web analytics

El ADN confirma el hallazgo del miliciano Eugenio Insúa en la fosa de El Espinar

Eugenio Insúa.

El resultado de la prueba de identificación genética ha dado un 99,9% de coincidencia entre la muestra de los restos de Eugenio Insúa y el ADN de su hija Rosa María. Lo que señaló con contundencia la aparición de una alianza matrimonial ha sido ahora confirmado de manera científica y pone fin a la larga lucha de una familia que durante décadas investigó y sostuvo que sus restos se encontraban en una fosa sin nombre, en el cementerio de la localidad segoviana de El Espinar, junto a los de al menos otras quince personas.

La noticia ha llegado a la familia cuando la hija de Eugenio, Rosa María, cumple 85 años  y pone  fin a décadas de lucha de su familia para recuperar los restos de Insúa y  enterrarlos junto a los de la que fue su mujer, Irene Serrano. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) comenzó la exhumación el pasado 1 de septiembre buscando los restos en una fosa común en la que esperaba encontrar los restos de 16 o 17 personas.

Durante los primeros días la hija de los trabajos, Rosa María no quiso visitar la exhumación por la incertidumbre sobre la ubicación de los restos y por su frágil estado de salud. Pero el 10 de septiembre, a primera hora de la mañana, el equipo de la exhumación encontró una alianza matrimonial en la que figuraba una fecha; el 1 de junio de 1931. Antes de anunciar la noticia le fue solicitada a la familia una copia de su acta matrimonial y cuando enviaron una foto de la misma y vieron la coincidencia de la fecha, el equipo de la exhumación puso en conocimiento de la familia el hallazgo. Una vez conocida la noticia la hija de Eugenio visitó al día siguiente el lugar en el que se estaba llevando a cabo la exhumación, para conocerlo de primera mano y agradecer el trabajo del equipo de la ARMH, que vivió con una enorme emoción la aparición del anillo por lo que significaba para la familia.

La hija de Insúa en la visita a los trabajos de exhumación.

Insúa fue asesinado en El Espinar en el transcurso de los combates por la toma de la localidad con las tropas fascistas el 25 de julio de 1936, junto a un grupo de milicianos que defendían la República. El día antes de la matanza Eugenio, miliciano socialista, había bajado a Madrid para celebrar el tercer cumpleaños de su hijo.

Durante años su Rosa María luchó para que se llevara a cabo la exhumación, con ayuda de sus hijos: Irene, Alejandro, Rosa de Lima y Ángela. Primero lo intentó con una asociación que al no acceder a una subvención decidió no abordarla. Pero hace unos meses la familia contactó con la ARMH que aceptó llevarla a cabo. La exhumación se desarrolló exclusivamente con los fondos que aportan los socios de la asociación, y el trabajo de un grupo de voluntarios venidos de diferentes puntos del Estado, alguno de los cuales dedicó a ello sus días de vacaciones, además de una forense llegada como voluntaria desde la ciudad portuguesa de Coímbra.

Nota facilitada por ARMH


Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

4 Comments

  1. Mi sincera enhorabuena a la familia.
    Y desde aquí quiero animar al resto de familias y asociaciones que se dedican a tan noble tarea, a que ahora que tenemos un gobierno sociata-comunista pro-republicano, intensifiquen sus solicitudes y manifestaciones para que no quede ni un solo fallecido en cunetas y fosas comunes sin identificar. Ahora es el momento, y tiempo hay.

    Post a Reply
    • Sí, totalmente de acuerdo con Cali. Con gobiernos fascistoides y cerriles, cero patatero para tan noble tarea.

      Post a Reply
      • Efectivamente. De eso se trata. De ver lo noble que consideran estos gobiernos “progresistas” esa tarea. Mas que nada para que cuando volvamos a tener otros gobiernos “fascistoides y cerriles” ya esté la tarea hecha y dejen de dar la brasa.

        Post a Reply
  2. Eso sí. Si encuentran huesos de un fascista por ahí al lado, los tiran por el campo. O de un Republicano poco comprometido con el Comunismo.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *