web analytics

Postales de Segovia: El acueducto de Le Corbusier

Postales de Segovia: El acueducto de Le Corbusier.

Escribe, acertadamente, el catedrático y poeta Luis García Montero en referencia a la postal, que su objetivo es:

“encontrar la perspectiva justa que dé sentido a lo que la cámara tuvo delante, ya que cuando se pasea por una fotografía antigua, la imaginación debe tantear con prudencia los puntos cardinales. La memoria del viajero, dice el poeta, recuerda postales, siendo los recuerdos como un río embovedado que fluye bajo los pies del presente”

.

El coleccionista, en su afán por conocer algo más de la postal que tiene en sus manos, a veces, tropieza con gratas e interesantes curiosidades.

Coincidiendo con la muestra Acueductos de Portugal, agua y patrimonio, del fotógrafo Pedro Inácio, expuesta en las Salas de las Caballerizas del Torreón de Lozoya, de la Fundación Caja Segovia, me vinieron a la memoria los documentos gráficos que ocupan esta entrada en el Blog ‘Retrosegovia’, convertidos en recuerdos de un viaje -ver Nota 1-.

 Nota 1. Tarjetas postales ilustradas y los viajes.

Cartas, enteros postales y tarjetas ilustradas.

Cartas, enteros postales y tarjetas ilustradas.

Las postales pasaron, a finales del XIX y primeras décadas del siglo XX, de ser un mero vehículo de comunicación comercial  a un vehículo cultural mediante el que se podía mostrar, a familiares y amigos, los monumentos, paisajes o las tradiciones del lugar elegido para viajar o pasar unos días de vacaciones.

Su antecedente está en los denominados ‘enteros portales’; bien acogidos por el público dado el sistema de franqueo impreso más económico y en los que la Hacienda pública encontró un buen elemento recaudatorio

Viajamos al pasado con el suizo Charles Édouard Jeanneret-Gris (1887-1965), más conocido como ‘Le Corbusier’, considerado el padre de la arquitectura moderna o, al menos, uno de los más influyentes y máximo exponente del Movimiento Moderno, junto a Niemeyer, Lloyd o Mies Van der Rohe.

Captura de una página del catálogo digital de la muestra de ‘Le Corbusier, una casa-un palacio Madrid 1928’.

Captura de una página del catálogo digital de la muestra de ‘Le Corbusier, una casa-un palacio Madrid 1928’.

En 2010, con motivo de las celebraciones de los 100 años de la Residencia de Estudiantes de Madrid, pudimos contemplar una muestra dedicada al este arquitecto y a la visita realizada a nuestro país, invitado por dicha residencia, en 1928.

En ella se exponían óleos, dibujos, planos, maquetas, muebles… y algunos documentos personales.

Entre estos últimos había diversas tarjetas postales (Residencia de Estudiantes, San Lorenzo de El Escorial, Sigüenza, Segovia).

Las tarjetas de Segovia eran dos: una vista general y un detalle del acueducto en su parte más elevada.

En el catálogo de la obra expuesta en la exposición ‘Le Corbusier una casa-un palacio Madrid 1928’, aparece el epígrafe:

“Tarjetas postales de Segovia coleccionadas por Le Corbusier como recuerdo de su primera visita a España, mayo de 1928. Fondation Le Corbusier, París”ver Nota 2-.

Nota 2. Le Corbusier en España.

Noticia en ABC de la conferencia de Le Corbusier ‘Una casa, un palacio’.

Noticia en ABC de la conferencia de Le Corbusier ‘Una casa, un palacio’.

Charles Édouard Jeanneret-Gris, Le Corbusier, llega a España de la mano del arquitecto Fernando García Mercadal (1896-1985), en 1928.

En Madrid imparte dos conferencias: ‘Arquitectura, mobiliario y obras de arte’ y ‘Una casa, un palacio’.

El revuelo mediático fue considerable. Según Stanislaus von Moos, uno de los principales especialistas en el ‘arquitecto del siglo XX’, Le Corbusier era un gran profesional de la publicidad:

“Estaba obsesionado con los medios de comunicación. Cuando comenzó su carrera en París a principios de los años 20 editó una revista que utilizó como soporte para difundir sus ideas. Tenía un gran sentido de la publicidad y utilizó sus técnicas. En cierto modo, como artista-arquitecto se anticipó a Andy Warhol.

Le Corbusier en El Escorial, al fondo el monte Abantos.

Le Corbusier en El Escorial, al fondo el monte Abantos.

En el catálogo de la exposición sobre su figura, realizada en 2010, en la Residencia de Estudiantes de Madrid, podemos leer:

“en la capital disfrutó de una corrida de toros y de un tablao flamenco, recorrió el monasterio de San Lorenzo de El Escorial, visitó el Museo del Prado, viajó a Segovia -donde recibió una vez más la ‘lección de Roma’ a través de su acueducto- y fue a conocer los Grecos de Toledo, donde quedó fascinado por la arquitectura de las casas hispanoárabes. Nuestro país y su sobrio paisaje le impactaron, algo que quedó reflejado en las numerosas observaciones y dibujos sobre la geografía, la arquitectura y la gente que realizó en su carnet español de mayo de 1928”.

La visita incluyó también un recorrido por el Museo del Prado. Las excursiones a El Escorial y Segovia se realizaron los días 10 y 12 de mayo respectivamente.

De Segovia, según refieren las crónicas:

“solo le interesaba la visita por el acueducto”.

Alegoría de Le Corbusier sobre España.

De su estancia española dejó el texto ‘España’. En él escribe:

“las gentes de aquí están alimentadas de las savias más admirables (árabe, judía, italiana, griega). Pienso que abundará la imaginación. Y el hidalgo, elegante, hombre moderno, con clase, se asombrará, con una desenvoltura aparente, de esa austeridad apasionada que tan bien mantiene a distancia a los imbéciles”.

Realizó algunos dibujos alegóricos a su visita. En uno de ellos -reproducido a continuación- podemos observar en la parte derecha, junto a la cabecera de la guitarra, un perfil de Segovia con la catedral y el acuducto.

Las postales de Segovia, editadas por Hauser y Menet -ver Nota 3 al final-.

Postal de Segovia adquirida por Le Corbusier en su visita a Segovia (1).

En las dos tarjetas postales ilustradas aparece el acueducto de Segovia.

En una, en su máximo esplendor, en primer término. En la otra, no menos magnífico, serpenteando por encima de los tejados de la ciudad.

En El Escorial y ante la ‘fachada de los Frailes’ alabó el perfecto equilibrio entre los vanos y los macizos del edificio, exclamando la frase “¡es un rascacielos tumbado!”.

Postal de Segovia adquirida por Le Corbusier en su visita a Segovia (2).

De su visita a Segovia queremos recordar una fotografía junto a los arcos del acueducto; no tenemos constancia de crónica de la visita (al menos en la prensa local).

Ni tampoco tenemos conocimiento de frase sobre el acueducto romano…

Quizá había leído ‘El Secreto del Acueducto’ de Gómez de la Serna, publicado unos años antes, y tanta greguería sobre el monumento lo dejó anonadado.

Si podemos indicar que, el arquitecto Álvaro Arrese, en el libro ‘Qué x Qué Arquitectura y Ciudad’, indica:

 “Le Corbusier utilizó los viaductos […] trabajando con el paisaje y produciendo una ‘puesta en valor’ simultánea de arquitectura, ciudad existente y naturaleza, aproximándose a los romanos. Sin embargo, estas propuestas tampoco pasaron de los papeles […] La intrusión en la escena urbana de piezas de infraestrucutra de gran porte intentada por Corbusier tenía ilustres antecedentes históricos. Dentro del escenario extendido y complejo del Imperio Romano, infraestructuras como los acueductos conformaban el espacio territorial y urbano”.

Como la propuesta para Argel de Corbusier.

Vista aérea del acueducto de Segovia y propuesta de Le Corbusier para Argel.

Vista aérea del acueducto de Segovia y maqueda de propuesta de Le Corbusier para Argel.

Otro proyecto, que no llegó a construirse, es el Mundaneum a las afueras de Ginebra. En este caso se trata de una composición centrada en un gran rectángulo áureo en una planicie rodeada de montañas.

El esquema básico es semejante y fácilmente identificable con la planta de El Escorial.

Vista aérea del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial y plano de el Mundaneum, proyecto de Le Corbusier a las afueras de Ginebra

Vista aérea del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial y plano de el Mundaneum, proyecto de Le Corbusier a las afueras de Ginebra

Nota 3. Postales de Hauser y Menet.

Las tarjetas postales reproducidas pertenecen a la colección de la casa Hauser y Menet de Madrid.

La imagen numerada, ‘1461’, titulada ‘Panorama de Segovia III’, se incluyó en la denominada ‘Serie General’, cuyas primeras tiradas son anteriores a 1905 (tarjetas con dorso sin dividir).

Representa una bella panorámica de la ciudad desde los altos de la Piedad. El barrio de San Millán queda en primer término con el volumen de la iglesia en uno de los primeros planos, junto al abundante caserío. Al fondo, la impresionante visión del acueducto peina el paisaje.

La otra fotografía muestra acueducto en su parte más elevada en plaza del Azoguejo: ‘Segovia. El Acueducto, detalle’.

Esta tomada desde el mirador del Postigo del Consuelo. En ella se observa parte del tejado de la desaparecida iglesia de Santa Columba y el típico mercado del zoco segoviano.

Esta postal está incluida en una tirada posterior, ya con dorso dividido, como es lógico fuera de la ‘Serie General’ de Hauser y Menet

 

Author: Juan Pedro Velasco Sayago

Blog de montañismo y excursionismo sobre el Guadarrama, a cargo de Juan Pedro Velasco Sayago. (Coordina el Blog 'Retrosegovia', publicando temas relacionados con la tarjeta postal ilustrada de Segovia).

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *