web analytics

La banalidad de los políticos

Hanna Arendt parte de la base de que el nazi Eichmann, no es ningún Fumanchú, ningún villano legendario motivado por una maldad intrínseca. Más bien es un funcionario sin escrúpulos que en aras de su prosperidad particular se desentiende del efecto de sus actos. La realidad no va con él. Sus jefes le piden acelerar el ritmo de exterminio de judíos y él, Eichmann, se aplica con rigor y eficiencia. Obediencia debida, argumentará en 1961 en Jerusalén ante el tribunal que ha de condenarle a la horca.

Arendt acuña así el concepto de “banalidad del mal“, que tanta fortuna ha tenido (por más que hay razones sobradas para pensar que Eichmann, en realidad, era un carnicero malvado de solemnidad) y que aplicamos cuando alguien, por ejemplo Rocío Monasterio, por medrar en la política no para mientes en ignorar lo obvio: amenazar de muerte a un político y su familia es una ruindad. El más mínimo concepto de ética exige desmarcarse rotundamente de toda acción violenta. Si no, ¿qué será lo próximo? ¿Abogar por el tiro en la nuca -tal que hacía Bildu en tiempos- como profilaxis social?+

Pero claro, Monasterio, relegada en las encuestas, fracasada su campaña de visualizarse montando mitins provocadores, necesita un golpe de efecto, que el igualmente precisado de visualización Pablo Iglesias le sirve en bandeja. ¡Lamente usted las amenazas de muerte contra mi persona y familia o me marcho!, le inquiere Iglesias no sin razón. A lo que Monasterio, la banalidad del mal, se niega, o lo hace ambiguamente, o condicionándolo a que, a su vez, Iglesias haga lo propio con esto otro que pasó aquí o allá. Y celebrando que se vaya. Impresentable.

Iglesias, por su parte, sabe perfectamente que, lejos de parar el fascismo, la manera de dar aire a Vox es colocándolo en el centro del debate. ¡Pero qué le vas a hacer! Tampoco está él para tirar cohetes. Como siempre, buena parte de la izquierda -no solo Iglesias- busca movilizar electorado con el consabido ¡qué viene la derecha! Pero como sea que la derecha vino y pasó que ahí sigue, hay que actualizar el mensaje. Y como sea que lo de fascistas de tan manoseado ya no se sabe ni lo que es, hilamos fino y advertimos: “¡que vienen los nazis!” .

Y es obvio, contra los nazis no se puede ser equidistante, no valen medias tintas. Son ellos o nosotros, ¿verdad? Pues no. Falacia del falso dilema.


Arriba Monasterio. Iglesias abandona el estudio de la SER.

Equidistancia, moderación, prudencia, racionalidad y análisis son la base para afrontar cualquier conflicto. Lo peor en esta vida es cosificar al otro, convertirlo en El Mal, por la simple razón de que el “otro” tiene exactamente el mismo derecho a existir que tú. De manera que si privas al otro de ese derecho le obligas a reaccionar igual. Es así que hay una evidente, contrastada e incuestionable retroalimentación entre los extremos. Entre Vox y Podemos. Si para ser yo feliz aliento la estúpida convicción de que todo vale contra mi vecino, será inevitable que mi vecino acabe pensando lo mismo pero al revés.

Nada peor para un país que esgrimir el o conmigo o contra mí. La razón es que precisamente es eso lo que hay que evitar a todo trance: la exclusión del distinto (¿y si el distinto soy yo?). A mis ojos todo aquel que juega a eso pierde de inmediato el crédito que tuviera.

Me engañarán en muchas cosas pero no con sus  bobadas, llámenle ideología, llámenle gilipolleces o “banalidad del mal”. Un político no es más que alguien que intenta ganarse la vida cobrando un pico representando a unos votantes. Me parece estupendo siempre que acaten la obligación moral de respetarse entre ellos y  buscar entendimientos.

De modo que cuando sumidos en la desesperación mercadotécnica no dudan en lanzarse el reto: “o conmigo o contra mí” por un quítame allá unos votos, me enervo y el cuerpo me pide propinar patadas en el culo y a otra cosa. Doy la patada a los polarizadores  en lo que me parece una  sana expresión de equidistancia. Y eso porque no quiero llegar al extremo de tener que militar en ningún bando, que bastante tengo con el mío. Y como de momento me lo puedo permitir he aquí lo que hago: les doy una patada votando aquello que más les pueda perjudicar. O sea, cualquier cosa menos ellos.


Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

13 Comments

  1. Sr Besa, me gusta mucho su manera de enfocar las cosas, pero esta vez no estoy de acuerdo. No seré yo quien defienda ni a Vox ni al otro individuo, pero quiero hacer una serie de puntualizaciones. En ese debate, la señora de Vox empezó condenando cualquier tipo de violencia (cosa que el sr de Podemes no hace habitualmente), para a continuación comentar, algo que es lógico, y que viniendo de la persona que viene, habría que demostrar si es verdad o no. En esto estoy totalmente de acuerdo con ella, ya que en una historia muy cercana se han utilizado formulas semejantes para hacerse la víctima. Pedro y el lobo tienen estas cosas… Ahora necesita, como usted dice, visibilidad ya que puede hasta quedarse fuera de la Asamblea. Por otro lado, la actitud posterior de la candidata de Vox en el rifirrafe me pareció chabacana y barriobajera sólo a la altura de su oponente. Algún día volverán las balas de verdad y nos preguntaremos por qué fue, pero los únicos culpables somos los que elegimos representantes como ellos. Lamentablemente ahora los políticos de todas los colores (salvo extrañísimas excepciones) parecen sacados del Sálvame y no son lo mas indicado para gobernar.

    Post a Reply
    • Pero que majo eres chatin.
      Algún día volverán las balas dijiste verdad.
      Quizás como en el 36 o como en el 78 o como en 2021 con ganas volver a matar a los 26 millo es de españoles que no nos gustan
      Basta ya.

      Post a Reply
  2. Puntualizar que quiero que se investigue a fondo y que se encuentre al que ha haya enviado los sobres, y pague con todo el peso de la ley.
    La justicia es lo único que queda de confianza, mientras no terminen de cargársela…

    Post a Reply
  3. Pues eso. No son demócratas ni los podemitas ni los de Vox. A la altura están de Bildu, Erc, Junts per Cat, Cup. A ver si aprende el personal.

    Post a Reply
    • Los sobres y las amenazas se los han enviado ellos mismos para montar el numero y movilizar la abstención desencantada. Para colmo Vox entra al trapo reforzando la estrategia…Esto lo pienso yo solo?

      Post a Reply
  4. ¿Se ha de condenar esta amenaza? Si. Siempre. ¿Tenemos derecho a poder mirar un poco más allá y cuestionar lo que parece obvio? Pues claro que si. Cualquier pensamiento crítico, no complaciente, ha de interrogarse por el momento en que este hecho se produce, la forma en que una de las partes (Podemos), sin ningún escrúpulo, lo aprovecha, y como la otra parte (Vox) también, si escrúpulo alguno, quiere utilizarlo. Y, finalmente, llegar a la siempre penúltima pregunta ¿a quien beneficia?. La última no ha de ser una pregunta, sino una actuación por parte de quien le compete, la policía. Protección del posible amenazado y detención del posible amenazante.

    Post a Reply
  5. Veo un cambio de estrategia, si no podemos matar a “26 millones de españoles izquierdosos, pues na, que nos cargamos a quien los representa y nos saldrá más barato.
    Esto no es una carta de amenaza a un demócrata, es una amenaza a todos los demócratas de izquierdas.
    Entre los cuales me encuentro.

    Post a Reply
    • Como no se ha amenazado desde hace una década a los derechosos con pintadas, escraches, amenazas, lanzamientos de piedras, quemas de sedes, Rajoy asesino por lo del perro Excálibur o me siento genial cuando patean a los policías, etc. Sin que jamás haya habido condena por estos hechos por nadie de la Izquierda, ya con ésto de la carta y las balas se justifica una Dictadura perpetua de Izquierdas.

      Post a Reply
  6. Como se te ocurre decir Luis que “Equidistancia, moderación, prudencia, racionalidad y análisis son la base para afrontar cualquier conflicto” ??…tú amiga Natalia del barrio de Galapagar te va a retirar el saludo y la palabra por fascista!!!..eso sí no os cierran el chiringuito!!! Que no eres políticamente correcto!!!..yo te animo a que sigas siendo rebelde para acabar con los extremismos!!!

    Post a Reply
  7. A mí lo que me parece esta campaña es un poco teatro, primero por el señor que deja una vicepresidencia en la cual representa a todos los españoles que lo han votado, para ir a tocar las narices a Madrid porque no le gusta. Segundo, por los confrontamientos políticos que se están dando sin sentido ninguno, en vez de decir lo que quieren hacer o mejorar con sus programas, se dedican a mierdearse los unos a los otros.

    Post a Reply
  8. Que manera de hacer el ridículo en un articulo, señor Besa

    Post a Reply
  9. Dice usted: Un político no es más que alguien que intenta ganarse la vida cobrando un pico representando a unos votantes. Me parece estupendo siempre que acaten la obligación moral de respetarse entre ellos y buscar entendimientos

    Y de respetar lis derechos de los ciudadanos y defender la Libertad .
    Se va usted muy lejos para razonar sus pensamientos.
    Para cuando una buena disertación sobre el personaje Igea y sus secuaces?
    Adelante sea usted valiente , y quédese .

    Post a Reply
  10. Todos de la misma ganadería criminal menos “la orza de VOX” y el representante del partido de entretiempo.
    Amigos de la ETA, FRAP, GRAPO y del GAL. A este Gobierno no le cree nadie. Vox se ha presentado como acusación en “el caso de las balas” con tres capas de calzoncillos.

    Post a Reply

Responder a Nazarín Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *