Acueducto2

De furtivos y otras alimañas

La prensa se ha hecho eco de acciones de furtivos en las cercanías de Segovia y La Granja de San Ildefonso. Se ha hecho visible el gran problema de nuestros campos.

Estos cazadores y pescadores son una lacra para las especies y para la reproducción natural del medio. Pero furtivos hay muchos. Usted incluso puede ser un furtivo.

Hay furtivos que cogen pollos de perdiz en verano cuando dan un paseo por el campo. Para que luego se mueran. O cuando un motorista se sale de los caminos va campo a través. Son furtivos de baja intensidad, pero furtivos. El desconocimiento de la norma no exime de su cumplimiento.

Ahora el furtivo peligroso sabe lo que hace y como lo hace.

Hace unos pocos días me contaban el furtivismo establecido durante años en el desparecido coto de pesca de Coca. Era intensivo y por tanto repoblaban todas las semanas el tramo acotado. Pues bien, según la Junta soltaba las truchas, había varios personajes escondidos entre la espesura esperando el final de la operación. Cuando se iban, cogían los atontados peces por cubos. Por lo visto los guardaban en congeladores para utilizarlos como cebo en la temporada de cangrejos. Es decir no eran ni para comer. Sabiendo estas cosas uno entiende que le quiten a un pueblo un coto de pesca. Y no saben lo que con ello han perdido.

También hay elementos que envenenan tramos de ríos con truchas comunes para coger cestos llenos, que luego regalan a cualquiera. Otros elementos que pescan a mano en ríos de montaña y pequeños arroyos llevándose lo más preciado que tenemos.
Otros pescadores que utilizan cebos prohibidos buscando un ventajismo asqueroso frente a los peces y frente a los pescadores decentes, que los hay y muchos.

Yo nunca escucho a nadie que empieza a contarme algo diciendo que lo ha hecho de noche, con cebos prohibidos, o cosas así. No me interesa. No lo amparo ni lo admiro. Me asquea escuchar en conversaciones de bares estas lobadas. No las comparto ni cuando se pasa hambre. Hace años que en este país nadie se muere de hambre.

Pero lo peor son los furtivos cazadores. Por que llevan armas.

He retirado la palabra a varios que me confesaban que cogían los pollos de perdiz en verano. No quiero tener nada que ver con ellos. He sabido de gentuza que se dice amantes de la caza que mata en la media veda pollitos de perdiz que no tienen ni lo que un gurriato. La razón es fácil de entender: no tienen cojones a matar una perdiz cuando son animales plenos y completos y el otoño y el inverno con su agua y frío ponen las cosas en su sitio.

También hay furtivos que se meten en terrenos de otros, que van con galgos donde mejor les parece (esto es muy del gusto de determinadas minorías étnicas) o personajes que llevan las escopetas cargadas y montadas dentro del coche y que (bien de noche o bien de día) disparan sobre aquello que creen que merece la pena matar.

También hay furtivos de cuello blanco. De mucha pasta. Se dice que montero de afición, furtivo de vocación. La proliferación de corzos por mucha zonas de la provincia ha producido que ciertos matarifes de rifle y coche de 4×4 busquen un trofeo clandestino, dejando el cuerpo en sin cabeza en medio del campo. Son fáciles de reconocer. Gente bien vestida, con coches de alta gama, suelen estar con prismáticos en medio del campo observando y si pasas a su lado serán amables y educados. Si paseas o coges setas o níscalos y ves este biotipo, por favor coge su matricula. El Seprona te estará muy agradecido

Este asunto tendrá más entradas. Para acabar con estos individuos malos pescadores y cazadores todo el mundo tiene que ver y oir. Y la guardería estar en el campo.

Author: J. García Herrero

Share This Post On

2 Comments

  1. Con dos y un palo. Sí señor.

    Post a Reply
    • Gracias Juan, y se me ha quedado corto el espacio. Ya hablaré de los coches fantásticos que andan por la noche por los caminos sin luces, de pajareros al amananecer,de tractores que llevan escopetas….
      El campo del hijoputismo es amplio. Da para mucho

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *