web analytics

La izquierda y la gata Flora

Siempre es igual. Terminada la manifestación, un pequeño grupo, por norma ajeno a la organización de la marcha, se empecina en no irse. Empiezan los “policías hijosdeputa”, los “fuerafascistas”. Algunos descerebrados, viendo mogollón, allá que se van. Y en esto parte una pedrada en dirección a la línea policial (por “fascistas”). Yo he visto a Pablo Hasel organizar así a su pequeño grupo -no más de 10 desustanciados- para problematizar lo que hasta entonces no era sino otra manifestación más, otra de tantas. ¿Por qué lo hace?

Cargas en Madrid. Foto RTVE. Abajo, detención de Pablo Hasel.

Volvamos a lo que está pasando. La policía aguanta estoicamente los insultos, es su trabajo. Pero llega entonces la orden de desalojo. La calle no es de estos tipos, es de todos, así que legítimamente usada para ejercer el derecho al pataleo, hay que dejarla como te la encontraste, despejada. Un aviso, otro aviso. Normalmente la cosa no va a mayores y los del follón no suman la masa crítica necesaria para empezar la algarada. A veces sí y cuando la camorra está suficientemente organizada y se va acopiando un rebaño creciente la cosa se tensa. Primera carga de la policía. Y entonces empiezan a volar cantos, cristales, globos de agua y pintura, hay botes de humo, los Hasel y sus borregos se distribuyen por la zona para quemar contenedores, cruzarlos en la calle y abrir nuevos frentes. Y empiezan las hostias de verdad. Al cabo de unas horas la prensa referirá que son X contenedores calcinados, X heridos, la mitad policías. Un manifestante pierde un ojo. Al parecer, siempre por culpa de las balas foam de antidisturbios.

Los Hasel te dirán que no empezaron ellos. ¡Por supuesto que empezaron ellos!, yo lo vi. Pero ellos lo visten como reacción al fascista intento de la fascista policía de restablecer el orden, igualmente fascista. ¿Qué ganan? Notoriedad.

Hasta aquí, una cruz que nos toca vivir. Especialmente al señor que le espachurran el coche, al vecino que durante tres días tendrá el zaguán oliendo a mierda quemada, al que le queda la fachada requemada, o al policía -un servidor público- con el hombro reventado. Sin olvidar que en todos estos mogollones hay, y no poco, quien aprovecha para dar rienda suelta al vándalo que lleva dentro, cuando no al ladrón. Pues yo he visto a estos apóstoles anti-consumistas llevarse deportivas de una tienda saqueada, y si puede ser la de 130 pavos mejor que la de 60. Es lo que tiene vivir con gentuza que entiende que las calles son suyas y de nadie más. Que esto de la democracia, votar y acatar lo votado por más que te disguste, no va con ellos. Nuestro voto no vale, solo vale el suyo.

Para mí un antifascista es alguien que, con independencia de si vota a Vox o a Bildu, respeta toda opinión por pajarera que sea y no se considera dueño de ninguna calle. Por ejemplo los que pácificamente se manifestaban en Segovia el miércoles por el mentado Pablo Hasel. Los otros son siempre lo mismo con independencia del color de su bandera. Porque el fascismo hoy no es una ideología, es un método. Violencia contra la democracia. Una manera de ser, más que de pensar.

A mi entender, cierta izquierda peca a menudo de farisea. Como aquel iluminado presidente de la Generalitat que por la mañana decía “apreteu” y por la noche mandaba cargar a los Mossos d’Esquadra contra los que “apretaban” porque ardía media Barcelona. Es la gata Flora. Una izquierda que se llena la boca etiquetando de fascista todo lo que no va con ella y alentando, ella misma, la metodología fascista entre los suyos.

Echenique, Iglesias, si les queda algo de caletre, deberían poner mucha más atención a desvincularse de la violencia de los Hasel de la vida que a sus politiqueos en Twitter, que ya a nadie importan. Si quieren cambiar la ley deberán obtener una mayoría en el Congreso para hacerlo. Si no quieren policías, que lo digan y no manden a ninguno. A ver qué pasa. En democracia es así de sencillo. En las tiranías que defienden Hasel y sus amigos, pues no.


Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

21 Comments

  1. Así es, así lo cuenta 😉 Fascistas decerebrados, al fin y al cabo, que no quieren más que violencia para no dialogar racionalmente. Lo malo y peor, son los señores sentados en sus butacones de uno u oto Parlamento, autonómico, nacional o Europeo, quinchando a sus huestes.

    Post a Reply
  2. Artículo acertado. Son cachorros de ladrones, asesinos en potencia, imitadores de Eta, Terra Lliure y Grapo. Las SS que crean el miedo en las calles. Su objetivo es crear un Régimen de Terror. El problema es quién alienta, protege y consiente a esta gentuza, a estos delincuentes para sus fines políticos. Que nada tienen que ver con prácticas democraticas. Deriva totalitaria tenemos en España. Promovida por unos y con el silencio cómplice del Psoe. Como cuando en los años 30 se quemaban conventos y se decía que no pasaba nada y luego dió paso a una Guerra Civil, que no nos olvidemos que en España es tradición que haya una cada siglo.

    Post a Reply
    • Os acordáis de los “facis di combbatimento”, pues entonces, quiénes son los que erosionan la democracia, quiénes son los que crispan, y quiénes son los fascistas. La respuesta está clara: “morado y en botella”.

      Post a Reply
  3. Se declaran antifascistas y copian continuamente la noche de los cristales rotos nazi.

    No saben ni dónde tienen la mano derecha.

    Post a Reply
    • Estos lo que quieren es liarla, no manifestarse, pero claro si lo hacen como personas normales, pacíficamente, no se habla de ellos.

      Post a Reply
  4. Hay que ser choni para dar un titular con esa expresión tan manida y ordinaria.?se aprende esto en la universidad?

    Solo con leerlo se me inflama el cottolengo.

    Otra de sus perlas del pasado artículo. En este caso ,hay que ser redicho.

    Post a Reply
    • ¿Qué pasa, Rufián? ¿Sólo te gustan los periodistas que dicen lo que quieres oír? El fascismo sois vosotros.

      Post a Reply
  5. “Al río que todo lo arranca lo llaman violento, pero nadie llama violento al lecho que lo oprime” Bertolt Brecht

    Post a Reply
    • Eso se lo cuentas a Maduro, Rufián, ah, que ese es de los tuyos. Justificas la violencia, Rufián??

      Post a Reply
      • Señalas al periodista Rufián y luego qué harás… Eso es puro nazismo.

        Post a Reply
    • “La humanidad no puede liberarse de la violencia más que por medio de la no violencia” (Gandhi)

      Post a Reply
    • La patochada del rufi… Y ya van… Lo peor de todo que a tus hijos les estás inculcando por el camino de terror y luego el victimismo. Que pena das.

      Post a Reply
  6. Cuándo se va desligar este “plumilla” de la violencia policial.
    ¿Algo sobre lo de Linares?
    Al final el nacionalismo españolista acaba siempre en lo mismo.
    Por cierto, mi más sincero pésame por los resultados en Catalunya y por la muerte de Ciutadans, ahora el “Constituconalismo” lo defenderá VOX, y tú con ellos.

    Post a Reply
    • Dónde está la violencia policial?. Sólo hay violencia radical y de Izquierdas. En Cataluña sí que que ha vencido el Nazionalcomunismo. Con la inestimable ayuda de Illa-Sánchez. A ver si se largan de España. No queda nadie allí demócrata, sinónimo de constitucionalista.

      Post a Reply
    • Pésame para todos. Cuente usted los escaños de los que, hasta los cataplines, no han votado y se van todos ustedes a tomar por saco. Los unos y los otros, panda de ineptos nazionalistas y apesebrados chupópteros del erario público.

      Post a Reply
    • De verdad alguien es capaz de ver la más minima diferencia entre Vox y el independentismo? No ve usted, hombre de Dios, que son una y la misma cosa? Nacionalistas. El último retrete ideológico del siglo XX. Más le digo, si de mi dependiera, y ante un escenario político donde no hubiera espacio para gente como yo, donde todos tuvieramos que ser nacionalistas de esto o de aquello, simplemente cogía el portante y adiós muy buenas. Por haberlo padecido tantos años (primero el franquista, luego el convergente), no soporto el nacionalismo en ninguna de sus formas que son la misma forma. Un señuelo para bobos. Por cierto, felicito al sr. Illa por su brillante victoria en Cataluña.

      Post a Reply
  7. Pobre nataflora cuando lea lo que has dicho de estos pobres muchachos respetuosos con la.libertad propia y ajena que se manifiestan para reclamar trabajo, que baje la luz,que haya más educacion y que se gestione mejor la pandemia…ah no!! Que solo defienden a un delincuente azuzados por la hormiga atómica Echenique..da igual,tú eres el fascista y el antidemocrata y nataflora ya no te va a ajuntar más y te va
    lanzar una epístolaa que te rilas de lúcida y dura ..hay este sistema neoliberal…

    Post a Reply
    • Nataflora, antigua claretiana con su poltrona viviendo del erario público, dudo mucho que cambie su discurso hasta dejar de ser un estómago agradecido. Que lo de trabajar es muy duro oiga. Y el rufi… Pues igual

      Post a Reply
  8. Buenos días, nos engañan, nos manipulan, no podemos tener métodos de protesta de siglos pasados, hay que reivindicar métodos de protesta y presión más modernos y acorde a los nuevos tiempos, estamos protestando problemas del siglo veintiuno con métodos del siglo dieciocho pero viene bien que continuemos en esa trampa, eso permite que no se consiga nada y al final todo quede en consecuencias también de otros tiempos, la sangre, la quema de contenedores, ojos reventados, los insultos e incluso en ocasiones las muertes.

    ¿y que métodos nuevos se pueden reivindicar al respecto? Pues no voy a decir yo que sea más listo que nadie, que seguro que entre todos hay muy buenas ideas y sobre esto todos deberíamos de reflexionar.

    Sobre este asunto ya hubo un gran simulacro y no nos dimos cuenta:

    ¿en pandemia no nos hemos cerrado todos en casa a la vez?

    ¿en pandemia no hemos aplaudido a los sanitarios todos a la vez a la misma hora durante muchos días?

    En lo que no consigamos métodos de protesta más modernos y acordes a los nuevos tiempos y mandemos a los antidisturbios al paro, no avanzaremos nada..

    Post a Reply
    • El método moderno y efectivo es votar con cabeza…

      Post a Reply
  9. Podemos apedrea a la democracia

    Cuando la ultraizquierda se queda sin ideas (nada raro) recurre a las piedras. La violencia podemita es inseparable de su identidad comunista. Durante más de tres días Madrid, Barcelona y otras ciudades están sufriendo el brutal acoso de los ultraizquierdistas (Sánchez impasible e insensible). Están destrozando las calles y establecimientos de muchos propietarios, ya arruinados, por los estragos de la pandemia y la indiferencia del Gobierno social-comunista.
    Mientras, Iglesias y otros podemitas jalean en público las acciones de los violentos a sueldo. Los que agreden a los policías lanzando adoquines criminales (con el regocijo del caudillo podemita). Después de más de cuarenta años de democracia pacifica, España está sufriendo la amenaza y los insultos de bárbaros antisociales. ¿Cuándo se celebrará un Pleno para condenar las agresiones de la ultraizquierda y pedir la exclusión política de Podemos? En Segovia, ¿están seguros los comerciantes y la población en general?

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *