web analytics

Para lograr un carguito, o del grupo A, o un susurro a tiempo

Ya, ya sé que llego tarde a mi entrada semanal pero entiéndame: uno es de pueblo, he estado de médicos y con los movimientos de “reordenación” de la Atención Primaria que está montando la Junta, pues he tardado más de la cuenta en encontrar a mi médico. Dicen que están racionalizando y yo, lo que veo es que los responsables de Sanidad se pasan el día explicando las bondades del plan… Pues si hace falta tanta aclaración, será que no está muy claro ¿No?

Hombre, si quiere algo oscuro a lo que se va arrojando luz (y acueducto2.com trata de poner un granito de arena) podemos meternos en el asunto de Caja Segovia, de cuyo último consejo hemos logrado un audio espeluznante que nos confirma a un Atilano Soto capaz de susurrar sus deseos al oído de consejeros, jueces, fiscales y otros “que no voy a decir”.

No sé si sentir miedo o repugnancia, pero claro, luego te encuentras al hombre, el sábado, en un restaurante de la Plaza Mayor rodeado de su familia —tres generaciones al completo— y no sabes si está haciendo algún “ajuste” o sólo celebrando el bautizo de una nieta…

Está empezando a descuidar los detalles, que se sentó de espaldas a la puerta y ya se sabe que el protocolo dice que el capo debe estar justo al revés, que es tradición antigua cuidarse de posibles enemigos teniendo los accesos a la vista. No sé el menú, que soy vergonzoso para preguntar, pero sí que cayeron dos botellas “Matusalén” (tres litros) de un Rioja “Suazo”, que me dicen que no es muy caro pero que está saliendo bueno.

Otro peso pesado —lo parecía hasta ahora— que anuncia su propia caída es el alcalde de Segovia. Bueno, lo anunció antes este periódico, pero fue por unas horas. A mi jefe no le gustará pero le invito a que lea las firmas de las informaciones que anunciaron por primera vez el nombre de Pedro Arahuetes, —aquel sorprendente y esperanzador candidato— en 2002 y de la que avisó de su marcha. Qué simpática coincidencia.

Del particular, ¿qué quiere que le diga? Pues que, después de preguntar, me apunto a mostrarme seguro de que el dimisionario sí pidió al PSOE que le llevara a las próximas listas europeas y recibió un no rotundo por respuesta (debe ser que Alfredo ya no pesa tanto) y también matizaré que hay puestos de la administración que he oído de su boca que le han ofrecido en multitud de ocasiones, obviando en la falacia que para acceder a varios de los que apuntó hay que ser, obligatoriamente, funcionario y del grupo A, cosa que el regidor que nos abandona ni es, ni tiene. Ni siquiera, a la vista de sus hechos, parece gustarle el personal de la administración. Digo yo que las cosas, colocadas en su sitio están mejor ¿No?

Tengo ganadores y perdedores de esta operación bajo mi personalísima opinión: pierde Juan Luis Gordo pero sólo porque tenía un candidato, Alfonso Reguera —si Luquero finalmente es alcaldesa, ya sabe que en el PSOE, si un regidor saliente quiere repetir, no hay primarias— y el propio Arahuetes, que ha elegido la puerta pequeña para irse, ya sabremos por qué. ¿Ganadores? Pues usted y yo, que ya tocaba abrir ventanas. ¿No?

Pese a todos estos grandes acontecimientos en los que este periódico ha estado en primerísima línea, me ha dado tiempo para estar al día de lo que pasaba por aquí. Mire: sé que el Centro Segoviano en Madrid, siempre activo, ha premiado con el Manuel González Herrero a la Academia de Artillería. Merecido, opino, que el Colegio es un elemento esencia de esta Segovia.

Que Tonino Caretone abra los carnavales con su pregón, me parece bien. Lo que no me lo parece tanto es esa dinámica tan segoviana de “pillar” un artista y meterlo hasta en la sopa durante años y con cualquier pretexto. Pasó entre otros con Lucía Jiménez y después con Eva H, cuando la ceja estaba en su esplendor, hasta que nos saturaron de la buena mujer y como Tonino —que me gusta mucho, sobre todo como filósofo— no ande listo, va al mismo camino…

Se me queda en bandeja entrar en el mundo de la farándula y así llego al rodaje de los capítulos de la nueva temporada de Isabel, que he oído a su marido, Fernando, gritar que la reina estaba muerta ante un buen número de figurantes segovianos —30 euros diarios, me han dicho— en el enlosado. Por cierto, la ruta turística aquella inventada al calor de la serie y que entre otros lugares de interés hace paso por las infectas ruinas del Palacio del hermanastro de La Católica que nunca arregla nadie ¿la hace alguien?

Lo buscaré en los datos turísticos, aunque ahí también estamos con el lío, que el PP tira del INE para dibujar una situación catastrófica —cierto, leen mal los datos y los exageran, pero existen— mientras que en el mismo día sale la concejala del ramo que, ofendidísima, se defiende. Lo hace con números del centro de visitantes (ya sabe que si un niño da 20 vueltas al torno, resulta para la empresa municipal que tenemos 20 turistas comiendo y gastando por la ciudad) y los del Alcázar, algo más fiables.

Como los números eran pocos, se remonta una década para espetar el famoso “y tu más”. Pues muy bien. ¿Se ha fijado que en el Ayuntamiento ya no se hace referencia a logros recientes porque no los hay y toda referencia exitosa tiene una pátina de vejez? Por eso hablaba yo de las ventanas…

Hombre, no está de más abrir también algo en Diputación. Por ejemplo, revisando las campañas de Segovia Experience y la última, que puede ver aquí, que no tiene precio. Bueno, si lo tiene, me temo que nada barato. Decía un amigo mío que hasta para gastar dinero hay que saber hacerlo y ahora entiendo a qué se refería. Claro, que él hablaba de su propia cuenta bancaria y en esto, pues de la suya y la mía, que ya es más delicado.

Más cosas viejas. Lo es la aspiración de que se dote de planificación urbanística a la zona más histórica de Segovia y ahí seguimos. Bueno, no, que resulta que ahora se han puesto a trabajar aceleradamente todos los grupos marcándose un apretado calendario de reuniones para sacar de una vez el PEAHIS… A ver si puede ser, hombre y sobre todo, a ver qué trae en sus contenidos, que el asunto tiene trascendencia.

También es vieja la esperanza de que la Semana Santa segoviana alcance el grado de “De interés turístico nacional”. Bueno, todo lo que sea barrer para casa… Me apunto a empujar. Recurrente ha resultado también la reaparición del asunto de los peajes de la autopista a Madrid: prometió eliminarla el PSOE y lo juró el PP pero lo cierto es que ahí sigue y seguirá… Por si acaso, el representante de Abertis, la concesionaria de la explotación encuadra el asunto: la carretera es de Fomento y de ese departamento depende el peaje y su precio. Pues venga, todos a la Castellana a protestar ¿No?

Viejo, para nada antiguo, es ya Titirimundi. Y nuevo está su acuerdo con el Ayuntamiento, que ha puesto 200.000 euros para las dos próximas ediciones.

Estupendo. Habrá muñecos de hilo, manopla o sombra por nuestras calles. También en primavera.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

3 Comments

  1. El sino de la ciudad, don Justo, ‘y tu más’. De todo lo que dice usted, lo que más me preocupa, como ciudadano empadronado, es que sólo pongan 200.000 euros en la empresa del señor que organiza la cosa. Me parece poco para la de títeres que hay en la ciudad. No me extraña que se haya abierto una casa para ponerlos. Esperemos que no se quede pequeña para alojarlos a todos.

    Post a Reply
  2. Está bien que le den la guita al Michel por dos años, porsi, que el próximo hay elecciones antes de montar su cotarro y no se sabe quien vendrá. Que 33 y pico millones de las antiguas pesetas es una pasta.

    Post a Reply
  3. Lo de los títeres, aún siendo una de las mejores manifestaciones culturales en la ciudad y de cara afuera, aunque haya perdido algo de su esencia inicial hacia lo comercial, ya nos gustaría a muchos segovianos saber cómo se comen las cuentas del invento con tanta subvención pública. Bueno éstas y alguna que otra de eventos cuasi-públicos por el importe abonado, aunque organizados por alguno de los sempiternos segovianos-culturales 😉

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *