web analytics

La Aldea Maldita, 1930

Llega el verano y en Luján, pueblo salmantino sospechosamente parecido a Pedraza de la Sierra, los vecinos se aprestan a poner fin a dos años de sequía y míseras cosechas. Dos años en los que se ha ido tirando de los ahorros, hasta donde se ha podido, y finalmente, del usurero.

En esto, una tormenta de granizo arrasa “la aldea maldita”… Forzados a pagar sus deudas y encontrar sustento, todos los brazos salen a buscarse la vida a la ciudad, a la inmigración…

Este el punto de arranque de La Aldea Maldita, película muda de 1930 que supuso la mayoría de edad del cine en España. Florián Rey, su director, dibujó un drama bastante más común de lo que hoy podríamos pensar -la desestructuración familiar derivada del desarraigo-, narrándolo con agilidad, con una cuidada fotografía, con medios y talento. Es fama que allí donde se proyectaba la gente no paraba de llorar.

Para los segovianos la película tiene, además, la virtud de ser todo un testimonio gráfico de la configuración urbana de Pedraza, y también Ayllón, Sepúlveda y algunos planos grabados en Segovia. La parte filmada en la plaza de Pedraza es, sencillamente, preciosa. En el corte seleccionado, a partir del 1,20, sencillamente, no tiene desperdicio y nos permite atisbar lo que realmente debieron ser nuestros pueblos hace cien años.

Hace unos diez años el viejo cine Sirenas dio un pase de la original muda de 1930, para sorpresa general, la película es dinámica, entretenida y no ha perdido un ápice de emotividad (la gente lloraba lo mismo que sus abuelos 70 años atrás).

El vídeo seleccionado es de la versión que el propio Florián Rey grabó en 1942, ya en cine sonoro y aprovechando numerosos planos de la película original.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

1 Comment

  1. Qué buen material histórico. Gracias y enhorabuena por su ‘digital’.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *