web analytics

Abren los institutos bajo control policial y caos por las optativas

Agentes en los accesos del Giner de los Ríos.

Probablemente, el arranque del curso 2020/21 en los institutos y centros de FP de Segovia ha sido el más complicado que se recuerda. También el más seguro. Para “concienciar” sobre la necesidad de llevar mascarilla, no formar amontonamientos y mantener en todo momento la distancia de seguridad (dentro y fuera del aula)  la subdelegación de Gobierno ha reforzado los operativos policiales en los centros de secundaria. Así, y hasta el final de curso 16 agentes de la Policía Nacional, en Segovia capital, y otras tantas patrullas de la Guardia Civil, en la provincia, controlarán los accesos, las entradas y las salidas.

Esta actuación se pone en marcha como complemento a la labor que las policías locales prestarán en los centros de Primaria, en tanto a la Policía Nacional y Guardia Civil les tocará pechar con los adolescentes. No es una situación inédita por cuanto los agentes ya venían desarrollando actuaciones concretas, básicamente de prevención de la drogadicción o de tráfico, la Guardia Civil en los pueblos, pero esta vez de lo que se trata es de que se note, de visualizar la importancia de cumplir con el covid19 y de este modo minimizar en lo posible los contagios. Que el alumnado vea policías a la puerta y lo siguiente que piense sea recordar  la mascarilla.

Amenazas de dimisión en bloque

Si la seguridad policial estaba garantizada para los 8.305 segovianos que volvían a las aulas, la logística interna para preparar los centros de cara al covid19 ha sido agónica. Hasta una decena de amenazas de dimisión de otros tantos equipos directivos ha tenido encima de la mesa el director provincial, Diego del Pozo. En algún caso la dimisión llegó a presentarse. “No la acepté”, explicaba Del Pozo.

Giner de los Ríos.

María Moliner.

El motivo ha sido las dificultades que presentaban algunos centros para adaptarse a los protocolos. Y es que a diferencia de Primaria, donde el aula convivencial, la clase, o “grupo burbuja“, es el elemento natural de la interacción didáctica lo que facilita aplicar pautas para evitar el contacto entre una y otra burbuja, en Secundaria es muchísimo más complejo intentar compartimentalizar cursos al entrar en juego las optativas.

No hay un grupo de alumnos continuado a lo largo de la jornada, estos van cambiando en función de las materias optativas. De manera que intentar establecer grupos de referencia más o menos permanentes a lo largo de la jornada lectiva ha sido como cuadrar un super-sudoku. Algunos han salido más airosos que otros. Por ejemplo en el Giner de los Rios, en San José, donde además estrenaban más espacio didáctico, un profesor explicaba que se han habilitado cursos base de letras, ciencias y mixto, o sea a la antigua, reduciendo eso sí las asignaturas optativas. También se ha logrado habilitar algún “aula espejo”, el profesor y parte de los alumnos están en un aula, y en otra aula el resto de alumnos siguiendo la clase por circuito cerrado de televisión.

En otros las dificultades de espacio y la diversidad de materias ha conllevado grandes tensiones en los equipos directivos, especialmente en aquellos como el María Moliner que, además-además, acogen estudios de Formación Profesional. En los centros de FP, con mayor motivo, hasta el punto que la Escuela de Arte Superior y Diseño Casa de los Picos de Segovia, ha tenido que desdoblar alumnado entre mañana y tarde e incluso enviar alumnos al Mariano Quintanilla.

Patio compartimentalizado en el María Moliner.

Patio compartimentalizado en el María Moliner.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

1 Comment

  1. Buenos días, visto la que se venía encima y las circunstancias especiales que se iban a presentar este año, deberían de haberse tomado medias respecto de las vacaciones de los docentes, restringiéndolas de forma excepcional a mes y medio este verano, quedando en su puesto y a disposición de la Administración todos los docentes con fecha 15 de Agosto en adelante, para la preparación del comienzo de curso de forma que no exista ningún tipo de problema, para todos los alumnos de Segovia con un mes por delante de trabajo y conseguir una incorporación ejemplar.

    El caos imperante se podría haber evitado o al menos la causa no serían las prisas de organizar todo en 15 días y a la carrera.

    Por poner un ejemplo real cercano, en determinado instituto, una de las asignaturas optativas no aparece en el horario, lo solucionan cambiando de clase al alumno pero no le facilitan el nuevo horario y tampoco la ubicación de la nueva clase, así que el alumno tiene que mendigar ayuda aquí y allí hasta que puede ver normalizada su situación y no hay derecho a este trato después de lo que han pasado los alumnos con la pandemia.

    La conclusión es que los docentes no han estado a la altura de las circunstancias excepcionales que nos está tocando vivir, tendrá solución pero ya será para el curso que viene durante la siguiente ola de contagios, ahora sólo se puede esperar paños calientes y parches.

    Muy deprimente todo la verdad.

    Importante sobrevivir como en tantas otras ocasiones.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *