web analytics

Gentes de provincia que hacen acuerdos secretos y nostalgias públicas

Consejo sectorial de Participación.

Pues al final las cuentas no son tan diferentes que al PP le salen un centenar de obras pendientes en Segovia y a los socialistas casi los mismos y al final, los unos hacen un listado con sus cuentas y los otros, que dicen que lo han estudiado mucho y disponen de una legión de técnicos —“que son los que saben”, me encanta la frase— hacen otro también más o menos con la misma cantidad de asuntos pendientes. Fíjese que a mi los dos me parecen el borrador de un programa electoral aunque también me parece que la frenada más larga la han dado los gobernantes locales con aquel Consejo de Participación Ciudadana, lo más parecido al hundimiento del Titanic en versión estrategia política. ¡Ay! Los votos.

La edil de Cultura en la Casa de Lectura.

Bueno, al menos nos hemos enterado de que, efectivamente, Luquero, como el resto de los conductores segovianos está hasta el gorro de los adoquines y le encantaría asfaltar al menos la mitad de Padre Claret, o que la Casa de la Lectura, esa que nos contaron que con 25.000 eurillos para pintar y limpiar iba a estar lista en quince días para gastarse 180.000 y que resulta que ahora necesita otros 100.000 euros para más obras. Todo sea por la Cultura del pueblo. ¿O es que quiere que los segovianos seamos para siempre unos adocenados?

No es esa la palabra que ha usado el abogado de los principales encausados en el proceso de las prejubilaciones de Caja Segovia pero Rodríguez Ramos ha declarado por ahí que ese juicio se celebrará porque aquí somos provincianos y, deduzco de sus palabras, un poco envidiosos de ver cómo algunos cobran bien tras años de sacrificio por la Caja y por Segovia. Otra perla del letrado: si ese dinero se hubiera dejado como fondo de la Caja se lo habría chupado Bankia. Para que se lo lleven esos mejor que se quedara en casa. Tengo un amigo que en estos casos utilizaba la palabra “lixto” y a mi me viene muy bien ahora.

Obras en Padre Claret.

Me he distraído con el palabreo de los de Madrid (o de donde sea) y estaba hablando de las obras, que es ese acontecimiento que se genera por todas partes cada cuatro años coincidiendo con el previo a las elecciones. Lo de la SG-20 esa carretera en la que una vez que logras entrar ya no sales hasta que llegas a la otra punta, tiene patas arriba la ciudad donde se viven magníficos atascos —si al final ya nos vamos pareciendo algo a las grandes ciudades— de los que sólo se iba salvando Padre Claret… hasta que el Ayuntamiento se han puesto a arreglar los adoquines de la curva por enésima vez. Será para las fiestas, que en agosto estaremos botando otra vez. Paciencia.

Por cierto, dice la Junta que los niveles de contaminación en San Gabriel están dentro de los límites aunque eso es todo, que del “estudio” sólo ha trascendido el titular y ha sido por boca de la alcaldesa… Si, si. Yo también alucino por estas nuevas formas de comunicación de la Junta aunque claro, me dicen que el diálogo de Valladolid con la delegación territorial (y su delegado) no es precisamente fluida y que Javier López Escobar, como aquel, conoce muchas actuaciones del Gobierno regional por los periódicos y no por comunicación interna… Las cosas en el Gobierno de Valladolid, que andan un poco en desbarajuste.

La periodista, Cristina Sánchez.

Me quejaba yo de los secretitos pero al menos los periodistas dicen las cosas en alto. La celebración del premio Cirilo Rodríguez de este año estuvo repleta de reivindicaciones y a cuenta de las meteduras de mano política en Televisión Española y otras lindezas hubo dardos directos contra el PP, así en general, durante la entrega que no parecieron gustar a los representantes del partido que estaban por allí y que decidieron no quedarse al ágape que se celebró después. Y eso que las administraciones que gobiernan son patrocinadoras del premio… Hay marejada. Ah, si. También se reivindicó a la mujer, claro, y mire que de cuatro distinguidos esa noche, tres eran mujeres. Nuestra enhorabuena a Cristina Sánchez.

Desde los balcones del parador se veía bien el Acueducto, para el que ya sabe que se está preparando una Ordenanza de protección sobre cuyo contenido se ha exigido sigilo a los concejales no sea que se enteren los informadores y lo publiquen. Dice la concejala De Santos que es para que los ediles puedan trabajar con sosiego ¡Después de un año estudiando como redactar el documento! Bueno, es la misma que sostiene que las plantas que crecen en el monumento ya se secarán y se caerán solas sin causar un solo daño y que si alguien no está de acuerdo con su criterio que se identifique como experto en el tema y sólo en ese caso lo debate. ¡Y tan pimpirrinqui!

Cartel de despedida.

Voy acabando que me tengo que ir a la fiesta de Beat, la única sala de conciertos de la ciudad con programación estable que va y cierra sus puertas. La cosa ha devenido en nostalgia durante la última semana en la que gentes de varias generaciones han recordado las muchas horas que han pasado en ese local con su denominación actual y con la anterior, La Escuela, donde muchos han forjado cultura musical y de otro tipo a lo largo de los años. Pues voy a echar mi lagrimita acongojada mientras sueño con que se produzca una reacción inmediata —como ocurre siempre, claro— del Ayuntamiento de la capital que seguro que ya tiene una idea para cubrir el hueco “conciertero”. Ya pasa en otras ciudades como Valladolid, donde el Ayuntamiento mantiene y pone la sala y los promotores su iniciativa y riesgo en sus apuestas musicales…

Ya lo veo: “Sala de conciertos Machado” o “Espacio musical Zambrano” A mi me cuadra.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

1 Comment

  1. Las obras de Padre Claret, un choteo como los parcheos por el Carmen. P’a verlos, que decía el otro. Un remate, remate de una tira de asfalto por aquí, otra por aculla (verídico, hagan una gira a la japones, rápidita). Por cierto, la foto de la edil de Cultura (o lo que sea) para nota. Vamos para no votar en la pu…ñetara vida que me queda, que no es mucha.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *