web analytics

La pesca, prohibida por el coronavirus

Este sábado 21 de marzo se levantaba la veda de la pesca de la trucha en la temporada 2020. Tengo que reconocer que el sorteo me sonrió y tenía lo que a priori podíamos considerar buenas fechas y buenos cotos.

Pues bien, la Junta de Castilla y León publicó, inmediatamente después, del decreto del estado de Alarma, la siguiente información: “Durante la vigencia del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma, no se podrá pescar en ninguna masa de agua pescable (aguas de acceso libre, cotos de pesca, escenarios deportivo-sociales, aguas de pesca privada o aguas en régimen especial), recordando que el incumplimiento o la resistencia a las órdenes dadas por las autoridades o por sus agentes podrán ser objeto de sanción en los términos recogidos en el mismo.” (El destacado es mío)
Así que la cosa está muy clara por mi parte. Con todo el dolor de mi corazón, tendré que dejar los trastos durante un tiempo más guardados en el trastero, rezando para no perder toda la temporada y tan sólo se pierdan los de primeros de temporada (para mí los mejores).

Eso querrá decir que la pand aemia se ha pasado, que nuestros políticos han acertado con las medidas y que estamos todos vivos y coleando, como para celebrarlo detrás de las pintonas en las riberas de los ríos segovianos (si para entonces queda alguno porqué la falta de agua empieza ser importante en algún cauce)

Por eso tengo la esperanza de poder pescar pronto, porque es la forma de tener la esperanza de que esto termine pronto. Pescar significa volver a la normalidad. Esa normalidad que era tan valiosa y tampoco hemos valorado. Y mientras las Salmo trutta fario tendrán un mes más (por lo menos) para engordar. Y dar más batalla cuando nos encontremos. Dios y San Roque (protector en las pestes) así lo quieran.

Author: J. García Herrero

Share This Post On

1 Comment

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *