”.  Más. “Muchos de los expedientes de  los expedientes se encuentran ya finalizados, pero no se lleva el acto formal de cierre por lo que figuran como expedientes activos tanto en la base de datos como en el archivo físico”, se lee en la pag. 8. Faltan efectivos, medios y racionalización.

Se entiende ahora la resistencia del entonces responsable de Urbanismo, Alfonso Reguera, y la propia Luquero a aceptar la auditoría, que fue una condicion en 2016 de la edil de Ciudadanos, María José García Orejana para rubricar el pacto de gobierno en el bienio final del anterior mandato, e impuesta finalmente al equipo de Luquero por el resto de fuerzas ante la evidencia de que el servicio no estaba funcionando. A la auditoría se han destinado 43.000€, que prueban que, si bien no hay crímenes en Urbanismo, más vale que se pongan las pilas.

 

 

 

 

 

Publicidad:

 

 

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

10 Comments

  1. Menudo artículo…no se puede faltar más a la verdad…

    Post a Reply
  2. “No se han cometido delitos’, que Gestora, pero hay todo tipo de irregularidades y ni un sólo piso de Vpo en 20 años. Viva el Socialismo. Eso sí, ella 62.000 euros más rica cada año

    Post a Reply
  3. Deberían pedir responsabilidades civiles y en su caso penales a estas personas que llevan tantos años vaciando Segovia de personas, de recursos y de futuro. Son las y los responsables de la despoblación y del bajísimo nivel de vida que hay en la ciudad. Y además, del partido que pacta con asesinos de niños y con separatistas radicales.

    Post a Reply
  4. Noticia fresca, que coña de ‘socialismo’ tal o cual, ni leches, esto viene de los tiempos de don Pelayo, majos. Jamas, digo nunca, se ha controlado ese cachimán, siempre apartado lo más posible de todo.

    Post a Reply
  5. Pero vamos a lo mollar,…….. ¿a cuanto funcionario inútil van a mandar a su casita?
    Ya les digo yo,……. a ninguno (o ninguna, claro)…….. es más, ni siquiera un “tirón de orejas”.
    Así nos va. Siempre disfrutando de lo votado.

    Post a Reply
  6. Este artículo se refiere a otra ciudad, Sevilla? Por no comentar el contenido de la “auditoría” realizada por dos jóvenes aficionados que se han ganado 43.000€ por un informe que no refleja la situación real ni las necesidades, y que se publica con datos protegidos como las empresas que tienen expedientes abiertos de disciplina urbanística……..

    Post a Reply
  7. Si digo todo lo que pienso acabo en Plaza de Castilla.

    Post a Reply
  8. Cualquiera que en los últimos años haya tenido un contacto mínimo con ese área es consciente de su caótico funcionamiento y desastre organizativo al que nadie interesa poner coto.

    Acudan a pedir una licencia, aunque sea por la más nimia actuación y me cuentan.

    Amén de rivalidades, luchas de poder, arbitrariedades y egos, el área carece de rumbo, criterio y proyecto de ciudad definido.

    Lo sufre la ciudad y lo costea el ciudadano. Una pena. Así nos va.

    Post a Reply
  9. Clara Luquero y su equipo demuestran una vez su incompetencia en la gestión del Ayuntamiento. Todas las concejalías muestran evidente su falta de profesionalidad. Qué desastre de personal.

    Post a Reply
  10. El artículo puede contener falsedades, los que hicieron la auditoría podían ser pipiolos pero los números son los números y evidencian una pérdida media anual de mas de 1.250.000 € ¿Qué empresa se permite el lujo de hacer ésto año tras año sin despedir a sus gestores?
    No se puede negar la evidencia ni desde dentro ni desde fuera.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *